con la plantilla aún de vacaciones se vio un tostón

Guardiola arranca su City con el cariño de Múnich y un equipo por hacer

El técnico fue recibido en su antigua casa con una ovación. Más allá de la farándula del reencuentro el fútbol reinó por su ausencia. Lo más curioso, el abrazo de Pep con su sucesor Ancelotti

Foto: Manchester city manager pep guardiola with bayern munich coach carlo ancelotti before the match
Manchester city manager pep guardiola with bayern munich coach carlo ancelotti before the match

Guardiola regresó a Múnich para el estreno de Ancelotti como técnico del Bayern. Antes del partido el nuevo entrenador del Manchester City se abalanzó al banquillo local del Allianz Arena, el que hasta hace solo unas semanas era suyo. Iba a saludar a su rival, uno de esos caballeros del fútbol europeo que siempre responden con sonrisas y buenas palabras. Una pequeña conversación entre dos grandes y empieza la función. 

Para Guardiola todo es extraño, mezcla de lo hogareño y lo desconocido. Cuando entra en el pasillo del vestuario descubre que sus antiguos jefes han decidido homenajearle. En la entrada se puede leer "Bienvenido de vuelta, Pep", escrito en inglés y con la cara del técnico incrustada en el mural. También la grada ruge su nombre. Es el antiguo patrón, uno que no dio la Champions League pero sí un nivel de excelencia futbolística que el buen aficionado, y el del Bayern lo es, sabe disfrutar.   

Hace unos años, cuando el dinero mandaba menos en el fútbol, los grandes clubes europeos no se enfrentaban en pretemporada. Para eso estaba la Champions. Ahora los duelos de tronío empiezan mucho antes, con partidos en los que aparecen las camisetas de referencia pero no los jugadores que tendrán que rellenarlas un poco más adelante. El ritmo es el lógico de quien piensa más en el físico y en afinar a los jugadores que en la victoria concreta en un partido del que nadie nunca se acordará. 

El City necesita más lecciones

Guardiola, un perfeccionista, está ya comandando el City, que aún tiene mucho que aprender de él. A diferencia de lo que le ocurrió cuando aterrizó en Múnich por primera vez, en esta ocasión tiene que hacer una labor de pedagogía profunda. Porque en su momento llegaba al campeón de Europa, no era tanto una revolución como una evolución concreta. Ahora tiene que empezar de cero, amoldar a su idea de fútbol a un equipo de muchos quilates -o de mucho valor de mercado- que se parece muy poco a lo que Guardiola entiende como fútbol.

Carlo Ancelotti lo tiene algo más sencillo. Primero porque hereda de Pep, los conceptos no son tan lejanos y disfrutará del concienzudo trabajo de su antecesor. También porque el italiano es de fácil adaptación, no pone el grito en el cielo ni se encrespa. Si cae lluvia él no maldice, saca el paraguas

Guardiola, mientras espera que le vuelvan la legión de jugadores que se fue a la Eurocopa, se divierte mirando a la cantera. Es uno de sus vicios. Así que lo que hizo fue, de inicio, sacar a jóvenes como Pablo MaffeoAngelño Tasende o el ya un poco más curtido Iheanacho. Igual no cuajan, pero a buen seguro Guardiola lo intentará con ellos y, en el peor de los casos, saldrán a otro lugar con muchas lecciones aprendidas. 

A todos les falta tiempo, que es necesario en el fútbol. No está maduro el City, le queda mucho a Pep para hacer de eso un equipo. El Bayern, jugando al trote, consiguió alguna ocasión más, muy probablemente porque los conceptos están ahí, aunque el físico no acompañe. Y así pasó. que terminó ganando el partido con un disparo perdido y cien veces rebotado en la defensa de los ingleses. 

El reloj de la temporada, por más que los equipos ya estén entrenando, no ha empezado a girar. Quedan semanas para empezar a ver conceptos superiores y meses para ver rendimientos óptimos. El punto de partida en el City es bueno, el mejor que nunca han tenido pues forma parte de una planificación de años, desde que se decidió empezar a fichar ejecutivos, luego a Begiristain y, finalmente, a Guardiola. No es una idea casual, una cuestión de coyuntura sino la culminación de un proyecto

El Bayern, por su parte, es posible que mantenga su histórica línea de rendimiento y dominio. Ellos, que salen de un excelente entrenador, han encontrado en el mercado a otro de esos pocos, muy pocos, técnicos de élite. El abrazo de Múnich, el reencuento de Guardiola y Ancelotti, es solo una toma de contacto. No es descartable que se vean mucho más adelante, en las rondas finales de la Champions. Y eso, sin duda, será otra cosa. 

Ficha técnica:

1 - Bayern: Ullreich; Rafinha, Javi Martínez (Felix Götze, 65), Feldhahn, Bernat (Friedl, 66); Xabi Alonso (Hägler, 46); Lahm, Alaba (Öztürk, 46); Benko (Shabani,83), Ribery (Dorsch, 46); y Green.

0 - Manchester City: Caballero (Gunn, 46); Maffeo, Adarabioyo, Kolarov (Bytique, 66); Tasende; Fernando (Yaya Touré, 56), Fernandinho (García, 73); Navas (Celina, 56), Zinchenko (Clichy, 46); Barker (Delph, 46); Iheanacho (Bony, 46).

Gol: 1-0, min.76: Özturk.

Árbitro: Günter Pearl. Amonestó a Fernandinho.

Incidencias: Amistoso disputado en el Allianz Arena de Múnich ante 68.000 espectadores. 

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios