piedra angular de la roja y el manchester city

David Silva, de ninguneado en España a guardián de Lopetegui y Guardiola

En su día Real Madrid y Barcelona no apostaron por él y permitieron que emigrara a Inglaterra. Ahora es el jugador más importante, en sus respectivos equipos, para Lopetegui y Guardiola

Foto: David Silva celebra uno de los dos goles que le marcó a Liechtenstein en León (Reuters)
David Silva celebra uno de los dos goles que le marcó a Liechtenstein en León (Reuters)

Tras la rociada de goles recibida, los jugadores de Liechtenstein dirigieron sus miradas sangrientas a David Silva, señalado como el muñidor de su desastre. Consumada la golpiza, España pone proa hacia Rusia-2018 mientras Lopetegui, el nuevo seleccionador, sonríe por la buena pinta de la Roja, en especial por el nivel de Silva, uno de sus líderes. David, 'el chino', ha tomado la batuta y asegura que no piensa soltarla.

David Silva y su paisano Vitolo van de un lado a otro por los pasillos del hotel de la Selección. Les sigue más de un miembro del equipo porque los canarios, aseguran, llevan la alegría a todos lados, y ese cuarterón de energía positiva luego la transmiten en la cancha. Forman parte imprescindible de la España de Julen Lopetegui, una selección que trata de recuperarse tras el último batacazo de la Eurocopa.

Lopetegui es un tipo abierto al diálogo, con justa fama de gourmet y buen ojo. Tras la marcha de Del Bosque, leyenda viva de nuestro fútbol, pero ya con los ojos gastados por el tiempo, Julen analizó con minuciosidad los pasos desiguales que llevaron a la Roja a meter los tobillos en el barro y por ello el nuevo seleccionador se puso manos a la obra. Lopetegui habló con las fuerzas vivas de la Selección y les expuso cuál era su hoja de ruta. Con 'el chino' Silva en especial alargó las frases y sus planes. Le dijo que sería llave maestra de “su” Selección. Lo demostró en el debut frente a Bélgica y lo hizo extensivo ante los 'alfareros' de Liechtenstein. David jugó todos los minutos.

David Silva tendrá mayor protagonismo con Julen Lopetegui, que le considera fundamental (EFE)
David Silva tendrá mayor protagonismo con Julen Lopetegui, que le considera fundamental (EFE)

El primer cambio

Casi diez años después de su debut con España, el canario se siente ahora importante. No es que Vicente del Bosque, el ex seleccionador, no contara con él (siempre lo llamó, salvo lesiones), es que David tenía la desagradable sensación de andar un escalón por debajo de las 'vacas sagradas' del equipo nacional. De carácter dócil y afable, Silva siempre ha sabido reprimir sus sentimientos ante el seleccionador, sobre todo cuando lo dejaba en el banquillo o cuando lo sustituía de forma sistemática. Casi siempre era el primer cambio. Del Bosque, enemigo de los enfrentamientos, prefería sacar el cartel de la sustitución a alguien tan sumiso como Silva antes que, por ejemplo, Xavi Hernández o Cesc.

Hace un par de años, desde su sillón de rey en el Manchester City, David Silva se preguntaba qué razón existía para no extender sus privilegios a la Selección. “Detecto que con la Roja no me siento lo suficientemente valorado”. Un mensaje tan directo que, sin embargo, cayó en la papelera de los olvidos.

Del Bosque y David Silva tuvieron algún desencuentro (EFE)
Del Bosque y David Silva tuvieron algún desencuentro (EFE)

El 'hombre invisible'

En realidad, David Silva, “el hombre invisible que gobierna el escenario”, como un día lo definió magistralmente el periodista Mark Ogden en su columna de 'The Telegraph', nunca ha sido muy profeta en su tierra. Alabado por Mancini y Pellegrini, sus entrenadores en el City, el canario observaba cómo su imagen se distorsionaba más debajo de los Pirineos. Siendo una figura que comenzaba a deslumbrar en el Valencia, ni Real Madrid ni Barcelona apostaron más de un penique por él. El Real Madrid de Florentino rechazó su fichaje. El Barcelona de Pep Guardiola ni pujó. Prefirió lanzarse a la caza del goleador David Villa y ningunear al canario, que desde su llegada a Inglaterra extendió su talento y asombró en la Premier.

Ahora, paradojas del destino, Pep Guardiola esboza su mejor sonrisa y enarbola orgulloso a uno de sus mejores hombres: David Silva. Antes de sentarse en el banco de entrenador del City, Pep le indicó a Txiki Begiristain, el director deportivo, que todos los jugadores del Manchester City eran prescindibles, menos dos: el Kun Agüero y David Silva.

El catalán así se lo dijo a David, que asume el peso de la responsabilidad con la sonrisa del futbolista maduro. El centrocampista sabe que, por fin, llegan buenos aires desde España. Los ha traído Julen Lopetegui. Sabe que en su regreso a Manchester le espera Pep, que le guarda la batuta. Nunca vivió mejores tiempos el canario.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios