Es noticia
Menú
Lucas Alario: de sufrir en Segunda a ganar una Libertadores... sin pasar por el quirófano
  1. Deportes
  2. Fútbol
AUTOR DEL GOL DE RIVER EN LAS 'SEMIS' DEL MUNDIAL

Lucas Alario: de sufrir en Segunda a ganar una Libertadores... sin pasar por el quirófano

Hace poco menos de once meses, Lucas Alario brillaba en la segunda argentina. Ahora, es el 'culpable' de que su equipo ganara una Copa Libertadores y se haya metido en la final del Mundial de Clubes

Foto: Lucas Alario celebra su tanto en el Mundial de Clubes ante el Sanfrecce Hiroshima (Efe).
Lucas Alario celebra su tanto en el Mundial de Clubes ante el Sanfrecce Hiroshima (Efe).

River Plate ya está en la final del Mundial de Clubes. El conjunto argentino, después de un sufrido y trabajado partido, consiguió eliminar al Sanfrecce Hiroshima para meterse en el gran partido por el título aunque, en muchas fases del encuentro, el conjunto nipón mereció mucho más. Los reflejos de Marcelo Barovero fueron claves para mantener la igualada en el marcador... hasta que surgió el nuevo ídolo 'millonario': Lucas Alario, el mito de River.

Con sólo 23 años, este joven jugador está viviendo un sueño. Hace sólo 11 meses, Alario jugaba en Primera B Nacional -equivalente a la Segunda española- en un equipo en plena crisis institucional y deportiva. Ahora, es uno de los grandes ídolos de su equipo y se ha convertido en el responsable de los últimos grandes éxitos de River Plate, eso sí, aplazando una operación en su hombro para continuar dando alegrías a un equipo que vuelve a brillar.

Allá por el año 2011, un joven Alario de 17 años debutaba con Colón en el Torneo Clausura. A partir de ese momento, poco a poco fue entrando en el equipo, pero sin tener continuidad en el once inicial. No sería hasta 2014 cuando se ganaría la titularidad, pero por motivos extradeportivos: en pleno Torneo Final y con serios problemas económicos, Colón se quedó sin diez jugadores. Metido en descenso y con un equipo lleno de juveniles, llegó su oportunidad.

Convertido en el nueve titular del equipo, pasó a ser la gran razón para hacer creer a su equipo. Pese a estar desauciados, sus goles consiguieron que Colón evitara el descenso directo y jugara el partido para la salvación: pese a perder la categoría, la imagen del partido sería la de Alario estrellando en el larguero el último remate del partido. De haber entrado, podría haber salvado a su equipo. Pese a ello, decidió no bajarse del barco.

Ni la mala sitiuación económica de Colón hizo que Alario dejara el equipo. En Nacional B, no sólo se ganó la titularidad de manera indiscutible, sino que se convirtió en la gran esperanza de su equipo: pocos meses más tarde, un gol suyo abría el camino del ascenso para el 'Sabalero'. De vuelta a Primera, y pese a las lesiones, pronto confirmó una realidad. Era un jugador llamado a hacer grandes gestas en el fútbol argentino.

Las mejores jugadas de Lucas Alario

Llegar a River... y tiunfar

Así, en julio de 2015, se convertía en nuevo jugador de River. No contento con llegar al conjunto 'millonario', su gran desempeño y sus goles pronto le llevaron a convertirse en un fijo para Marcelo Gallardo. Desde ese momento, sus actuaciones sobre el césped han confirmado que el 'Muñeco' no se equivocaba con Alario. Su gol en la final de la Libertadores y su tanto en las 'semis' del Mundial de Clubes confirman que siempre aparece cuando su club más lo necesita.

Por si fuera poco, en el mes de octubre sufría una luxación de hombro. Negándose a pasar por el quirófano, sigue desde entonces renqueante, afirmando que no se operará hasta que termine el Mundial de Clubes. "Hace un año peleaba por el ascenso con Colón y, ahora, jugar la final en Japón... Son las cosas lindas que tiene el fútbol", aseguró Alario. Un joven delantero que ya sueña con su próximo objetivo: conseguir un nuevo título con River.

River Plate ya está en la final del Mundial de Clubes. El conjunto argentino, después de un sufrido y trabajado partido, consiguió eliminar al Sanfrecce Hiroshima para meterse en el gran partido por el título aunque, en muchas fases del encuentro, el conjunto nipón mereció mucho más. Los reflejos de Marcelo Barovero fueron claves para mantener la igualada en el marcador... hasta que surgió el nuevo ídolo 'millonario': Lucas Alario, el mito de River.

El redactor recomienda