la obra COSTARÁ 50 MILLONES DE EUROS

Asalto al jeque: un nuevo estadio, gancho del grupo Bluebay para controlar el Málaga CF

La nueva La Rosaleda que pretende construir tendrá un aforo de 47.000 espectadores, zona comercial y hasta un hotel de cinco estrellas

Foto: El jeque qatarí Abdullah bin Nasser Al-Thani habla con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE)
El jeque qatarí Abdullah bin Nasser Al-Thani habla con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. (EFE)

Todo está supeditado a lo que diga un juez. El grupo Bluebay pretende poner fin a la etapa del jeque Abdullah ben Nasser Al-Thani en el Málaga CF al lograr la mayoría de las acciones del club si el juzgado les da la razón (no antes de que acabe la temporada) tras la presentación de una demanda por apropiación indebida. Y para ello pretende ampliar el estadio de La Rosaleda, que contaría con un aforo de 47.000 espectadores, frente a los 28.000 actuales.

El proyecto, con un coste de 50 millones de euros, también contemplaría una zona comercial que generaría unos ingresos de 15 millones de euros anuales y hasta un hotel de cinco estrellas con 100 habitaciones en la última planta del complejo y vistas al césped. Las obras no tardía en comenzar: empezarían en 2017 y ya tendrían el visto bueno oficioso de las instituciones públicas que son dueños del estadio: Junta de Andalucía, Diputación de Málaga y Ayuntamiento de Málaga.

"No creo que ninguna institución pusiera una pega a eso si le mostramos un proyecto sólido y de crecimiento como el que tenemos”, destacó Jamal Satli Iglesias, propietario de Bluebay, en la presentación en rueda de prensa del proyecto que ha tenido lugar en San Pedro Alcántara (Marbella), en vez de en Málaga. 

Según Bluebay, no se ha creado un proyecto empresarial pos Al-Thani “para sacar beneficios, sino social para que a nivel deportivo se pueda colocar, no entre los más grandes inmediatamente, pero que esté fuera de sustos y tenga estabilidad y seguridad. Las cosas hay que hacerlas paso a paso y construir un proyecto futuro”. 

Este grupo turístico se compromete a construir el estadio, además de contar con un área de parking y un parque ecológico, además de “dotar de ingresos regulares y anuales al Málaga, dotar de vida a todo el entorno. No hay administración que se niegue a colaborar, cediendo gratuitamente el estadio al club, cuando se le presenta un proyecto serio que crea riqueza y beneficios a la ciudad y al club”.

Así sería la nueva Rosaleda
Así sería la nueva Rosaleda

Gonzalo Hervás, director general de Bluebay, recuerda en declaraciones a El Confidencial que a finales de 2012, en pleno Málaga de la Champions, el jeque recurrió al grupo para que ayuden a salvar al Málaga. “Nos hicimos cargo de la gestión de la entidad. En este momentos podríamos haber bajado a Segunda. Las deudas superaban los 100 millones de euros y teníamos una zozobra complicada de manejar. El Málaga cobraba unos 38 millones de euros y se gastaban 78 millones. Eso era insostenible”. “Cuando el barco empezó a navegar, deshace todos los acuerdos que están firmado y nos impide entrar en la asamblea de accionistas”. 

“No se trata de un pelotazo urbanístico”

Hervás destaca que no se trata de un estadio “irreal o galáctico”. “Es un proyecto elaborado sobre la propia estructura y césped actual y a través de unas grandes vigas semicirculares que van bordeando por fuera las graderías posteriores. No se trata de un gran pelotazo urbanístico, sino de construir sobre lo que ya tienes”. International Architects, con sede entre Marbella y Londres, es quien está elaborando el proyecto arquitectónico. 

La ambición de Al-Thani carecía de límite. En el verano de 2010 compró el Málaga por 36 millones de euros (incluida la deuda de 14 millones) y liquidó la etapa de Fernando Sanz. Planificó construir el Qatar Stadium (una inversión de 400 millones de euros) que al final quedó en nada. ¿Cuál era el plan del jeque? Comprar el estadio de La Rosaleda por 3 millones de euros y aprovecharse del nuevo PGOU que contempla 404 viviendas y 15.000 metros cuadrados de suelo comercial. Las plusvalías hubieran ascendido a 25 millones de euros. 

El estadio costó 35 millones de euros y se terminó de construir en 2007. Tras la desaparición del Club Deportivo Málaga, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Málaga y la Diputación Provincial adquirieron el campo de fútbol en 1995 por 350 millones de pesetas (con la actualización del IPC costaría 3,3 millones de euros).

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios