Pep Guardiola y los que "desean verle hundido en su propio cuenco de mierda"
  1. Deportes
  2. Fútbol
nuevas filtraciones "para hacerme daño"

Pep Guardiola y los que "desean verle hundido en su propio cuenco de mierda"

El todavía técnico del Bayern, que este sábado puede ganar su tercera Bundesliga, se queja de las filtraciones sobre una bronca con los fisioterapeutas y asegura que son para dañarle

Foto: Pep Guardiola, antes de un entrenamiento del Bayern. (Reuters)
Pep Guardiola, antes de un entrenamiento del Bayern. (Reuters)

Como escribío Charles Bukowski y recuerda Alberto Egea en un recomendable artículo sobre cómo han sido futbolísticamente los tres años de Pep Guardiola en el Bayern, "sé lo bastante bueno en cualquier cosa y te crearás tus propios enemigos. Los campeones reciben abucheos. La multitud está deseando verles hundidos para arrastrarles a su propio cuenco de mierda. Son pocos los idiotas que resultan asesinados; un ganador puede ser liquidado con un rifle comprado por correo".

Algo así le ha sucedido al técnico español en Múnich, donde no le perdonan haber caído por tercer año consecutivo en las semifinales de la Liga de Campeones. Por más que amigos de Pep como Jorge Valdano digan que "hay que querer muy poco a Guardiola para decir que ha fracasado", ésta es la palabra que resume su estancia en la capital bávara, por más que este sábado su Bayern pueda volver a proclamarse campeón de la Bundesliga, ante el sorprendente Ingolstadt 04.

[Pep Guardiola deja el Bayern con la piel de Mourinho]

Según informó el diario 'Bild', tras el partido de vuelta en semifinales contra el Atlético de Madrid que supuso para el equipo de Múnich su adiós a la Liga de Campeones, Guardiola arremetió duramente en el vestuario contra el cuerpo médico. "Godín se recuperó enseguida en el Atlético. ¿Por qué no lo lográis vosotros? ¿Por que con nuestros lesionados siempre lleva tanto tiempo?", criticó Guardiola al aludir al jugador uruguayo del Atlético, que fue baja en el partido de ida por una lesión muscular, pero llegó para jugar la vuelta en el Allianz Arena.

El asesor personal de Guardiola, Manel Estiarte, no hizo más que encender los ánimos con un "¡mierda!", según siempre la información del mismo diario alemán, que añade que las acusaciones hicieron "subirse por las paredes" a uno de los fisioterapeutas, muy respetado por los jugadores y el propio club. "Eso no puedes decirlo, eso no puedes decirlo. Tenías a todos los jugadores a tu disposición. A todos, excepto a Robben y Badstuber", increpó el fisioterapeuta a Guardiola y Estiarte. Algunos de los presentes hablan de una fuerte y breve discusión en la que la intervención del francés Franck Ribéry evitó males mayores.

En la rueda de prensa previa al partido de este sábado contra el Ingolstadt, el todavía entrenador del Bayern se quejó de los topos que revelaron esa discusión con los médicos y los fisioterapeutas del club tras caer eliminado de la Liga de Campeones. "La gente que habló quería hacerme daño. Eso ha pasado muchas veces durante estos tres años", dijo Guardiola. Una de esas discusiones ya desembocó la temporada pasada en la dimisión del legendario médico del Bayern y de la selección alemana, Hans-Wilhlem Müller-Wohlfahrt.

Además del encuentro contra el Ingolstadt, en el que al Bayern le basta con un empate para ser campeón, pues los bávaros aventajan al Borussia Dortmund en 5 puntos y restan solo dos jornadas, Pep se despedirá del Allianz Arena en el último partido de la Bundesliga, ante el Hannover, y una semana después del Bayern, en la final de la Copa de Alemania que le enfrentará al Dortmund en Berlín. La próxima temporada, Guardiola iniciará un nuevo reto al frente del Manchester City, donde, tal y como se pudo comprobar esta semana en el Bernabéu, tiene mucho trabajo por delante.

Pep Guardiola Bayern Múnich
El redactor recomienda