deschamps no le perdona sus graves acusaciones

Benzema tiene difícil volver con Francia aun quedando limpio del ‘sextape’

Al seleccionador galo le sentaron a cuerno quemado las duras críticas del madridista hacia él en el diario 'Marca' antes de la Euro. Está dolido y en su cabeza ronda la idea de no convocarle más

Foto: Deschamps consuela a Benzema tras la derrota ante Alemania en el Mundial de Río, en julio de 2014 (REUTERS).
Deschamps consuela a Benzema tras la derrota ante Alemania en el Mundial de Río, en julio de 2014 (REUTERS).

Unos llegan, otros se van, y otros no vuelven más. El estreno de Aymeric Laporte, este lunes en Clairefontaine, como miembro de pleno derecho de la selección absoluta de Francia, fue el Ying de una convocatoria que ha tenido en Olivier Giroud y Karim Benzema su Yang particular. La ausencia del hasta hace un año dueto fijo de atacantes para Didier Deschamps en la lista confeccionada por el seleccionador galo para encarar los encuentros frente a Bulgaria (día 7) y Holanda (día 10), valederos ambos para la clasificación de Rusia 2018, resultan igualmente significativas a vista de pájaro. Sin embargo, las circunstancias que rodean a cada jugador las confieren un estatus completamente diferente. 

Mientras que el centro delantero del Arsenal ha visto cómo su pérdida de protagonismo en el once de Arsène Wenger, del que se ha caído en las últimas semanas luego del cambio de posición de Alexis Sánchez, convertido en el nuevo ‘killer’ de los ‘gunners’, le ha privado de minutos de calidad y ha mermado notoriamente su capacidad goleadora, el ariete del Real Madrid sigue pagando muy cara su imputación por complicidad en el chantaje del que fue objeto el también internacional Mathieu Valbuena a cuenta de un vídeo con imágenes de contenido sexual. 

“Tomo decisiones por lo que considero que es el bien de la selección”, argumentó el preparador de Les Bleus en rueda de prensa para justificar el porqué de la enésima ausencia del cazagoles lyonnais de una lista en la que, por contra, volvió a entrar Kevin Gameiro, a la sazón otro de los grandes ignorados por Deschamps junto al merengue en la pasada Eurocopa. Curiosamente, el ahora delantero del Atlético de Madrid ha repetido citación (ya fue llamado a filas el mes pasado) sin gozar aún del estatus de titular indiscutible en la escuadra del Cholo Simeone, algo que sí tenía en el Sevilla, con el que cuajó una brillantísima campaña, en la que firmó 29 dianas y conquistó la Europa League por tercer año consecutivo. 

El salto de calidad que el goleador de Senlis ha dado del Sánchez Pizjuán al Vicente Calderón y la química que ha demostrado tener sobre el césped con Antoine Griezmann, la gran vedette de los galos en estos momentos, serían las razones que han impulsado al máximo responsable del banquillo francés a tirar ya sin reparos de los servicios de un Gameiro que ha superado claramente en esa carrera por la internacionalidad a Alexandre Lacazette, el tercer gran damnificado de la lista de 23 del último torneo continental. 

Volviendo a la enigmática explicación de Deschamps sobre la no convocatoria de Benzema, se sobreentiende que el seleccionador galo está a la espera de que se conozca el resultado del recurso presentado por los abogados del jugador contra su imputación en el ‘sextape’ para mover ficha. Eso sucederá el 14 de este mes, es decir, cuatro días después de visitar el Amsterdam ArenA para enfrentarse a la ‘Oranje’. El técnico de Iparralde siempre se refirió a la ausencia del madridista de sus listas como una situación transitoria, a la espera de que Karim resolviese sus problemas con la Justicia. Empero, ese panorama cambió radicalmente el día que el delantero decidió romper su silencio en las páginas del diario ‘Marca’ para atacar duramente al excapitán bleu por su exclusión de la lista definitiva para la Euro. 

Benzema disputa el balón con Sokratis en el Dortmund-Real Madrid. (EFE)
Benzema disputa el balón con Sokratis en el Dortmund-Real Madrid. (EFE)

“No, no pienso que (Deschamps) sea racista. Pero se ha plegado a la presión de una parte racista de Francia. Tiene que saber que en Francia el partido extremista llegó a segunda ronda en las dos últimas elecciones. No sé, por tanto, si es una decisión sólo de Didier, porque me he llevado bien con él, también con el presidente. Bueno, y con todos. ¡Yo no tengo un problema con nadie!”, declaró pocos días antes del inicio del torneo. Benzema prosiguió con su discurso inculpatorio hacia el seleccionador y el presidente Le Graet. “Se han inventado una regla: no seleccionable, vale. Pero en el plano deportivo no entiendo por qué y en el plano judicial no me han juzgado, no soy culpable, por lo que habrá que esperar a lo que diga la Justicia. En el momento que sea seleccionable, si me quieren, para mí sin problema, me gusta el fútbol y jugar con mi selección”.

El problema es que esas palabras de Benzema sentaron a cuerno quemado a Deschamps, a la sazón líder espiritual de aquella Tricolor multicultural y multirracial que levantó la Copa del Mundo en París en 1998, sin duda la mayor gesta deportiva alcanzada por el balompié francés a lo largo de su historia. Al estratega vasco-francés le costó muchísimo tener que dejar fuera de la Euro al delantero madridista, y si lo hizo fue para salvaguardar la integridad del grupo y evitar problemas de convivencia al estar implicado Valbuena, otro compañero de la selección (al que tampoco convocó). 

La decepción de Deschamps por las declaraciones de su pupilo fue enorme y ese malestar no ha remitido un ápice, de ahí que resulte bastante difícil que el responsable técnico del combinado francés se anime a llamar nuevamente a filas al ariete del vigente campeón de Europa aun en el caso de que finalmente le retiren la imputación. Conviene recordar que el de Bayona nunca dejó de apoyar y apostar por Benzema durante su larga sequía goleadora con el equipo nacional (entre junio de 2012 y octubre de 2013), pese a las numerosas críticas que recibió y las presiones de la Prensa y la opinión pública para que dejara de convocarlo. Lejos de eso, el seleccionador galo le dio la titularidad en buena parte de los encuentros que disputaron durante ese amplio período hasta que logró finalmente acabar con esa racha negativa de 1.224 minutos sin mojar, en un amistoso frente a Australia. 

Deschamps entiende la tristeza de Karim por haber dejado de entrar en sus planes, por no poder calzarse la azul de Francia. Nunca ha puesto en duda su compromiso con la Tricolor, pero la implicación de dos de sus jugadores en el ‘Sextape’ le colocó en una difícil tesitura y optó por la decisión que consideró más ecuánime en espera de que la Justicia arrojase luz al polémico caso. Lo que no está dispuesto a pasar por alto son esas acusaciones directas del jugador hacia su persona, que el técnico considera de una gravedad extrema. Sólo una llamada de Benzema a Deschamps disculpándose por sus declaraciones podría reconducir, mal que bien, una relación que a día de hoy está completamente rota en todos los sentidos. 

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios