LAS CONFESIONES DE VICENTE DEL BOSQUE (Y II)

"En la Selección, Piqué se sentía muy español y asumía los pitos con entereza"

El exseleccionador habla sin tapujos sobre el central catalán y asegura que le "gustaría que desde todos los lugares de España hubiera una buena relación de singularidad"

Foto: Vicente del Bosque, junto a Piqué, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)
Vicente del Bosque, junto a Piqué, durante un entrenamiento de la Selección. (EFE)

Después de charlar con Vicente del Bosque sobre el Real Madrid, un club al que se siente vinculado de por vida, de ahí que le moleste tanto que se pueda poner en duda su madridismo, toca hacerlo sobre la reciente marcha del salmantino al frente de la Selección. Si en sus primeros cuatro años ganó un Mundial, el disputado en 2010 en Sudáfrica, y una Eurocopa, la segunda consecutiva de la Roja, el fiasco del Mundial de Brasil y de la reciente Eurocopa de Francia terminaron por quemarle.

P. ¿Dejó el cargo de seleccionador por lo que ocurrió en la última Eurocopa?

R. No, lo dejé porque pensé que era una etapa terminada. Fueron ocho años muy intensos en los que tuvimos tiempo para todo, tanto para ganar partidos como para perderlos. Hemos jugado dos fases finales de los Mundiales, dos de la Eurocopa y otras dos de la Copa Confederación. Jugamos 114 partidos de clasificación y fíjese lo que es la vida o una casualidad: son los mismos años de vida que tiene el Real Madrid, de los cuales estuve un tercio, 36.

P. ¿Algún jugador de la Selección fue injusto con usted por aquello de ser un técnico blando y permisivo?

R. A nosotros no nos fue mal siendo permisivos. Los tiempos han cambiado y no se puede dirigir a un grupo desde la agresividad o dando voces. Hay que hablar con ellos y convencerles de lo que supone defender los colores de la selección española.

A nosotros no nos fue mal siendo permisivos. Los tiempos han cambiado y no se puede dirigir a un grupo dando voces

P. ¿Llegó a tener algún problema con Piqué?

R. En absoluto, hombre, en absoluto. En la Selección, Piqué se sentía muy español. Y no quiero tocar más este tema. Un colega suyo comentó un día que Del Bosque le decía a Piqué que soltara rápido el balón para que no le pitaran. Ni soy tan tonto ni tan infantil para decirle eso a un jugador. A Piqué, tuviera o no el balón en sus pies, no le preocupaba que le gritaran desde la grada. Asumía los pitos con una gran entereza y nunca se sentía incómodo.

P. ¿Y con Casillas, cómo terminaron las relaciones?

R. Bien, las relaciones que tengo con Iker son buenas.

P. Se lo digo porque Iker ha manifestado que haberse alejado de la Selección le ha venido bien. ¿Qué opina de esta declaración?

R. Que la tendrá que explicar él. Yo no debo entrar a valorarla porque podría caer en algún error. Nosotros, me refiero al cuerpo técnico, siempre hemos mantenido una buena relación con todos los jugadores que han ido a la Selección. Además, les estamos muy agradecidos porque nos han hecho mejores a los técnicos. Todos hemos pasado buenos y malos momentos. En todos los deportes no se gana siempre, pero, sin ánimo de presunción, conseguimos mantener el espíritu de la selección nacional. Y que no digan que la pasión por la Selección ha decaído. Los aficionados y los que nos hemos dedicado al fútbol, siempre nos emocionaremos viendo a la selección nacional.

Vicente del Bosque, durante su andadura como seleccionador español en la Eurocopa de Francia. (EFE)
Vicente del Bosque, durante su andadura como seleccionador español en la Eurocopa de Francia. (EFE)

P. ¿Qué es más complicado: dirigir a un equipo o llevar las riendas de la selección española?

R. En un equipo tienes más roce a diario con los jugadores, lo que supone tener más conocimiento, lo mismo que ellos de los técnicos. En la selección es más difícil que haya problemas porque la convivencia es menor, aunque siempre el seleccionador tiene un problema o una gran preocupación. Solo pueden jugar once de los veintitrés o veinticuatro hombres que has convocado. Los hay que admiten ser suplentes mejor que otros. Nosotros, a lo largo de esos ochos años que ejercí el cargo de seleccionador, hemos contado con grupos de jugadores muy majos, generosos y correctos.

¿Si he dejado el listón muy alto a Lopetegui? Luis Aragonés también me lo dejó a mí. Julen tiene que hacer su trabajo sin mirar atrás

P. ¿Cree que el relevo generacional, Julen Lopetegui por usted, dará resultado?

R. Cualquier decisión que hubiera tomado el presidente de la Federación Española yo estaría de acuerdo con ella y la habría apoyado. En este caso se apostó por Julen Lopetegui, una persona muy preparada que estoy seguro hará un gran servicio a la selección española. ¿Que le he dejado el listón muy alto? También a mí me lo dejó Luis Aragonés. Julen tiene que hacer su trabajo sin mirar atrás, no estar alejado de nadie y saber escuchar en todo momento, algo muy importante.

P. Cambiando de tema, ¿qué piensa de los presuntos fraudes fiscales de algunos jugadores de fama mundial?

R. Imagino que a nadie nos gustaría vernos implicados en estos asuntos relacionados con Hacienda. Lo que sucede es que para juzgar a las personas tienen que estar primero juzgadas. No es de recibo que porque un medio de comunicación aventure una información esa persona quede estigmatizada. Ahora, eso sí, el que se compruebe de forma fehaciente que ha defraudado al fisco debe ser sancionado con acuerdo a la ley por su falta de solidaridad con Hacienda y con la sociedad.

Estamos viendo con tristeza lo que ocurre en el mundo y, aunque pensemos que está alejado, lo tenemos ahí al lado

P. ¿Qué le parece el panorama político que vivimos en España y en el mundo?

R. No es sencillo dar una opinión. Cada día estamos viendo con tristeza lo que ocurre en el mundo. Pensamos que las guerras y los atentados están muy alejados de nosotros y los tenemos ahí al lado. Yo creo que hay que acoger a las personas que vienen de otros países con ganas de trabajar. Nosotros hemos sido un país de emigrantes allá por los años cincuenta, en una época posterior a nuestra guerra civil. Serán pocas familias las que puedan decir que no han tenido a un familiar que tuvo que emigrar a Europa o Latinoamérica. Ahora, hay algunos a los que les molesta que vengan emigrantes, muchos de ellos que hablan nuestro idioma. Tenemos que ser más acogedores, porque con nosotros también lo fueron. Me consta que hay políticos con buenas intenciones, personas que se dedican a la política y que ganarían más en la empresa privada.

P. ¿Cuál es su opinión de la ruta independentista de Cataluña?

R. Me gustaría que desde todos los lugares de España hubiera una buena relación de singularidad, en la que incluyo a catalanes y vascos. Yo creo que España, geográficamente, está bien definida. Lo que pasa es que todos debemos tener un poco más de temple. Recuerdo que el bueno del padre Martín Patino, jesuita, escribió una nota en los últimos días de su vida que decía que había que saber escuchar y que era un firme defensor de la buenas relaciones entre todos los españoles, incluidos los catalanes.

P. ¿Usted es socialista porque su padre era republicano?

R. Yo he sido seleccionador de España. En relación a los tiempos que vivió mi padre y otros de su generación, creo que hemos mejorado mucho e incluso somos más tolerantes y menos radicales. La radicalidad de ellos había que entenderla porque lo pasaron muy mal. Nosotros no podemos pensar lo mismo que nuestros progenitores porque, afortunadamente, no hemos pasado tan malas situaciones. Yo no me voy a posicionar hacia nadie. A mí me encantaría que en España hubiera más convivencia y mutuo respeto.

No se puede admitir que de cuatro millones de españoles discapacitados solo tengan trabajo un millón y medio

P. Por último, ¿qué le pediría a 2017 social y futbolísticamente?

R: Socialmente, felicidad y paz en todo el mundo. En cuanto al fútbol, que se desterrara la violencia, como aún viene ocurriendo en algunos partidos en Europa y en otros continentes. En mi opinión, la violencia la generan aquellos que se aprovechan del fútbol para armar líos. También me gustaría que en 2017 todo funcionara mejor: que la gente fuera más feliz, que no hubiera tanta pobreza, que avancemos en igualdad… Y, sobre todo, que las personas discapacitadas estén mejor atendidas y consideradas. Creo que no se puede admitir que de cuatro millones de españoles discapacitados solo tengan trabajo un millón y medio. Sería fabuloso que cada día se avanzase más en la investigación de esas enfermedades calificadas de raras y que, tanto los que las padecen como los discapacitados, no vivan a través de la caridad de mucha gente, sino que fueran las instituciones comunitarias y estatales las que estén detrás de estos problemas. Ojalá en 2017 se solucionen estos y otros problemas que afectan a millones de personas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios