El Atlético se deja sus opciones de Liga en Levante, el escenario de sus pesadillas
  1. Deportes
  2. Fútbol
perdió contra el levante 2-1

El Atlético se deja sus opciones de Liga en Levante, el escenario de sus pesadillas

Los rojiblancos se dejan en el último minutos todas sus opciones de terminar ganando el campeonato. Tuvieron muchas opciones de marcar, pero esta vez el balón no quiso entrar

placeholder Foto:

El Atlético se dejó la Liga en una tarde triste y gris en Levante. Tuvo coraje y ganas, pero no soluciones para ganar a un descendido, el peor equipo de todo el campeonato. Un equipo tan grande, tan fiable, tan corajudo que se deja toser contra una víctima propiciatoria que salió respondona. Tuvo opciones de ganar, de dejar en nada el esfuerzo del Levante por llevarse una última alegría en Primera. Pero no lo consiguió.

El fútbol tiene algunos hechos inexplicables, hay campos malditos en los que grandes equipos no saben cómo ganar. Le pasa al Barcelona con Anoeta; al Madrid, durante muchos años, le sucedió en Riazor; y el Atlético, por lo que se ve, tiene el Ciudad de Valencia como su talón de Aquiles, el lugar donde no encuentra las respuestas. En todo el tiempo de Simeone en el banquillo, la racha más florida de un club muy grande, ha sido incapaz de ganar en ese estadio. Una paradoja inexplicable.

Y eso que empezó muy bien, de lujo. Corría el primer minuto cuando Koke vio bien a Torres, su mejor socio en estos meses. Le puso un balón largo, tendido, perfecto y el fuenlabreño definió a su manera, pasando la pelota por encima del portero, encontrando la red en el segundo palo, el lugar en el que sistemáticamente define sus manos a manos. El Atlético era el primero de los tres de los de arriba que marcaba y en ese momento era líder.

Se barruntaba fiesta atlética, porque quién iba a decir que el Levante les iba a salir contestón. Un inicio perfecto de la película que, poco a poco, empezó a ser un 'thriller' para los rojiblancos. El Levante, con su poca pólvora, empezó a hilvanar mejor sus jugadas, a dominar incluso. Entonces llegó el gol, que fue de Víctor Casadesus y un jarro de agua fría para los atléticos. Pero se suponía que era un error más, que el cholismo reaccionaría y mostraría su mejor cara. Más aún cuando entraron en el campo Griezmann y Carrasco, al inicio de la segunda parte. El Atlético pelea con armas menores contra el Madrid y el Barcelona, pero su plantilla es infinitamente superior a la del Levante. Los descendidos se subían a las barbas de uno de los dos mejores equipos de Europa, según resultados de Champions.

Ocasiones sin premio

El Atlético en la segunda mitad, después del gol de Víctor, lo buscó todo, mereció más, mereció sin duda ganar, conseguir ese segundo tanto que les devolviese a la lucha por el título de Liga. Pero no llegó. Lo intentó Grizmann, pero falló; también Thomas, pero no hubo manera. Y Carrasco, y Torres. Nada. Los minutos iban pasando y las opciones del Atlético se iban por el sumidero. Sumaba también que el físico de los atléticos estuviese un poco caído después del atracón de intensidad que se habían dado el martes en Múnich. El tiempo tiene una relación directa con los nervios, aunque estos se notaban más en los aficionados, la grada estaba cuajada de atléticos, que en el campo. Seguían los rojiblancos como un martillo pilón, acechando a Mariño, pero el gol no llegaba. Los transistores, tan importantes en estos días calientes, iban gritando goles del Barça y el Madrid. El empate mantenía vivo al Atlético, aunque con la posibilidades reducidas al mínimo.

Mayor aún fue el palo cuando en el último minuto Rossi marcó el segundo del Levante. Lo inexplicable estaba pasando y ya no había territorio para enmendarse: el Atlético puede ser segundo en el campeonato, pero en ningún caso será líder. El sueño del doblete, que aún estaba ahí, se desfiguró en una tarde gris y tonta en Valencia, en ese estadio maldito. Aún pueden ganar la Champions, lo que sería el mayor éxito de la historia de un club que tiene más de 110 años. No es poco terreno para soñar. La Liga quedará para otro año, en este han peleado, competido, soñado y luchado como el que más. Pero se han quedado sin premio final. Un resbalón inesperado de un equipo que ha remado mucho pero se ha quedado en la orilla.

Ficha técnica

LaLiga Riazor Levante UD Koke Antoine Griezmann
El redactor recomienda