el presidente de la RFEF, de la uefa a la reelección

A 'Yo Claudio' Villar ya no le aguanta ni Padrón... y le dimiten hasta los chóferes

Villar da la espantada en sus aspiraciones por mandar en la UEFA y se centra en alcanzar los 32 años al frente de la RFEF, aunque aún no se sabe ni cuándo serán las elecciones

Foto: Ángel María Villar, con Padrón y Jorge Pérez a su izquierda, durante una Asamblea de la RFEF. (EFE)
Ángel María Villar, con Padrón y Jorge Pérez a su izquierda, durante una Asamblea de la RFEF. (EFE)

Que Ángel María Villar retirara su candidatura a la presidencia de la UEFA a una semana vista de las elecciones que se celebrarán el miércoles 14 en Atenas fue noticia, aunque cualquiera que siga de cerca este engorroso mundillo sabía que las posibilidades del bilbaíno eran escasas, por no decir nulas, al no contar con apoyos para plantar cara al esloveno Aleksander Ceferin, a quien no sería extraño que le haya pedido una vicepresidencia para seguir cobrando.   

"Son abundantes las voces de los representantes del fútbol español que me han hecho sentir y me han solicitado que continúe trabajando por el fútbol de mi país", esgrimió Villar en el comunicado en el que hizo oficial una retirada a tiempo, pero que en su caso no se puede decir que sea una victoria, sino una espantada. De este modo, el 28 años presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) aprovechó el anuncio de una retirada para aclarar que ésta conlleva presentarse a la reelección. 

Las consecuencias de este movimiento, más forzoso que estratégio como se empeñan en vender los ingenuos o los mamporreros de Villar, son varias. La primera, que Jorge Pérez tendrá que pelear cada voto de los 140 asamblesítas -antes eran 180, pero Villar los redujo hace unos meses- que decidirán quién es el nuevo -o el de siempre- presidente de la RFEF. El todavía Secretario General de este organismo es la única alternativa a Villar. Miguel Galán, presidente del CENAFE, también será candidato, pero nadie le da ninguna opción. Eso sí, curiosamente su querella ya admitida por presunta prevaricación en el retraso de las elecciones, a la que se une otra por los presuntos tratos de favor al Recreativo y al Marino, pueden acabar resultando decisivas.  

Villar, durante la presentación de Julen Lopetegui como nuevo seleccionador español. (Foto: Juanjo Martín)
Villar, durante la presentación de Julen Lopetegui como nuevo seleccionador español. (Foto: Juanjo Martín)

Claro que para que haya elecciones, antes hace falta un reglamento electoral, en el cual también debe fijarse la fecha. Sin embargo, el Consejo Superior de Deportes (CSD) ha denegado por tres veces ya la propuesta de la RFE, quien, como informa iusport.com, ha convocado para este jueves "una Comisión Delegada con la intención de tratar específicamente esta nueva negativa al Reglamento Electoral por parte del CSD y el TAD. Conviene recordar que los grandes impedimentos respecto al mismo residían en el voto por correo, voto electrónico o la moción de censura".  

Otra consecuencia de la renuncia de Villar a la UEFA es que Luis Rubiales seguirá donde estaba. El presidente de AFE, el sindicato de los futbolistas profesionales, era el elegido por Villar para ocupar su vacante en caso de que su aventura a lo más alto de la UEFA le hubiera salido bien. Una elección que no compartía su vicepresidente, Juan Padrón, quien prefería que su sustituto fuera un presidente de territorial. 

En este sentido, el preferido era Marcelino Maté, presidente de la Federación de Castilla y León, quien ahora será el primero en hacer campaña por Villar, al igual que sucede con su homólogo de Cataluña, Andreu Subies, del que algún día se sabrá a qué se debe su estrecha relación con el bilbaíno, así como Juan Luis Larrea, presidente de la Federación Guipuzcoana -aunque también exista una Federación Vasca- y tesorero de la Española.

Volviendo a Padrón, el dirigente canario es el primero que se ha hartado de los bandazos que Villar ha dado en los últimos meses. De hecho ya no duda en llamarle 'Yo Claudio'. Sobra decir que en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas el desconcierto y descontento es generalizado entre los trabajadores, hasta el punto de que uno de los chóferes del presidente -sí, tiene más de uno- ha dimitido, lo cual puede parecer una anécdota, pero dice mucho de la tiranía de la que hace gala un presidente acostumbrado a hacer y deshacer a su antojo.  

Salvo María José Claramunt, la autoproclamada directora de la Selección, que sobrevive gracias al apoyo de Villar y se ha refugiado a la sombra del nuevo seleccionador, Julen Lopetegui, no resulta fácil encontrar adeptos a un presidente que lleva 28 años en el cargo y aspira a estar 32, aunque para ello antes habrá que celebrar unas elecciones que a este paso se irán a 2017, con lo que se incumpliría no sólo el Real Decreto, sino la mismísima Ley del Deporte. Un cachodeo, vamos.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios