Peter Lim fulmina a su amigo Gary Neville
  1. Deportes
  2. Fútbol
Pako Ayestarán toma el mando

Peter Lim fulmina a su amigo Gary Neville

El Valencia comunicó en la tarde de este miércoles la destitución de Gary Neville como entrenador del primer equipo. Su asistente Pako Ayestarán toma el mando del equipo

placeholder Foto: Gary Neville fue destituido de manera fulminante por el Consejo de administración del Valencia (Cordon Press)
Gary Neville fue destituido de manera fulminante por el Consejo de administración del Valencia (Cordon Press)

El Valencia destituyó a Gary Neville. El técnico inglés, que emprendía su primer gran reto como entrenador de fútbol, tendrá que ver lo que queda de temporada por televisión. No le ha valido ni su amistad con el dueño, Peter Lim, con el que comparte negocios incluso. Es la crónica de una muerte anunciada. Pako Ayestarán se hace cargo del equipo. Se decía de él que veía el fútbol con gran clarividencia durante su anterior etapa como comentarista de televisión, pero ha sido precisamente lo contrario lo que le ha costa el puesto. En el banquillo del Valencia apenas se enteraba de nada...

“El Valencia Club de Fútbol ha rescindido su relación contractual con Gary Neville como entrenador del primer equipo. Después de analizar con detenimiento la situación deportiva, el Club ha decidido realizar este cambio buscando el mejor interés para el Valencia Club de Fútbol en vistas al final de la presente temporada. El Club agradece su trabajo a Gary Neville y le desea la mayor de las suertes en el futuro”, rezaba la comunicación del Valencia. Con el paso del tiempo, el ambiente se ha ido deteriorando de tal manera que el club se ha visto obligado a tomar tan drástica decisión.

La gestión deportiva de Peter Lim está siendo hasta el momento catastrófica. Dejó el club en manos de Jorge Mendes y el agente portugués campó a sus anchas para hacer negocio. Sobre todo cuando Nuno Espírito Santo fulminó a Rufete (manager deportivo) para encargarse personalmente de la política de fichajes. El técnico luso y su representante confeccionaron un grupo que no ha dado la talla y se ha ido resquebrajando poco a poco. El dueño se vio obligado a despedir a su amigo portugués para contratar a su socio británico. Otro movimiento nefasto que ha dejado al Valencia tiritando y con el miedo metido en el cuerpo. Sólo está seis puntos por encima de la línea que marca el descenso.

[Lea aquí: El Valencia, en peligro de estallido social]

La destitución llegó con el técnico en Inglaterra, pues estos últimos días ha estado integrado en la selección británica, donde ocupa el puesto de técnico asistente, labor que seguirá desempeñando y que no dejó con su fichaje por el Valencia. Los malos resultados del equipo, que coquetea con el descenso, contrastaban con el hecho de que el técnico se marchase de la ciudad esta última semana de selecciones. No sentó bien su marcha y eso también influyó en la decisión del Valencia de prescindir del técnico.

Pésimo balance

El balance de Neville en el club ha sido pésimo, de 28 partidos solo ha ganado diez y ha perdido once. Sus 119 días en el banquillo no han mejorado la ya de por sí mala temporada, que comenzó con Nuno en el banquillo. El portugués, que también salió del club en extrañas circunstancias, llegó de la mano de Jorge Mendes, poderoso representante que tiene mucho poder en la toma de decisiones en el Valencia y buena amistad con Peter Lim.

[Lea aquí: Neville se esconde en la grada mientras Ayestaran dirige]

Hace varias semanas, el club tomó una decisión que hoy se desvela como trascendente, al contratar los servicios de Pako Ayestarán, asistente en su época de Rafa Benítez y que conoce de sobra al club y su idiosincrasia. Desde que aterrizó en la capital del Turia, era el español el que dirigía a pie de campo la vida diaria del plantel, el que manejaba el trabajo sobre el césped, mientras Gary Neville lo supervisaba todo desde la grada o al menos alejado de primera línea.

Neville dijo no hace mucho que "fichar a Ayestarán es una decisión mía y si me voy yo, se irá conmigo", para rematar un discurso que se ha revelado sin fundamento con la siguiente frase: "No está en el Valencia para controlar el trabajo porque yo lo dirijo. Ahora tengo un intérprete, hay que decir las cosas una vez y no dos, lo cual es una ventaja". Hoy, aquellas palabras dejan en mal lugar a unos y a otros. Ahora manda Ayestarán.

García Pitarch, clave

La afición del Valencia, como en su día pasó con Nuno Espírito Santo, ha sido la que ha marcado en parte el camino. Tras la derrota sufrida en Mestalla por el Valencia ante el Celta, la grada señaló claramente al técnico británico con el clásico '¡Gary vete ya!', empezando a tener claro la dirigencia que era necesario cortar de raíz con el problema. Y la decisión ha sido prescindir de los servicios del amigo de Peter Lim.

[Lea aquí: García Pitarch: entre el sofá de Benítez y la sombra de Mendes]

Neville sabe que los resultados son la espada de Damocles en el fútbol. "Quiero dar las gracias al Valencia Club de Fútbol, a los aficionados, al cuerpo técnico, a los trabajadores y a los jugadores. Me hubiera gustado continuar el trabajo que empecé, pero entiendo que estamos en un negocio que se basa en los resultados y en los 28 partidos no han estado al nivel que me exigo y que requiere este club", expresó el técnico en un comunicado.

La figura de Jesús García Pitarch ha sido básica en este desenlace. El director deportivo, aterrizado hace escasas semanas de regreso en el Valencia, tuvo claro muy pronto que era necesario dar un golpe de timón, pues estimaba que con Neville en el banquillo, el descenso a Segunda división era una posibilidad real. Llegó un momento, a la vista de diferentes decisiones del técnico a pie de campo, que invitaron al ejecutivo a transmitir a Peter Lim que lo más conveniente era cortar por lo sano.

Peter Lim Gary Neville Valencia CF
El redactor recomienda