el mundial de los niños huérfanos

Lección de Futre en el Mundial de huérfanos: "La vida es cruel, pero hay oportunidades"

El exjugador profesional fue embajador en el mundial de los niños huérfanos que ganó la selección española. Futre no olvida: "Me prometí jugar para no fallar a mis seguidores"

Foto: Paulo Futre celebra un gol en el Calderón. (Facebook Paulo Futre Oficial)
Paulo Futre celebra un gol en el Calderón. (Facebook Paulo Futre Oficial)

Mariza, es la niña más feliz del mundo. Aún tiene siete años, pero acaba de recibir una carta. Dentro, una foto de un jugador de fútbol y su firma. Era Paulo Futre, quien cada noche, junto a su padre, respondía a todas las cartas de su fans. Por aquel entonces, ya deslumbraba en el Oporto, aunque la humildad siempre la ha llevado por bandera. Con 13 años firmó su primer autógrafo con algo de timidez. Fue al salir de un amistoso con el Sporting de Lisboa. Le firmó, sin saber hacerlo todavía, a otra niña que se había enamorado de su juego: “Lo hice como en el colegio, con el nombre completo”. Hoy en día, Futre recuerda que siempre jugó para no fallar a esa niña. Hoy en día, Mariza es una de las mejores cantantes de fado.

Por quinto año consecutivo se organiza el Hope for Mundial, un mundial cobijado por la UEFA en el que participan jugadores huérfanos y sin hogar. Allí, en Polonia, Futre ejerció de embajador para todos esos niños de entre 10 y 18 años: “Ha sido un honor estar en Varsovia”, declaró el exfutbolista a El Confidencial. La selección española fue la campeona del evento, pero lo importante fue la oportunidad que se le ofertó a los jugadores: “La vida es cruel, pero el mundo está lleno de oportundiades”, destacó el que fuera campeón de la Copa de Europa con el Sporting de Lisboa.

Fernando, el capitán de la 'Roja' que representó a nuestro país en Varsovia, fue el jugador que más destacó. Milita en el Albacete y sueña con llegar a ser profesional. “Él y todos, pocos jugadores recuerdo que hayan nacido ricos”. Futre, quien tampoco tuvo una infancia de derroche, recuerda que el factor suerte es determinante en el mundo del fútbol y advierte que la calidad no se puede comprar con dinero, sino que se trabaja. Pero para él, lo realmente importante es la humildad, lo que más puntos suma: “Hay jugadores que firman su primer autógrafo y se pierden”. 'Mens sana in corpore sano' declara la exestrella del Atlético de Madrid e insiste: “Es difícil compaginar, pero hay que intentar no dejar de estudiar”.

La humildad como base del éxito

No tener miedo a la oportunidad”, otro de los consejos que le brindó Futre a sus pupilos en el Hope for Mundial. A los jugadores que han destacado en el torneo le repite su discurso: “Prueben suerte y vayan al equipo de vuestra ciudad”. La confianza en sí mismo es crucial para triunfar, dice Paulo. La misma que él tuvo en 1987 para ganar su primera y única Copa de Europa. Fue uno de sus mejores oportunidades y es que, declara, de caer en semifinal debía ir al servicio militar a la semana siguiente. No quería. Y no falló. Pasó de ronda y ganó la final ante el Bayern de Múnich. La hazaña lo catapultó a la capital de España para jugar con el equipo colchonero.

“No son estrellas”, sentencia Futre al hablar de sus ahijados en Polonia. La humildad la traen de casa y se la llevan a casa. Ellos aún no son profesionales, aunque pueden llegar a serlo. “Yo comencé como profesional con 15 años y, aunque ya cobraba, nunca se me subió el ego”. Una fórmula difícil en el fútbol moderno, pero el único camino para triunfar en una travesía cada vez más contaminada por el dinero y el lujo. Futre seguirá siendo humilde para impartir la misma doctrina. Mariza la aprehendió desde que lloró de alegría gracias a su autógrafo del internacional portugués. Hoy en día reconoce que hace la misma operación. Responde a todos su fans. “Desde entonces me prometí no fallarle a esa niña”, sentenció Futre.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios