la ejemplar decisión del juvenil del levante

El ingeniero Albalat se va con el balón a otra parte porque lo primero es estudiar

Miguel Albalat decidió abandonar su carrera como jugador en el Levante para estudiar una ingeniería en Alemania, pues considera que los libros son los que le darán de comer en el futuro

Foto: Miguel Albalat posa delante de la RWTH Aachen University
Miguel Albalat posa delante de la RWTH Aachen University

'Futbolista con padre'. Así se suele calificar al clásico jugador cuyo progenitor sólo piensa en ver a su niño algún día en la élite del fútbol. Sin pensar que sólo llegan a la cima unos pocos, los estudios dejan de ser una prioridad porque mandan el balón y el césped. Por eso, cuando aparece un futbolista de edad Juvenil -y con opciones de alcanzar la cima en un club de Primera- que da prioridad a los libros antes que al balón se convierte en una 'especie extraña' en un mundo en el que los jóvenes suelen abandonar los estudios a las primeras de cambio. Es el caso de Miguel Albalat, que no ha dudado en seguir su formación académica lejos de España porque considera que los estudios son los que le garantizan una futura vida profesional solvente. Juvenil del Levante, ha emigrado a Alemania para continuar estudiando; siempre ha tenido claro que será en las aulas donde labrará su futuro, cosa que el balón no le garantiza.

Al mismo tiempo que acababa hace semanas la temporada futbolística con el Juvenil de Liga Nacional del Levante, Miguel terminaba el curso con los correspondientes exámenes de selectividad, superados con solvencia y brillantez. Llegó el momento de tomar una decisión sobre el mejor rumbo que tomar y el joven futbolista no tuvo dudas, consideró que continuar su vida ligada a los libros era lo mejor que podía hacer pensando en el futuro. Y su decisión, personal e intransferible, simplemente fue aceptada por su familia. Ni un solo reproche, todo lo contrario. Miguel estaba quemando etapas en el club granota y su destino era subir un peldaño más esta temporada. Lo normal es que este defensa (lateral derecho o central) jugara en el Juvenil División de Honor del Levante esta próxima temporada, pero decidió que seguir estudiando era lo más acertado. Y Miguel ya está en Alemania. Llegó el pasada semana convencido de haber elegido el camino correcto. 

Con 18 años recién cumplidos y un 8 de nota tras superar la selectividad, Miguel siempre tuvo claro que comenzar una carrera era mucho más importante que centrar todos sus esfuerzos en el fútbol. Decisión personal respetada por sus padres, eligió Alemania para iniciar su vida universitaria. Educado en un colegio alemán, con su correspondiente sistema educativo, estimó que para estudiar Ingeniería Industrial, nada mejor que hacerlo en tierras alemanas. Miguel buscó una buena universidad, pero en una ciudad que al mismo tiempo le ofreciera la posibilidad de seguir jugando al fútbol. Investigó varias hasta que dio con la adecuada para seguir estudiando y jugando. Hace unos días aterrizó en Aachen, una ciudad de ambiente universitario y que ha acogido a Albalat. Un lugar con una universidad de prestigio y un lugar que le dará la oportunidad de seguir jugando al fútbol.

Progresar como hombre y como futbolista

La empresa Promoesport, con contactos en el extranjero, fue la elegida por el jugador para que le ayudara a encontra el lugar adecuado. Un caso excepcional para una compañía que entre sus numerosos clientes cuenta con Diego Alves, Aleix Vidal o Denis Suárez. No se trataba de negociar cifras y años de contrato como es habitual, se trataba de encontrar un club establecido en una ciudad en la que Miguel pudiera estudiar Industriales. Y al final, universidad y fútbol se unieron en la vida del futbolista. El histórico Alemannia Aachen es el club en el que ya se ha integrado Miguel. “Hay mucha pasión por el fútbol en esta ciudad y el club tiene muchos aficionados. Creo que en este club puedo progresar y seguir mi formación futbolística”, explica en charla con El Confidencial un entusiasmado futbolista que en principio formará parte del equipo filial, que milita en la quinta categoría.

Miguel ya tiene plaza en la prestigiosa de RWTH Aachen University, donde en el mes de septiembre comenzará a estudiar Industriales, compaginando los estudios con el balón. Aterrizó en Aachen la pasada semana y ya ha empezado los entrenamientos. El club tiene una rica y centenaria historia -fue fundado en 1900 por un grupo de estudiantes-, aunque graves problemas financieros le obligaron hace tres años a descender hasta la 'Regionalliga' -cuarta división del fútbol germano, una Segunda B española-, por una deuda de unos cuatro millones de euros que no pudo saldar. El Alemannia Aachen, un clásico de la segunda división alemana, vivió el capítulo más negro de su historia, pero ahora atisba en el horizonte un futuro mejor, con el ascenso como claro objetivo para esta temporada.

Estudiante brillante, desde Alemania reconoce que “mis padres me inculcaron siempre que los estudios están por encima del fútbol; como futbolista un día puedes estar arriba y otro abajo, puedes lesionarte, entran en juego muchas circunstancias… Por eso siempre tuve claro que seguiría con los estudios, aunque sin abandonar el fútbol”. “Nadie me obligó a nada, la decisión de dejar Valencia y venir a Alemania a estudiar una ingeniería ha sido mía; mis padres siempre me han ayudado en todo y dejaron la decisión final en mis manos”, resalta Miguel.

Imagen de la RWTH Aachen University (FOTO: www.rwth-aachen.de)
Imagen de la RWTH Aachen University (FOTO: www.rwth-aachen.de)

“Dejar los estudios es un error”

“Si a mi edad estuviera ya en el primer equipo o tuviera el talento de Messi, tal vez estaríamos hablando de otra cosa, pues el escenario sería diferente”, reconoce el futbolista, que recuerda que muchos compañeros de su edad “dejan los estudios, lo que considero un gran error; considero que se equivocan dejando los libros porque el mundo del fútbol es muy complicado y llegan pocos a la élite. Desde luego, mi consejo a los futbolistas de mi edad es que continúen con sus estudios”. El Levante entendió el planteamiento de Albalat y le dejó marchar, a pesar de ser un jugador con el que contaba para esta próxima temporada.

En estos primeros días, medita donde instalarse en Aachen. Toca decidir si compartir piso con otros compañeros de equipo o establecer su cuartel general en una residencia de estudiantes. Lo que sí tiene claro, si el fútbol no marca otra cosa, es que “me quedaré en Aachen los cuatros años que dura la carrera”. Miguel centrará la mayor parte de esfuerzos en los estudios, pero su carrera futbolística seguirá su curso. El balón no quedará en un rincón de su vida. Para nada. “Mi objetivo, si es posible, es llegar al primer equipo del Alemannia Aachen algún día. Las perspectivas del club son buenas y confía en ascender esta temporada para recuperar pronto el sitio que ocupó casi siempre”.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios