el portugués mima ahora al '9' que no quería

Nuno pasa de la patada en el culo a recuperar la mejor versión de Negredo

Pasó de enseñarle la puerta de salida a darle cariño, viendo cómo era imposible vender al delantero madrileño. Y Álvaro Negredo no le falló a Nuno cuando llegó la hora de la verdad

Foto: Negredo celebra el gol que clasificó al Valencia para la fase de grupos de la Champions League (EFE)
Negredo celebra el gol que clasificó al Valencia para la fase de grupos de la Champions League (EFE)

La larga carrera iniciada hace un año acabó en el Luis II de Mónaco. Jugar la Champions League era de obligado cumplimiento para un Valencia que necesita los millones de euros que garantiza disputar esta competición. Fracasar en El Principado habría provocado una catástrofe a todos los niveles, empezando por el económico y acabando por el social. Pero apareció Negredo nada más comenzar el partido para allanar el camino al equipo valenciano. En la banda, Nuno abría los brazos alborozado tras el gol de un futbolista que se ha propuesto recuperar cuando hace apenas unas semanas le comunicó que se buscara otro equipo en el que jugar.

El rendimiento de Negredo no estuvo a la altura esperada la pasada temporada. Aterrizado en Valencia como guinda del proyecto, sólo marcó 7 goles entre todas las competiciones, siendo su juego muy discutido de principio a fin. El jugador empezó a escuchar a su alrededor que su futuro peligraba seriamente para el nuevo ejercicio, aunque el club valenciano tuviera que ejercer de manera obligatoria la opción de compra estipulada con el Manchester City desde agosto del año pasado. “No me voy a ninguna parte”, decía entonces, pero sabiendo que estaba bajo sospecha a ojos de su entrenador y de la cúpula directiva.

Se marchó de vacaciones consciente de que algo debía cambiar para seguir jugando en el Valencia. Aunque ese siempre fue su deseo, sabía que en el club se murmuraban cosas y que su futuro no estaba nada claro. El futbolista madrileño aprovechó esas semanas alejado de la actividad para meditar y también para poner el físico a punto para cuando tocara comenzar a acumular kilómetros en los primeros días de pretemporada. Regresó con el cuerpo más estilizado cuando se puso de nuevo a las órdenes de Nuno, prueba de que afrontaba el nuevo curso perfectamente mentalizado para rendir lo que no hizo la pasada temporada.

Nuno pasa de la patada en el culo a recuperar la mejor versión de Negredo

Un jarro de agua fría

Tras el período de asueto, allá donde iba manifestaba sus deseos de revertir la situación. En cualquier entrevista que concedía, el mensaje era similar: firme deseo de triunfar en el Valencia. Pero en esto llegó Nuno y le tiró encima un jarró de agua fría a las primeras de cambio. Sólo se llevaban unos días de pretemporada y el entrenador fue muy claro; directamente le comunicó que no entraba en sus planes y que el club ya manejaba algunas ofertas que habían llegado a la zona ejecutiva del club. El nombre de Jackson Martínez sonaba entonces como sustituto de Negredo, igual que días antes había sido Falcao el protagonista, ambos protegidos por el paraguas de Jorge Mendes, el agente que maneja la política deportiva del Valencia.

Empezó a vincularse a Negredo a diferentes clubes. Sevilla, Liverpool, West Ham… El Valencia se movía para encontrarle acomodo, pero pasaba el tiempo y la puerta de salida no se abría de par en par. Y el delantero seguía apretando los dientes para intentar voltear su complicada situación. Su pensamiento seguía siendo el mismo, quedarse en la capital Turia a toda costa. Nuno, por su parte, también empezó a asumir que Álvaro seguiría formando parte de su plantilla para esta temporada.

Nuno y Negredo se saludan tras un partido de la pasada temporada (EFE)
Nuno y Negredo se saludan tras un partido de la pasada temporada (EFE)

Cambio de plan

El entrenador portugués cambió de táctica sobre la marcha. Con una eliminatoria fundamental para iniciar con buen pie la temporada -de haber sido eliminado el Valencia, el incendio sería ahora de importantes proporciones-, Nuno Espírito Santo hizo un acercamiento a Negredo, sabiendo que podía ser un jugador importante cuando la hora de la verdad estaba próxima. Pasó de enseñarle la puerta de salida a acomodar al delantero en un lugar más confortable del vestuario para que se sintiera a gusto. En una palabra, le hizo sentir que volvía a estar en casa con todas las de la ley.

Las pruebas han sido más que evidentes en los últimos días. Tras dar la titularidad a Paco Alcácer en el partido de ida ante el Mónaco, le mandó al banquillo consecutivamente en Vallecas y el Luis II para darle los galones a Negredo. Sorprendió la decisión del técnico cuando llegó el momento cumbre en El Principado. Pero Nuno se ha propuesto exprimir al máximo al madrileño y éste ya ha demostrado con hechos -al menos por el momento- que está dispuesto a recuperar su mejor versión. Toca ahora manejar con tino el reparto de minutos, pues su trayectoria reciente avala a Alcácer. “A mi familia y a mi gente, que en lo bueno y en lo malo han estado conmigo”, resumió Negredo cuando se le preguntó por la dedicatoria del decisivo gol marcado en Mónaco, para dejar claro que los últimos no han sido sus mejores tiempos. Tal vez esa magistral vaselina suponga el inicio de una nueva y feliz etapa.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios