claves de la elección de julen lopetegui

Villar sentenció a Caparrós por su interminable y desaforado 'tour' mediático

Joaquín Caparrós concedió un buen puñado de entrevistas al conocerse que era firme candidato a sustituir a Del Bosque. Esa frenética actividad mediática desagradó a Ángel María Villar

Foto: A Ángel María Villar no le gustó que Caparrós se vendiera en diferentes medios como futuro seleccionador nacional (EFE)
A Ángel María Villar no le gustó que Caparrós se vendiera en diferentes medios como futuro seleccionador nacional (EFE)

Casi de un día para otro, uno fue descartado por completo mientras el otro pasaba a ser el indiscutible elegido. Tras varias jornadas de incertidumbre después de renunciar oficialmente Del Bosque a continuar siendo el seleccionador nacional, Ángel María Villar dio un violento volantazo hace unos días. Joaquín Caparrós fue tachado de la lista del presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y Julen Lopetegui pasó a convertirse en el principal candidato a dirigir los destinos de la Roja durante los próximos dos años. La constante exposición mediática del primero fue definitiva. 

Joaquín Caparrós estuvo en la 'pole' durante un tiempo, pero hace un par de semanas cavó su tumba de manera definitiva. Desde que se supo que Del Bosque no seguiría siendo seleccionador y apareció su nombre en los medios como firme candidato, el técnico de Utrera inició un desaforado carrusel de entrevistas que finalmente fue determinante para que el presidente de la RFEF inclinara el dedo pulgar hacia abajo. Esa intensa actividad mediática del entrenador -asesorado o no- no le gustó nada a Villar. A medida que aparecía en diferentes medios, el gesto del aspirante a presidir la UEFA se iba torciendo más y más.

Fue el 12 de julio cuando el todavía máximo mandatario de la RFEF decidió mirar a otra parte en busca de seleccionador. Ese día Joaquín Caparrós enterró sus ya entonces mínimas opciones de ser el elegido. En la mañana de aquel día, tres antes de que se celebrara la Asamblea General de la RFEF, el estratega andaluz fue el gran protagonista de un foro deportivo organizado por la 'Agencia EFE'. En la convocatoria se informaba que durante el acto se abordarían 'claves interesantes del método de trabajo de Joaquín Caparrós'. Ese acto fue definitivo para que el máximo dirigente federativo le pusiera la cruz. Villar miró entonces con determinación hacia Lopetegui.

Ángel María Villar mantuvo en secreto su decisión hasta el último momento (EFE)
Ángel María Villar mantuvo en secreto su decisión hasta el último momento (EFE)

Camacho y la sombra de Del Bosque

Disgustado por la continua aparición de Caparrós en medios de comunicación de todos los sectores -prensa escrita, radio, televisión…-, Villar ya comenzó a tener claro que Julen Lopetegui era el más idóneo. José Antonio Camacho nunca le llenó en exceso, aunque fue otro técnico que la prensa apuntó como firme candidato. Al presidente de la RFEF, sin embargo, no le convencía al considerar que su perfil era demasiado continuista en relación a Del Bosque, y lo que quería era iniciar una etapa muy diferente tras sumar dos sonoros fracasos -Mundial de Brasil y Eurocopa de Francia- de manera consecutiva.

Otros técnicos que aparecían en escena como candidatos a ocupar el banquillo de la Roja optaron por mantener un prudente silencio. No quisieron entrar en la vorágine de entrevistas en la que se metió Caparrós, que a medida que iba contestando todo tipo de preguntas en este o aquel medio, iba enterrando -sin saberlo- todas sus opciones de cumplir el gran sueño de cualquier entrenador español. Varios colegas declinaron todas las invitaciones que les llegaron de diferentes medios; medios que siempre encontraron el 'sí' de Joaquín para hablar delante de un micrófono.

Julen Lopetegui, durante un entrenamiento con el Oporto, el último club que entrenó (Reuters)
Julen Lopetegui, durante un entrenamiento con el Oporto, el último club que entrenó (Reuters)

Diseñando el Wolverhampton

Y así fue como Julen Lopetegui -uno de los que nunca abrió la boca- fue ganando puntos para Ángel María Villar. Fue el pasado miércoles cuando el asunto quedó cerrado. Con la más absoluta discreción, sin que el entorno más cercano del nuevo seleccionador nacional supiera nada de lo que estaba pasando. Hasta no hace mucho, el técnico donostiarra seguía trabajando en el futuro del Wolverhampton Wanderers, club de la Football League Championship -segunda división inglesa-, al que estaba destinado a entrenar. Hasta hace bien poco seguía diseñando la plantilla, con diferentes jugadores -algunos españoles- en su mente para reforzar el plantel. La llamada de Villar lo cambió todo...

María José Claramunt, directora de la Selección, ha sido una persona determinante en el desenlace final, según se desliza desde las tripas de la RFEF. La ejecutiva susurró a Villar que algunos jugadores sugerían como mejor opción para sustituir a Del Bosque la figura de un entrenador más joven, de un perfil diferente al del salmantino. Una vez confirmado oficialmente en el cargo, habrá que ver cuál es la relación entre la jefa de la Roja y el nuevo seleccionador nacional, teniendo en cuenta que la valenciana nunca tuvo una buena sintonía con Vicente y parte de su equipo de trabajo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios