Miembro del comité ejecutivo de 1997 a 2013

Fallece 'Míster 10%', la 'garganta profunda' que acabó con la FIFA gracias a un llavero

Chuck Blazer murió esta madrugada a los 72 años como consecuencia de un cáncer: excéntrico, millonario y amante del lujo, se ganó su apodo por las comisiones que cobraba

Foto: Chuck Blazer, junto a Joseph Blatter en el año 2005. (Reuters)
Chuck Blazer, junto a Joseph Blatter en el año 2005. (Reuters)

Es un día cualquiera de 2012. Joseph Blatter abre la puerta de su despacho en la FIFA y, enfrente, se encuentra con un hombre al que conoce muy bien: pelo canoso, barba poblada, gafas en la punta de la nariz y un poco cuidado traje que lucha por cubrir su gran cuerpo, aliñado con una corbata de colores. De sonrisa perenne, su frente perlada en sudor no le delata: poco o nada sabe el dirigente suizo de que este hombre de aspecto bonachón está cavando su tumba.

Este jueves, a los 72 años de edad, Chuck Blazer ha fallecido. Pero, ¿quién es? Pues, ni más ni menos, que el hombre que se encargó de destapar el escándalo de corrupción más grande jamás encontrado en la FIFA y que, con el paso de los años, terminó con la salida de Blatter del cargo y la detención de varios de los más altos miembros de la organización. Un cáncer acabó con la vida del que fuera cómplice y posteriormente verdugo de la mayor instancia del fútbol mundial.

"Estamos realmente tristes por el fallecimiento de nuestro cliente y amigo, Chuck Blazer. Su mala conducta, por la que aceptó la plena responsabilidad, no debe oscurecer el impacto positivo de Chuck en el fútbol internacional", afirmaron sus abogados en un comunicado. Miembro del comité ejecutivo de la FIFA desde 1997 a 2013 y expresidente de la CONCACAF, el norteamericano se convirtió en la 'garganta profunda' de la policía, el infiltrado que acabó con Blatter.

Excéntrico por naturaleza, Blazer era una persona acostumbrada a vivir en el lujo abundante: se le podía ver paseando por las calles de Nueva York con un loro en el hombro, gustaba de comer en los lugares más caros del mundo, llevaba un blog donde colgaba sus fotos con las personalidades más reconocidas del mundo y tenía dos apartamentos en la Trump Tower, uno para él y otro para sus gatos. Un personaje del que nadie pensaba que pudiera ser una 'garganta profunda'.

Conocido en el mundo del fútbol como 'Míster 10%', por las mordidas que cobraba en concepto de comisiones por beneficiar a los intereses de algunas partes, fue en 2010 cuando las autoridades le detuvieron por tener indicios de prácticas ilegales: culpable de soborno, lavado de dinero y evasión de impuestos durante más de diez años, Blazer encontró la salida a su situación: no entrar a la cárcel a cambio de ser un infiltrado de la policía para llevarles hasta la cúpula de la FIFA.

De esta forma, hace siete años Chuck Blazer empezó a colaborar con la policía, llegando, incluso, a llevar un micrófono escondido. Concretamente, dentro de un llavero que habría dejado encima de las mesas donde tenían lugar las conversaciones de la cúpula de la FIFA, a la que Blazer pertenecía. El norteamericano convocaba a sus interlocutores a través de correos electrónicos para, después, conseguir grabaciones que iban destapando los escándalos de corrupción.

Operación final contra FIFA

Finalmente, ese trabajo desembocó en la operación del FBI del 27 de mayo de 2015 en Zúrich (Suiza), ciudad sede de la FIFA, donde las autoridades detuvieron a catorce personas, siete dirigentes de la organización que celebraba su Congreso anual con elecciones a presidente. Como sospechosos de corrupción, fraude, lavado de dinero, extorsión y sobornos fueron detenidos el vicepresidente Jeffrey Webb (Islas Caimán); el presidente de la Confederación Sudamericana (CONMEBOL), el uruguayo Eugenio Figueredo; los presidentes de las Federaciones de Venezuela, Costa Rica, Nicaragua y Brasil, Rafael Esquivel, Eduardo Li, Julio Rocha y José María Marín; además del británico Costas Takkas, colaborador del presidente de la CONCACAF.

Días después, la Interpol dictó órdenes de búsqueda y captura sobre el trinitense Jack Warner, vicepresidente de FIFA y presidente de la CONCACAF, y el paraguayo Nicolás Leoz, presidente de la CONMEBOL durante 26 años. El expresidente de FIFA, Joao Havelange, y su yerno, Ricardo Teixeira, que presidió la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), también se vieron salpicados por el escándalo, el mismo que el 3 de junio de 2015 provocó la dimisión del propio Blatter. Dos años después de tumbar a la cúpula del mayor organismo del fútbol, Blazer ha fallecido. Adiós al hombre que destapó -tras participar- la corrupción de la FIFA.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios