victoria del barcelona en miami por 2-3

El día que hable Neymar lo hará porque a él le dé la gana, no porque se lo diga el Barça

En el Barcelona han hablado casi todos sobre la posibilidad de que el brasileño fiche por el PSG. Neymar es de los pocos que aún no se ha pronunciado. ¿Lo hará? De momento, se ha ido a China

Foto: La MSN al completo jugó 62 minutos en Miami. ¿Serán los últimos? (EFE)
La MSN al completo jugó 62 minutos en Miami. ¿Serán los últimos? (EFE)

Neymar puede haber jugado sus últimos minutos como jugador del FC Barcelona… o no. Porque a estas alturas, domingo 30 de julio, ha hablado todo quisqui menos el jugador, que es el que tiene la última palabra sobre su futuro. El tridente, la célebre MSN, se puede quedar sin la ’N’ si se confirma lo que ya parece estar no encaminado, sino atado: su fichaje con el PSG. En la victoria en el Clásico disputado en Miami (3-2), el brasileño disputó 62’ minutos con Messi y Luis Suárez y fue sustituido en el 74’ por Arda Turan.

Como el fútbol parece estar escrito a veces por un guionista académico, los últimos minutos de la MSN pueden haber sido frente al Real Madrid, precisamente el rival con el que los tres jugaron juntos la primera vez un 25 de octubre del 2014. Luis Suárez tuvo que esperar hasta entonces para poder debutar después de la sanción de la FIFA por su mordisco a Chiellini en el Mundial de Brasil y fue en el Bernabéu donde los tres delanteros por fin coincidieron sobre el terreno de juego en un partido que el Barça perdió por 3-1. El de anoche es más que posible que haya sido el adiós de un trío de jugadores que ha marcado nada menos que 363 goles en todas las competiciones. Todo está escrito en condicional: podría, puede ser, es posible, quizás… Pero es que Neymar tiene la última palabra y sigue sin decir ni pío.

Arda Turan sustituyó a Neymar en el 74' del Clásico contra el Real Madrid en Miami. (EFE)
Arda Turan sustituyó a Neymar en el 74' del Clásico contra el Real Madrid en Miami. (EFE)

Es el único que no ha abierto la boca. Lo hizo primero el vicepresidente del Barça, Jordi Mestre, nada más saltar la noticia para decir que se quedaría “al 200%” sin saber si lo que aseguraba estaba tan seguro como él decía, todo tajante. Ha hablado Piqué, primero en Twitter diciendo que se quedaba, después en rueda de prensa reculando para asegurar que expresaba un deseo y que “Neymar es un niño y tiene dudas” y este sábado en una entrevista en 'ESPN' para terminar concluyendo que “Neymar tiene que decidir si quiere títulos o dinero”.

Ha hablado Josep María Bartomeu. Primero en Nueva York para destacar la obviedad de que Neymar tenía contrato —renovó el pasado mes de octubre— y después en Miami cuando por fin se dio cuenta de que la bola de nieve va cuesta abajo y a toda velocidad para dejar al futbolista a los pies de los caballos: “Si Neymar quiere irse que pague hasta la última peseta de la cláusula y se vaya”.

Ha hablado Iniesta admitiendo que prefiere a un jugador como el brasileño que “200 o 300 millones”. Ha hablado Luis Suárez para pedir comprensión porque “haga lo que haga hay que respetarle, es su decisión”. Ha hablado Ernesto Valverde, que le echó del entrenamiento después de liarse a tortas con Semedo para quitarse el muerto de encima y murmurar que le ve "muy bien" y punto. Ha hablado hasta Javier Tebas asegurando que denunciarán al PSG “por infringir el 'fair play' (financiero)”. Ha hablado, por si faltaba alguien, Dani Alves después de ganar su primer título con el PSG ante el Mónaco: “Le he dicho que hay que ser valiente, porque el mundo es de los valientes”. Ha hablado, en fin, todo el mundo menos él, que sigue mudito, sacando de quicio así al club y a los aficionados culés.

Neymar no regresó a Barcelona con el equipo, sino que viajó a Miami para unos actos publicitarios. (EFE)
Neymar no regresó a Barcelona con el equipo, sino que viajó a Miami para unos actos publicitarios. (EFE)

Neymar, a China

La expedición azulgrana regresó a Barcelona tras ganar al Real Madrid con goles de Messi, Rakitic y Piqué. Neymar, en cambio, se marchó en avión privado con destino a China, donde tenía apalabrado antes de todo el embrollo un par de actos comerciales. El club azulgrana, mientras, deslizó este sábado, en el último día de la gira, su disgusto con el brasileño y el mensaje de que le exigirán que hable ya, porque está creando mal ambiente. Manda narices que se hayan dado cuenta justo cuando se vuelven de la gira que podían plantarse ante el futbolista y pedirle que deje de marear la perdiz. Pero si al principio lo negaron pensando que eran noticias malintencionadas que venían desde Madrid con ánimo de desestabilizar al equipo, después se toparon con la realidad que les pilló a contrapié. Lo último ahora es hacerse los enfadicas exigiendo —a buenas horas— que Neymar hable.

Un día de estos Neymar se explicará. Pero no porque nadie del Barcelona le haya convencido de que lo haga, sino porque le dará a él la gana para anunciar si se va o se queda. A estas alturas todo apunta a que su futuro está en París y el sábado por la noche la MSN pasó ya a la historia salvo un giro inesperado de un guion que comenzó contra el Real Madrid en el Bernabéu y que concluyó también ante el conjunto blanco en Miami.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios