Villar se defiende al más puro estilo Ruiz-Mateos: '¡Que me querello, leche!'
  1. Deportes
  2. Fútbol
los turbios tejemanejes del presidente de la RFEF

Villar se defiende al más puro estilo Ruiz-Mateos: '¡Que me querello, leche!'

El presidente de la federación de fútbol neutraliza a dos de los siete miembros del TAD y amenaza al resto con querellarse, antes incluso de que le abran expediente... o no

Foto: Ángel María Villar. (Efe)
Ángel María Villar. (Efe)

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) decidió el viernes de la semana pasada volver a posponer hasta mañana el estudio de una posible apertura de expedientes a los presidentes de las federaciones de fútbol (RFEF), Ángel María Villar, y baloncesto (FEB), José Luis Sáez. "Son asuntos muy complejos que necesitan tiempo para pensar", dijo el presidente del citado tribunal, Enrique Arnaldo, que negó que hubiera presiones externas para tomar una decisión. "Presiones no podemos admitir que tengamos, porque no podríamos resolver", comentó. Sí, Arnaldo dijo textualmente "no podemos admitir", lo cual no desmiente que las hayan recibido. Y es que, efectivamente, sería un escándalo que admitieran presiones públicamente, aunque aún más que no las denunciaran donde corresponda...

En su intento por evitar que el TAD decida -o no- abrirle expediente informativo por los presuntos tratos de favor al Recreativo de Huelva y al Marino de Tenerife, Ángel María Villar ha puesto en marcha sus tradicionales y turbios tejemanejes jurídicos. Para empezar, el bilbaíno contrató los servicios de un abogado relacionado con el despacho en el que trabaja Tomás González Cueto, casualmente uno de los siete miembros del TAD. El asesor jurídico de Villar, Gilberto Pérez del Blanco, es abogado externo del bufete Jiménez de Parga, en el que trabaja el mencionado González Cueto. De momento, y en lo que es asumir claramente esta relación y lo que ella conllevaba, Cueto presentó su abstención y se apartó del caso. Uno menos.

Claro que a continuación, Villar contrató al abogado penalista Ignacio Peláez, quien, casualmente también, en 2012 incluyó a González Cueto como número dos en su lista para la candidatura a la presidencia del Colegio de Abogados de Madrid. Y fue el letrado Peláez, famoso por apartar al juez Garzón de la carrera judicial al querellarse contra él por escuchas irregulares en la Gürtel, quien se presentó con un notario en la reunión del TAD para, con la excusa de consultar una información a la que previamente había tenido acceso, amenazar veladamente a sus miembros con querellarse por prevaricación.

La manía persecutoria de Villar

Esto ya lo hizo el propio Villar en un escrito remitido al presidente del CSD, Miguel Cardenal, a quien acusó de dirigir una "persecución pública" contra su persona de "extraordinaria gravedad y que tendrá consecuencias jurídicas". Sin embargo, las amenazas del presidente de la FEF no se sustentan jurídicamente, pues no hay ninguna sanción y, de momento, ni siquiera expediente. Es decir, que en realidad Villar se defiende al más puro estilo José María Ruiz-Mateos, aunque en lugar del famoso "¡que te pego, leche!" con el que el que fuera dueño de Rumasa amenazó a Miguel Boyer, el bilbaíno lo hace de manera silenciosa, como lo hace todo él, y por medio de querellas que sólo tienen la intención de amedrentar, pues, como señalan los expertos, carecen de cualquier fundamento jurídico.

Como quiera que el presidente del TAD, Enrique Arnaldo, también se abstendrá porque hasta hace pocas semanas formaba parte del Comité Jurisdiccional y de Conciliación de la FEF, al final serán sólo cinco jueces, y sin voto de calidad, los que este viernes deberían tomar una decisión. Es decir, que Andreu Camps (mediador del TAS), Fernando Corral (especialista en Gestión Deportiva), María Lidia García (letrada de las Cortes), Koldo Irurzun (profesor de Derecho del Trabajo) y Eloísa Carbonell (Catedrática de Derecho) serán quienes decidan sobre un asunto que en otras circunstancias deberían solventar de manera completamente independiente, aunque presiones externas parecidas a las que han tenido que soportar en el caso Cheryshev (es fácil adivinar de quién) se lo van a impedir.

Cabe recordar que el inhabilitado presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), José Luis Escañuela, ya presentó una querella contra Enrique Arnaldo por un presunto delito de prevaricación administrativa y otro de falsedad en documento público. De momento, Villar amenaza con hacer lo mismo, aunque en su caso de manera preventiva, es decir, antes incluso de que el TAD decida -o no- abrirle expediente y, en consecuencia, inhabilitarle -o no-, algo de lo que también está pendiente su homólogo del baloncesto, José Luis Sáez.

Como siempre, Villar se revuelca en el barro con el único objetivo de perpetuarse aún más en el cargo, de ahí también la Asamblea que ha convocado para el 31 de este mes con la excusa de modificar los estatutos, aunque las elecciones están previstas para el 22 de abril, de ahí que los tiempos no cuadren. Lo dicho, todo sea para crear confusión, ese escenario en el que tan bien se maneja Villar.

Ángel María Villar Consejo Superior de Deportes (CSD) José Luis Sáez Miguel Cardenal Tribunal Administrativo del Deporte (TAD)
El redactor recomienda