gol del delantero y buen partido del colombiano

Las sobras del Madrid, Morata y James, se lucen y España sigue invicta con Lopetegui

Una noche amarga para Pepe Reina, que falló en los dos goles cafeteros en un duelo marcado por la exhibición de James, atenuada por el empate de Morata en el último suspiro

Foto: Morata anotó el gol del empate. (Reuters)
Morata anotó el gol del empate. (Reuters)

Cuando el aficionado está ya pensando en los fichajes de la próxima temporada que hará su equipo, la FIFA se ingenia un parón de selecciones que más que suponer un cierre por todo lo alto del curso futbolístico, son un estorbo para futbolistas, técnicos y seguidores. Y más si se trata de un amistoso. En Murcia, con un terreno de juego por fin en perfecto estado, España se jugó el prestigio contra Colombia y estuvo a punto de dejarse la imbatibilidad de la era Lopetegui de no ser por la cabeza de Álvaro Morata, el futbolista que no sirve para jugar en el Real Madrid, pero que va a acabar este año 2016-17 con 22 goles entre club y combinado nacional.

Aunque el partido más bonito era este, pues el rival es de una entidad que anuncia unos 90 minutos de constantes emociones, lo que realmente importa ocurrirá el domingo. Jugar en Macedonia nunca es sencillo. De hecho, nunca lo ha sido para España, que no ha ganado sobrada allí en ninguna de sus visitas. Los balcánicos son inferiores, es evidente, pero allí, quizás por aquello del factor ambiental (pese a que se jugará en un estadio con pista de atletismo) o porque en casa se crecen mucho más que fuera de ella, se puede pinchar. Y ahora mismo, lo último que necesita España es un tropiezo, ya que lidera el grupo G de la clasificación para el Mundial solo por el gol average general, empatada a 13 puntos con Italia. Ser líder no es lo mismo que ser segundo. El primero va directo, el segundo juega repesca.

¿Qué quiere decir esto? Que había que jugar este partido contra Colombia, pero había que llegar de una pieza a lo que ocurrirá el domingo. Así, España sacó un equipo a la Nueva Condomina que combinaba a titulares indiscutibles con alternativas. El resultado fue, digamos, desconcertante. Cuando se juntan Silva e Iniesta surge la magia, obviamente. A partir de ahí, con unos futbolistas cargados de minutos en sus piernas, Colombia fue adquiriendo protagonismo en el terreno de juego hasta ser capaz de remontar y obtener durante muchos minutos un resultado que no extrañaba visto lo visto en el césped.

James ejerció de líder de Colombia. (EFE)
James ejerció de líder de Colombia. (EFE)

En estos encuentros cuenta mucho la motivación individual de cada jugador. En la alineación de España había pocos futbolistas que realmente necesitasen sumar estos minutos de juego. El que más, Illarramendi, que jugaba sus primeros minutos con la zamarra de la Absoluta. A partir de ahí, eran la mayoría jugadores que habían ya tenido una temporada larga y más o menos exitosa y que lo que desean es acabarla. No de otra manera se puede explicar que en ambos goles cafeteros hubiera fallos defensivos calamitosos cometidos por dos hombres que suelen ser seguros de vida como Pepe Reina y César Azpilicueta.

En cambio, en Colombia había al menos uno de ellos que tenía más ganas que nadie de ganar ese encuentro. James Rodríguez lo ha pasado mal. Ha ganado un doblete, pero no lo ha disfrutado. Y liderar a su equipo hacia una victoria contra una de las mejores selecciones del planeta era un reto apasionante en el que mostrar toda su calidad. Lo hizo, vaya que sí.

Los réditos que obtuvo no fueron más allá de una asistencia fantástica desde el córner para que Radamel Falcao (que sí ha tenido un año fabuloso) pusiera el 1-2, pero el papel de James en el partido fue el de un auténtico capitán. Quería todos los balones, buscaba la creación de jugadas, a ser posible espectaculares, y levantó a los muchísimos compatriotas que había en la grada.

Un compañero suyo que también ha tenido un año complicado es Morata y fue precisamente el que le fastidió a James y a su país una victoria que habría sido histórica. España no se merecía perder el partido, pero tampoco ganarlo. El gol de Silva tras una jugada de asociación marca de la casa vino sucedido de una hora aproximadamente de desidia y conformismo que Lopetegui trató de paliar con el serial de cambios y le funcionó. Un centro de Saúl y un remate de Morata, los dos salidos del banco. Y ya van nueve partidos sin perder. Que de partidos feos también se vive.

Ficha técnica

2 - España: Pepe Reina; Azpilicueta, Piqué (Deulofeu, min. 56), Nacho, Jordi Alba (Ñíguez, min. 46); Illarramendi, Koke, Iniesta (Asensio, min. 46); Silva (Monreal, min. 46), Pedro (Vitolo, min. 77) e Iago Aspas (Morata, min. 56).

2 - Colombia: Ospina; Arias, Zapata, Davinson Sánchez (Murillo, min. 46), Armero; Carlos Sánchez, Aguilar (Daniel Torres, min. 67); Cuadrado (Izquierdo, min. 88), James (Muriel, min. 80), Cardona (Moreno, min. 67) y Falcao.

Goles: 1-0, min. 21: Silva; 1-1, min, 39: Cardona; 1-2, min. 54: Falcao; 2-2, min. 87: Morata.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Mostró cartulina amarilla a Jordi Alba (min. 31) y Silva (min. 36), por parte de España; y a Cuadrado (min. 31), Davinson Sánchez (min. 45) y Armero (min. 71), por parte de Colombia.

Incidencias: partido amistoso disputado en el estadio Nueva Condomina de Murcia ante 32.200 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Ignacio Echeverría en el atentado de Londres, por el exjugador colombiano Marcos Coll y por Manuel Redón, expresidente de la Federación de Fútbol de Murcia.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios