el madrid llega al calderón en el peor momento

Los siete pecados del Cholo Simeone antes del derbi de la capital

Los errores del Atlético de Madrid han sido varios desde que empezó la temporada, pero no han dejado marca hasta ahora, con dos derrotas de manera consecutiva antes de que llegue el Madrid

Foto: Simeone se ha atascado esta temporada (Reuters).
Simeone se ha atascado esta temporada (Reuters).

La segunda derrota consecutiva del Atlético, contra el Benfica, ha empezado a poner nerviosa a la afición rojiblanca. Ha llegado esta mala racha, además, en el peor momento, justo antes de recibir al Real Madrid en Liga. No es una buena perspectiva la que se avecina. El Atleti no pierde tres partidos seguidos precisamente desde que recibiese al Madrid en la vuelta de Copa del Rey 2013-14: en la ida también cayó en el Bernabéu y entre medias perdió en Almería. Tampoco pierde dos partidos seguidos en casa desde mayo de 2013. Si quiere evitar que vuelva a ocurrir, Simeone necesitará expiar casi todos los pecados que ha cometido hasta la fecha.

1. Pérdida de equilibrio

Si por algo el Atlético lleva jugando con una táctica (con sus variaciones mínimas, pero siempre prácticamente la misma) durante los últimos cuatro años es porque Simeone había encontrado el equilibrio perfecto entre su juego recio y de control sin balón y los momentos de velocidad y juego posicional. Sin embargo, desde que empezó la temporada, el Atleti ha sufrido cuando ha estado defendiendo en su área, algo que nunca había pasado y, además, le cuesta un mundo crear ocasiones de gol, las cuales casi siempre salen de la inspiración de un solo jugador, Griezmann.

2. Endeblez defensiva

Este pecado es una consecuencia de lo anterior. Si no se encuentra equilibrio, si las líneas se separan y no hay un buen repliegue defensivo, es normal que se reciban más ocasiones y, por tanto, más goles se encajen. Contra el Benfica, este hecho se agudizó sobremanera, de tal forma que cada contragolpe lisboeta se convertía prácticamente en una ocasión clara para marcar. Los balones largos a las bandas partieron el equipo y los extremos Gaitán y Guedes se encontraban en uno para uno o directamente con espacio para correr. No sólo pasó en Champions, también en Liga. Sin ir más lejos, en el primer partido la Unión Deportiva Las Palmas creó muchas ocasiones a balón parado, uno de los fuertes rojiblancos precisamente.

Jackson lo intenta, pero sigue sin brillar (Reuters).
Jackson lo intenta, pero sigue sin brillar (Reuters).

3. La rotación del ‘9’ no funciona

Desde que Simeone está en el Atlético de Madrid ha tenido siempre un delantero centro muy claro o si ha tenido dos, los ha juntado sin miramientos. Pero este año, con Griezmann como titularísimo, el puesto de acompañante se tiene que repartir entre muchos jugadores, especialmente entre dos: Jackson Martínez y Fernando Torres. El Cholo ha decidido rotarlos constantemente, hasta tal punto de no darles un partido completo a ninguno hasta que contra el Benfica Jackson jugó los 90 minutos. Y el rédito es escaso: dos goles de Torres y uno del colombiano. Sin continuidad, es imposible que un punta coja confianza.

4. Muchos nuevos no aportan nada

De los seis fichajes como tal que ha hecho el Atleti, sólo uno se puede decir que esté destacando sobre los demás: Ángel Correa. Y en realidad, Correa es un fichaje del año pasado, no de este curso, simplemente no pudo debutar antes por sus problemas de corazón ya solventados. El resto de fichajes son una incógnita. Filipe Luís es el que más ha jugado, pero no es (aún) el gran lateral que se marchó al Chelsea. Savic sólo ha jugado un partido, y Carrasco no ha jugado mucho más, porque en total sólo ha disputado 95 minutos. Vietto no suma en total de minutos ni dos partidos completos y Jackson pese a jugar bastante, sólo lleva un gol. Thomas, por cierto, aún no ha debutado.

Griezmann lo ha jugado prácticamente todo (Reuters).
Griezmann lo ha jugado prácticamente todo (Reuters).

5. Sobreexplotando a Griezmann

Contra el Benfica, Griezmann no completó un partido por segunda vez en la temporada. La anterior vez fue en la primera jornada contra Las Palmas. El resto lo ha jugado todo, todito. Pero es comprensible que así haya sido, porque el borgoñón es de largo el jugador más en forma del Atlético. Sus cinco goles y tres asistencias justifican todo lo que ha jugado, más teniendo en cuenta lo poco que han aportado los demás al equipo. Por ello resultó hasta extraño que fuese sustituido cuando perdía contra los portugueses. Pero para uno en gran estado que tiene, Simeone se lo tiene que guardar un poco para el derbi.

6. No encuentra solución a la baja de Koke

Esta es quizá la clave para el bajo rendimiento del Atlético en estos últimos partidos. En el primer día sin Koke, Simeone apostó por la velocidad de Ferreira Carrasco contra el Getafe, pero no funcionó y se lo cargó rápidamente. Ante el Villarreal, en la segunda derrota liguera, eligió a Saúl Ñíguez, pero visto queda que tampoco fue la solución. Y contra el Benfica, optó por formar otra vez con un tridente ofensivo que tuvo una fase de buen juego y asociación, pero que se desmoronó en cuanto las cosas se pusieron complicadas. ¿Cuál será la solución ante el Madrid? Difícil de prever.

7. El buen juego, con cuentagotas

Y este último pecado es la conjunción de todos los demás. Es imposible que sin conseguir nada de lo anterior, el Atlético juegue bien. Es cierto que nunca con el Cholo se ha caracterizado por brillar con la posesión, pero siempre ha tenido fases de buenas combinaciones, momentos de lucidez que hacían vibrar al respetable del Calderón. Pero en esta temporada, eso no está ocurriendo nunca, o muy poco. De hecho, sólo se podrían contar dos excepciones: una buena primera parte en Sevilla y media hora notable contra el Benfica. El resto, un desierto sin agua y con goles de Griezmann.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios