laporta amenaza con querellarse para defender al barça

El caso Neymar no termina; ni la Junta del Barcelona se pone de acuerdo

Hay un acuerdo con la fiscalía sobre la mesa para la primera parte del caso, pero ni siquiera entre los directivos azulgrana saben si aceptar. Reaparece Joan Laporta

Foto: Rosell y Bartomeu, a la salida de los juzgados (EFE)
Rosell y Bartomeu, a la salida de los juzgados (EFE)

Ni la Junta directiva del Fc Barcelona es capaz de ponerse de acuerdo ante el pacto de los abogados del club, de Josep María Bartomeu y de Sandro Rosell, con la Fiscalía sobre el caso Neymar. El pasado 10 de junio, tras una reunión extraordinaria de casi cinco horas, el club emitió un comunicado a las siete de la tarde para decir que la Junta se lo iba a pensar mejor, con tiempo, con calma, y que hasta el lunes no se tomará una decisión sobre si se ratifica o no el pacto del Barcelona con la Fiscalía. Lo que se suponía que debía servir para cerrar una puerta, ha abierto la Caja de Pandora. Las divisiones entre los directivos son una evidencia y, por si fuera poco, Joan Laporta ha vuelto a asomarse para deslizar que no se estará quietecito. El follón está servido.

[Así se marcó Neymar un 'infanta' ante el juez: “Yo no sé mucho. Mi padre cuida de mi vida”]

Para el que esperaba que el ‘caso Neymar’ (el caso uno, el dos de DIS sigue su curso en la Audiencia Nacional) llegaba a su fin, que no se haga ilusiones. La Junta directiva no ha dado su bendición al acuerdo en el que se exonera a Bartomeu y Rosell, mientras que el Barça asume una multa de 5,5 millones de euros y la culpabilidad por dos delitos fiscales. El objetivo era zanjar el debate sobre si los 40 millones de euros que se pagaron a una empresa del padre del jugador por sus derechos económicos debía tributar por Impuesto de Sociedades o como rentas por rendimiento del trabajo. Y si se confirma el pacto, será salario, no traspaso. El objetivo, también, era evitar presentar los avales por valor de 90 millones de euros en caso de decreto de apertura de juicio oral, con lo delicaditas que están las arcas en ‘Can Barça’. No es extraño llegar a un pacto con la Fiscalía en estos casos, el problema está en que resulta sorprendente, y extraño desde que se puede hacer en el 2010, que las personas físicas, es decir Rosell y Bartomeu, queden exonerados de culpa y la asuma la persona jurídica, el Barça como entidad. Según informó Catalunya Radio, es la primera vez que sucede en estos seis años en los que se abrió la posibilidad.

Un fichaje "transparente"

Al margen de cuestiones jurídicas, la principal herida que queda abierta es la de la credibilidad. Resuenan ahora como cacofonías las voces de Rosell afirmando que el fichaje de Neymar eran “57 millones y punto” antes de hacer mutis por el foro sin dar explicaciones, la de Bartomeu afirmando que llegarían “hasta el final, lo volveríamos a hacer todo igual, el fichaje de Neymar es transparente” e incluso la ya célebre frase de Raúl Sanllehí, en la primera rueda de prensa con Bartomeu como presidente, asegurando que la negociación no se había realizado “chupando un boli”. En su defensa, el Barça llegó a echar mano incluso de la teoría de la conspiración y se habló de “mano negra”. En público y en privado, se les dijo a los medios de comunicación que el caso Neymar no llegaría a nada. Y el ‘nada’ termina siendo que el Barcelona acepta ser culpable de dos delitos fiscales y haciéndose cargo de una multa de 5,5 millones de euros. La Junta debía ayer ratificar el acuerdo por el que el ex presidente Rosell y el actual Bartomeu se salvan a costa del club, pero no fue así.

El consejo de los abogados del Barcelona es que acepten el acuerdo, pero entre los directivos hay quien no lo ve tan claro y tiene sus reticencias al considerar que se les puede volver en contra como un boomerang. No les falta razón atendiendo a algunas reacciones, como la de Joan Laporta. No hay que olvidar que la Junta de Laporta estuvo sometida a una acción de responsabilidad que dejó expuestas todas las miserias y las heridas abiertas entre los ‘ismos’ del club catalán. Y Laporta, ayer, a través del twitter, realizó una amenaza velada: “Me reservo emprender las acciones legales que correspondan en la defensa legítima de los intereses del Barça y de sus socios y socias. Se equivocan Rosell y Bartomeu si se piensan que pueden utilizar el dinero del FCB para quedar libres por su mala gestión”. Es tal el lío, que después de cinco horas reunidos nadie dio la cara y el comunicado se limitó a comunicar que el lunes se tomará una decisión definitiva al respecto. Como suele ser ya habitual en esta directiva, van a evaluar primero las reacciones y se toman un 'periodo de reflexión' de dos días.

Todos los expertos en jurisprudencia coinciden en señalar que el mejor del peor de los escenarios posibles es el pacto con la Fiscalía. Pero en un club que pregona y lleva a gala los valores como marca ineludible de la casa, la imagen queda por los suelos. Y revisar las declaraciones hasta el momento de Rosell y Bartomeu, sonrojo. No es opinión: Hagan la prueba.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios