Es noticia
Todos quieren a Banega, el futbolista que amuebló su cabeza en el Sevilla
  1. Deportes
  2. Fútbol
Inter y Atlético pujan por el argentino

Todos quieren a Banega, el futbolista que amuebló su cabeza en el Sevilla

Inter de Milán y Atlético de Madrid pujan abiertamente por Éver Banega. El Sevilla, por su parte, se aferra a su lado sentimental para retenerle

Foto: Éver Banega ha recuperado el brillo de antaño a las órdenes de Unai Emery (Reuters)
Éver Banega ha recuperado el brillo de antaño a las órdenes de Unai Emery (Reuters)

“Tiene talento, experiencia y pronto se convertirá en agente libre. Sí, me gusta Éver Banega”. Días después de las palabras de Roberto Mancini, el secretario técnico del Inter de Milán, Piero Ausilio, anunció cortésmente al Sevilla que abrían la negociación para fichar a su mediocentro. Casi al tiempo, el Atlético de Madrid informó extraoficialmente al director deportivo sevillista, Monchi, de que estaban interesados en contratar a Banega, especialmente si, como aseguraban sus abogados, podía desligarse del equipo andaluz sin penalización. A pesar de ello, en Nervión todavía confían en renovar a su jugador. ¿Por qué? “Porque esperamos que recuerde de dónde venía, cómo vino y qué le ha dado el Sevilla”.

La respuesta a esto último la da el propio Banega (Rosario, 1988). “He recuperado la felicidad del fútbol”. Con respecto a lo otro, conviene hacer un somero inventario de sus ‘hazañas’ antes de arribar a Nervión: multas por llegar tarde a los entrenamientos, expulsiones por hacerlo con resaca, detectives y dietistas, sanciones de la Policía por conducir ebrio, un Ferrari de 80.000 euros calcinado en un accidente, una lesión de ocho meses tras partirse la tibia y el peroné al ser atropellado por su propio coche en una gasolinera… Eso sin mencionar el vídeo en el que se masturbaba ante una webcam que se publicó durante su presentación con el Valencia, y que le obligó a soportar las chanzas de las aficiones rivales en su ingreso en la Liga. “Y mejor no hablar de lo del narco…”. Banega fue denunciado hace año y medio por su antiguo representante, Francisco Lapiana, por estafar al fisco en su traspaso de Boca al Valencia, cifrado oficialmente en 15 millones de dólares y oficiosamente en 26. Lapiana está a la espera de juicio por asociación ilícita con la banda de narcotraficantes más violenta de Argentina, Los Monos, para los que presuntamente lavó dinero a través de la compraventa de jugadores. En particular se le señala por la transferencia del actual delantero del Atlético Ángel Correa. Banega, nacido en un suburbio de Rosario, de familia muy humilde (“pasamos tanta hambre que casi nos comíamos el barro”), escapó como pudo de esa red.

El fichaje del taco

Con todo eso, el Sevilla decidió ficharle. Para estupor general, incluido el del propio club.

Es mediodía de julio, 2014, playa de Zahara de los Atunes, Cádiz. El presidente del Sevilla, José Castro, pasea junto a su nieto por la orilla del mar cuando encuentra a un periodista amigo.

- “¿Y qué te parecen los refuerzos?”.

- “Son chicos con talento, pero son promesas, presidente”.

- “Aún nos queda lo bueno, los fichajes del taco, el portero y el centrocampista. Monchi me dice que están al caer”.

Días después, el Sevilla ficha a Barbosa, de Las Palmas, y a Banega, del Valencia. “Presidente, ¿los del taco?”.

- “No me hables, no me hables”.

El Valencia, que contrató con 19 años a Banega por 18 millones de euros, se lo sacó de encima por apenas dos. Muchos parecían, incluso, para el nivel que daba el argentino quien, con apenas 26 años, ofrecía todos los síntomas de un futbolista acabado. Le perseguía su fama de pendenciero y se arrastraba por el campo. Sus primeros partidos con la camiseta del Sevilla resultaron tan descorazonadores que el propio entrenador, Unai Emery, se desmarcó del fichaje. “Yo jamás pedí a Banega”. Hoy es su jugador esencial.

Aquello, queda claro, fue una decisión unipersonal, aparentemente suicida y realmente luminosa del director deportivo Ramón Rodríguez ‘Monchi’. “Me decidió su talento. Conocíamos los riesgos, pero también lo que Éver podía dar si recuperaba su fútbol. Tal vez sea el jugador con más clase que haya firmado en mis 16 años en el cargo”. Además, Emery ya lo conocía. Aunque es discutible que eso resultara un factor favorable para Banega. “¡Usted no ha hecho nada para quedarse aquí!”, le dijo el entrenador en una de las sonadas algaradas que protagonizó con el argentino durante sus exasperantes años en Mestalla. Tanto en el Valencia como en el Atlético de Aguirre/Abel, donde estuvo cedido en 2008, sólo a ráfagas exhibió Banega al tremendo pelotero que llevaba dentro.

“Salía demasiado”

Evidentemente, sus escándalos no contribuyeron a su popularidad entre la hinchada. “Me equivoqué, era joven, salía demasiado”. Propósitos de enmienda que caían una y otra vez en saco roto. En el Sevilla, sin embargo, se agarraron a lo extradeportivo para vislumbrar cierta esperanza con Banega. En una ciudad dada también a la alegría nocturna, Banega se serenó. Le ayudó la familiaridad con Nico Pareja, el capitán sevillista, de quien es vecino de chalet. Apenas sale, cuida su dieta y ejerce de padre, él que lo fue ya a los 18 años de un niño que dejó al cuidado de la madre en Argentina. Los incidentes que Banega ha protagonizado en el año y medio que lleva en Sevilla se cuentan rápido: cero. En paralelo, su fútbol implosionó. Poco a poco, el juego aterciopelado de Banega se fue imponiendo en el Sevilla, hasta hacerse su principal marca de distinción. “La clave es Éver, que va tocando y tocando, empujándote hacia tu puerta casi sin que te des cuenta”, analizó antes de un duelo con el Sevilla Diego Simeone, el hombre que ahora lo quiere para su Atlético. Banega fue esencial en la conquista de la cuarta Europa League y recuperó su puesto en la selección argentina, donde es una pieza troncal en la idea del ‘Tata’ Martino.

Ahora, en esplendor, los dos años firmados por el Sevilla parecen haberse quedado cortos. Existe un tercero, con una cláusula por parte del club para renovarlo automáticamente si juega cinco partidos más. Pero, al ser unilateral, los abogados del futbolista la consideran abusiva y revertible en los tribunales. El Inter y el Atlético también lo creen. Y en Montequinto, entre asado y asado con Pareja, Banega decide su futuro paladeando el mejor sabor de un fútbol para el que parecía abandonado.

Inter de Milán
El redactor recomienda