quiso marcharse, pero el cholo no le dejó

Saúl se erige como el futuro líder de una medular del Atlético muy mermada

Saúl Ñíguez está en el mejor momento desde que volvió a casa en el verano de 2014. Lleva diez titularidades consecutivas en Liga rallando a un nivel realmente alto

Foto: Saúl se está ganando un sitio en el once del Atlético (EFE).
Saúl se está ganando un sitio en el once del Atlético (EFE).

El Atlético, no conviene olvidarlo, se encuentra como segundo clasificado de la Liga y con una eliminatoria de antemano sencilla en camino en la Champions League. Pero no nos equivocaríamos mucho si decimos que ahora mismo está en el peor momento desde que el Cholo Simeone es entrenador rojiblanco. Nunca había acumulado cuatro partidos consecutivos sin ganar, y en esa racha negativa se ha quedado sin una competición, la Copa, y ha perdido bastantes opciones en otro, la Liga. Pero no es sólo por resultados, sino porque el técnico argentino también ha perdido a Augusto Fernández, que fichó por el Atlético para sustituir a otro lesionado de gravedad, Tiago, y a Diego Godín, con un esguince de rodilla.

Por tanto, la situación en la que se encuentra el Atlético es de extrema delicadeza. Y más teniendo en cuenta que para la próxima jornada de Liga, el sábado contra el Eibar en el Calderón, estará con una defensa y un centro del campo bastante improvisados. Las expulsiones de Filipe y Godín, más la quinta amarilla a Juanfran hará que esté Giménez atrás como único hombre indiscutible y sólo Kranevitter es un pivote posicional natural. Simeone tendrá que recomponer la alineación que todo aficionado rojiblanco se sabía casi de carrerilla, y deberá trabajar psicológicamente sobre su plantilla, bastante tocada por diferentes motivos, no sólo por los resultados.

Lo cierto es que el Atlético de Madrid ha perdido los dos últimos partidos que ha disputado, lo cual debería hacer saltar las alarmas en cualquier equipo con grandes aspiraciones, como es el colchonero. Y en parte así ha sido. Pero la negatividad no se ha instaurado principalmente porque no todo lo que ha sucedido es malo. El juego en esos dos encuentros en los que se ha salido derrotado no ha sido en absoluto malo. Ha tenido bajones por momentos y por eso se produjeron esos resultados, pero la primera parte ante el Celta y casi todo el partido en el Camp Nou fueron de un nivel bastante alto, en realidad. 

Y en buena medida el Atleti mostró un buen juego porque el Cholo se ha visto obligado por las circunstancias a tirar de un hombre en el que no ha confiado del todo en último este año y medio. Saúl Ñíguez está en el mejor momento desde que volvió a casa en el verano de 2014. Si Simeone tenía a todos sus jugadores disponibles, Saúl solía ser el sacrificado habitualmente, más aún cuando se empezó a establecer el centro del campo a tres, puestos que eran indiscutiblemente para Tiago, Gabi y Koke. Pero desde que se lesionó el portugués, Saúl lo ha jugado prácticamente todo. Lleva diez titularidades consecutivas en Liga, de hecho.

Saúl fue, junto a Carrasco, el más peligroso del Atleti en el Camp Nou (Mikel Trigueros/Urbanandsport/Cordon Press).
Saúl fue, junto a Carrasco, el más peligroso del Atleti en el Camp Nou (Mikel Trigueros/Urbanandsport/Cordon Press).

Ha evolucionado enormemente

Jugando de manera constante se ha confirmado una realidad irrefutable en el fútbol: la continuidad permite al futbolista coger confianza, adaptarse al juego colectivo y sentirse cada vez más importante. Eso exactamente ha sucedido con Saúl en los últimos dos meses. Es totalmente lo contrario al niño algo frío y poco participativo en el juego que llegó del Rayo. Allí había progresado muchísimo y madurado al jugar habitualmente de central, pero jugar de interior en el Atleti es otro nivel. El nivel lo tenía, pero el entrenador debía confiar en él y sacárselo de dentro. Los resultados están llegando al fin.

Su perfil de jugador indica que es un interior de largo recorrido, con buena capacidad técnica pero primordialmente defensivo gracias a su despliegue físico y su buena planta. Pero con Simeone ha evolucionado, es mucho más que en centrocampista duro e imponente. Ha depurado la técnica, la cual le permite asociarse con mucha más facilidad, y al estar colocado correctamente, roba muchos balones, pero además es capaz de llegar al área con soltura y como muestra de ello son sus cinco goles o, sin ir más lejos, el gran disparo que supuso una enorme intervención de Claudio Bravo contra el Barcelona.

Saúl es un jugador muy joven todavía, en edad sub-21. Pero como sabe de sus capacidades, no quería estar en el banquillo del Atlético esperando su oportunidad eternamente. Y por tanto, empezó a moverse. No le hizo falta mucho movimiento, porque muchos equipos europeos estaban detrás de él. El Arsenal estaba dispuesto a pagar una millonada por él en este invierno, porque Wenger lo considera un futbolista sensacional con un perfil de Premier muy claro. Pero el Cholo lo frenó... eso, y la lesión de Tiago, claro. Ni siquiera la gran influencia de Jorge Mendes, agente del jugador, en las oficinas del Atleti hizo posible el traspaso. Ahora Saúl ya está consagrado, por lo que la baja de Augusto da menos miedo... y de fondo está la Selección.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios