dos caracteres que no conectan

La complicada relación entre Ramos y Piqué: ni hacer un Periscope la sacará a flote

Los centrales de Real Madrid y Barça no mantienen unas estrechas relaciones, más bien todo lo contrario, lo que preocupa en el interior de la Selección que dirige Del Bosque

Foto: La relación entre Sergio Ramos y Piqué no es la mejor en el interior de la Roja. (EFE)
La relación entre Sergio Ramos y Piqué no es la mejor en el interior de la Roja. (EFE)

Es un dúo que no se cuestiona. La Roja no se entiende a día de hoy sin la pareja formada por Sergio Ramos y Gerard Piqué. Es el incontestable cerrojo del equipo nacional, la pareja de centrales que ningún otro jugador amenaza con romper. En el césped reman siempre en la misma dirección, pero otra cosa es lo que sucede fuera, donde la convivencia no es la mejor. El defensa blanco cada día está más distanciado del blaugrana. No se siente cómodo el de Camas en la actual Selección, el ambiente no le gusta. Sobre todo si de su compañero de fatigas hablamos, con el que no congenia. Un Periscope ​de Gerard con Ramos -ese reto se ha marcado el primero- podría acercar a los líderes de la zaga colorada, aunque no parece que vaya a ser suficiente. Si es que tiene lugar...

[Lea aquí: Iker 'pincha' a Piqué en Periscope: "¿Quieres seguir en la Roja?"]

Se verán las caras este próximo sábado en el Clásico. Esta vez remarán en direcciones diferentes, como tiene que ser; aunque es lo que sucede en el interior de la Selección lo que más preocupa a quienes la dirigen, pues son dos elementos indispensables si se quiere aspirar a ganar la Eurocopa de Francia. La realidad es que el distanciamiento personal es más que evidente, según reconocen testigos de la vida diaria del equipo. No encajan, no conectan, y Sergio Ramos cada vez se siente más incómodo cuando toca concentración. Piqué, a la vista de su buen talante en el Periscope, parece que está más relajado vestido de rojo. Determinados comportamientos y actitudes del azulgrana no gustan al sevillano, que en privado no los esconde. 

La complicada relación entre Ramos y Piqué: ni hacer un Periscope la sacará a flote

"En andaluz, díselo en andaluz"

Sin haber una fractura absoluta, este capítulo es seguido con atención y cierta preocupación en el interior de la Selección, pues hablamos de dos futbolistas fundamentales para el futuro inmediato del equipo. En un colectivo poco cohesionado y con grupos muy definidos, mientras otros navegan en solitario, se observa con inquietud este episodio que no es menor. Sobre todo cuando en los últimos tiempos el equipo, en el campo, no ha transmitido sensaciones que inviten al optimismo, más bien todo lo contrario. La unión de dos jugadores de tal jerarquía se considera vital para que el barco alcance nuevamente la gloria. A día de hoy, la distancia entre Sergio y Gerard es importante.

[Lea aquí: Piqué: "Juego por España porque ahora mismo soy español"]

Dos tipos de carácter, han tenido más de un roce a lo largo de los últimos años, en los que han compartido los éxitos de la Selección española. Hace ya unos años -octubre de 2010-, durante una rueda de prensa, el madridista no ocultó su malestar cuando Gerard contestó en catalán -así se lo pidió un periodista- a una pregunta. Cuando el zaguero del Barcelona preguntó si él mismo traducía al castellano la contestación, Ramos disparó visiblemente enfadado: "En andaluz, díselo en andaluz a ver si lo entiende. Está muy bien, porque en castellano ya veo que te cuesta". El revuelo que ocasionó el episodio provocó que Sergio empleara su cuenta de Twitter para restar importancia a lo sucedido, escribiendo el siguiente mensaje, aderezado con una foto junto a su compañero: "No tengo ningún problema con los catalanes ni con el catalán, lo de hoy era en plan broma... Quizás estaba un poco serio, que no inventen nada".

Ramos y Piqué, en un partido de la Roja. (Cordon Press)
Ramos y Piqué, en un partido de la Roja. (Cordon Press)

Liderazgo

Esta misma temporada, en septiembre del pasado año, Sergio Ramos lanzó una andanada a Piqué a vueltas con el ya famoso "gracias, Kevin Roldán, contigo empezó todo". Aquella frase expresada en mitad de la fiesta azulgrana tras el triplete ganado, molestó al madridista, que señaló que "a mí no se me ocurre acordarme de alguien que no sean los míos" en un momento así. Patinó ahí, pues él mismo se acordó del Atlético tras la final de Champions de Lisboa -"que se enteren los indios de quién manda en la capital"- ganada 'in extremis' por el Real Madrid. "Teniendo en cuenta la rivalidad que hay entre Madrid y Barcelona, las últimas declaraciones de Piqué no ayudan nada", remató en Onda Cero el capitán blanco. 

[Lea aquí: Piqué no falla a la Roja y Del Bosque desactiva el ruido]

Con la presión de defender el título y hacer olvidar la penosa imagen dada en el Mundial de Brasil -última gran cita disputada por la Roja-, la falta de liderazgo se hace notar, según desvelan en privado algunos integrantes del equipo. Esa incomodidad de Sergio Ramos con el entorno azulgrana se hace palpable en ese sentido; igual que en su día el eje blanco/azulgrana formado por Casillas, Puyol y Xavi imponía una clara autoridad, ahora nadie ha recogido ese testigo de verdad y con fuerza. Nadie tira del carro con determinación, lo que antes sí sucedía. Una aparición conjunta de Sergio y Gerard en Periscope podría ayudar a rebajar la tensión, aunque pocos apuestan por la presencia de Ramos...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios