su agente habla de tres clubes que le acechan

Neymar, "el mayor idiota" para Rivelino, no deja de hacer ruido sobre su futuro

El brasileño no puede firmar su renovación hasta el 1 de julio, de ahí que se esté dejando querer a través de su agente, cuando no de su padre, por el PSG, el City o el Real Madrid

Foto: Neymar celebra su último gol con el Barça, en la final de Copa contra el Sevilla. (EFE)
Neymar celebra su último gol con el Barça, en la final de Copa contra el Sevilla. (EFE)

Cuando el FC Barcelona fichó a Neymar reforzó su plantilla con uno de los mejores jugadores del mundo y también de los más mediáticos, pero lo que no estaba en los planes es el constante ruido  y los quebraderos de cabeza que ha supuesto su contratación. Lo último es su representante, Wagner Ribeiro, anunciando a los cuatro vientos que hay tres clubes dispuestos a pagar su cláusula de rescisión en plenas negociaciones con el Barça para renovar. Como declaró este domingo Andrés Iniesta en ‘Cuatro’: “Seguro que sí hay equipos dispuestos a pagar lo que vale Neymar, otra cosa es que se vaya y yo apostaría a que no lo hará”. El caso, visto así, es el que todo el mundo sospecha; el clásico toma y daca para conseguir el máximo beneficio económico posible en el contrato que está por firmar.

Con el objetivo de cerrar cuanto antes la renovación del crack hasta el 2021, Raúl Sanllehí -autor de la ya célebre frase ‘el contrato de Neymar no se hizo chupando un boli’- se encuentra ya en Brasil, según adelantó ‘Mundo Deportivo’. Debido a las restricciones que impone no superar el límite de masa salarial, el delantero no podría firmar su contrato hasta el 1 de julio y el club catalán quiere acabar cuanto antes con la intriga, pero también con el constante zumbido sobre el futuro de una de sus estrellas, que se deja querer a través de Ribeiro, cuando no su padre, por el PSG, el City o el Real Madrid. En el Barça están convencidos de que seguirá, pero barato desde luego no les está saliendo.

Después de presentar su fichaje como un ejemplo de ingeniería, de sacar pecho por lo bien que lo habían hecho, de aludir a una mano negra que pretendía desestabilizar al club y al jugador y proclamar muy dignos que el caso Neymar no llegaría a nada, pero que estaban dispuestos a ir hasta el final para defender su buena gestión, hoy hace una semana que la Junta directiva de Josep María Bartomeu votó por 14 votos a favor, dos en contra y dos abstenciones ratificar el pacto con la Fiscalía por el que el Barça tendrá a partir de ahora antecedentes penales, deberá pagar 5,5 millones de euros y, sin embargo, Bartomeu y Rosell quedan exonerados de cualquier tipo de responsabilidad. 

Bartomeu intentó explicarlo ante los medios, pero lo que dijo calentó aún más los ánimos: “Ni el presidente Rosell ni yo hicimos nada mal. Ahora nos exoneran de la responsabilidad, pero porque no la tenemos. El club, sí”. A la ola de indignación en las redes sociales le siguió la de los últimos candidatos a la presidencia, Agustín Benedito, Toni Freixa y, sobre todo, Joan Laporta, que amenazó incluso con una moción de censura. Una semana después, silencio. Y de las portadas de los medios catalanes nunca se fueron las negociaciones con Mascherano y Neymar y los nombres de posibles fichajes. 

Neymar, en Nueva York, durante sus vacaciones. (Reuters)
Neymar, en Nueva York, durante sus vacaciones. (Reuters)

El jugador sigue de fiesta

Y mientras, Neymar sigue celebrando la vida en sus vacaciones. Tras Nueva York, Los Ángeles, Las Vegas, Justin Bieber, modelos y fiestas con champán en la piscina, ahora está en su país, donde también ha sido duramente criticado después de sus declaraciones tras la eliminación de Brasil en la Copa América: “Ahora van a aparecer un montón de gilipollas hablando mierda, que se jodan”. Rivelino, una de las figuras del Brasil campeón del mundo en el 70’ no se ha mordido la lengua: “Es el mayor idiota de esta historia. No ha ganado nada, no ha dado a la gente alegría, debería hablar menos. Primero haz historia, intenta darle el título a Brasil y después podrás quejarte”. El jaleo, una vez más, por las declaraciones de Neymar fue tal que el jugador se vio obligado a pedir perdón también desde sus cuentas en las redes sociales al darse cuenta, según sus propias palabras, de que se había “excedido”. Aleluya.

[El desplome de Neymar recuerda a la peor versión de Ronaldinho]

Todo, en realidad, es un exceso alrededor de Neymar, al que no se le cuestionan sus indudables cualidades sobre el terreno de juego, pero ya hace tiempo que se le empezó a mirar con cierta desconfianza por lo que hace en cuanto sale de él. El pasado mes de abril, coincidiendo con el bajonazo del equipo, el diario ‘La Vanguardia’ ya se hizo eco de la preocupación dentro del vestuario por el tren de vida del brasileño: Sus continuos viajes, sus amigos, las fiestas y los compromisos publicitarios. Estas vacaciones tampoco se ha escondido a pesar de las cuitas que estaba atravesando el club por su fichaje. Le resulta ajena también la preocupación por la noticia de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional pedirá juzgarle por corrupción y que se sienten también en el banquillo su padre y su madre, además de Rosell y el Barcelona. Neymar no practica la moderación ni la discreción, el Barcelona tendrá antecedentes penales, su agente sale diciendo que hay clubes dispuestos a ficharle pagando su cláusula, el club está haciendo todo lo posible para tenerle contento, darle lo que pida y poder anunciar su renovación. Todo, en fin, es ruido con Neymar. 

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios