Silbar el himno no estaba incluido en la entrada para la final de Copa, ¿o sí?
  1. Deportes
  2. Fútbol
cardenal, presidente del CSD, apunta a mas

Silbar el himno no estaba incluido en la entrada para la final de Copa, ¿o sí?

Miguel Cardenal acusa a Artur Mas de "no tener valor para pedir respeto al himno de España". Antiviolencia se reúne hoy y se sospecha de "instituciones ajenas al fútbol"

placeholder Foto: Artur Mas habla con el rey Felipe VI en el palco del Camp Nou. (EFE)
Artur Mas habla con el rey Felipe VI en el palco del Camp Nou. (EFE)

Martes, 16 de octubre de 2012.Partido clasificatorio para el Mundial 2014 que se disputa en el Vicente Calderónentre España y Francia.Con las dos selecciones formadas sobre el terreno de juego, suena por megafonía La Marsellesa,y enla grada que rodea al palco del estadio madrileño, presidido por elrey Juan Carlos I, son pocos los aficionados que se ponen enpie como muestra de respeto. Pero ahí no queda la cosa: el himno nacional francés es silbado poruna gran parte del estadio.Lo ocurrido en este encuentro internacional sirve de ejemplo para concluirque el problema de raíz es la falta de educación y civismo de muchos aficionados al fútbol, y precisamente por ellolo fácil que resulta utilizar las gradas de los campospara exhibirdiferentes reivindicaciones políticas. Y es aquí donde entra en escena la perversión de algunas instituciones u organizacionesde no sólo no pedir respeto, sino de incluso justificar la falta de este.

Tal y como estaba previsto, el himno de Españaque el sábado sonóen el Camp Nou antes del comienzo de la final de la Copa del Rey entre el Athletic y el FC Barcelonafuerecibidocon una estruendosa pitada, que alcanzó los 119 decibelios. Era la primera final coperapresidida por Felipe VI como monarca, peroen las dos anteriores disputadas entre ambos equipos, con Juan Carlos I como rey, la situación fue similar: pitadas tanto en el Calderón madrileño, en 2012, como en Mestalla, de Valencia, en 2009. Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD),acusa directamente a Artur Mas, presidente de la Generalitat catalana, de "no tener el valor de pedir respeto al himno de España, tal y como hizo, por ejemplo, Oriol Junqueras, presidente de ERC". "La Generalitat tiene que decirlo alto", añade Cardenal, para sentenciarque "no se puede pedir a la ciudadanía lo que los responsables políticos no obedecen".

El secretario general del Deporte de la Generalitat, Ivan Tibau, confirma en cierto modo las acusaciones de Cardenal, pues aseguraque "hay que ser muy ingenuosi piensas que,en un partido como el del sábadoy en la situación en la que estamos, no se va a pitar el himno". Es decir, que, al igual que Artur Mas, considera que silbar el himno de España estaba incluido en el precio de la entrada para la final de Copa. Además, Tibau calificóde "impresionante" la rapidez del comunicado del Gobierno central sobre los pitosy recalcóque "los clubes actuaron perfectamente antes del partido, e ir a buscar culpables será muy complicado. Con amenazas antes del partido, lo único que se consigue es una pitada monumental.Vi al rey Felipe VI mucho más tranquilo que los miembros del Gobierno. Ve las cosas diferente y con más frialdad", y aseguró que la Generalitatestará"junto al Barça" y evitaráque "los clubes implicados tengan ninguna responsabilidad" en la pitada.

Lo que sí parece evidente, aunque precisamente deello se aprovecharanlos políticos,es que cuanta más repercusión o importancia previa se le dieraa un acto como el ocurrido en el Camp Nou, más posibilidades había de que la pitada fuera, como fue, tan estruendosa como generalizada. A la falta de educación y civismo que semana tras semana se exhibe en algunos campos de España, se unió esta vez el hecho de que todas las miradas y, sobre todo, todos los oídos, estaban puestos en el himno que sonó antes de la final entre Athletic y Barcelona.

Vídeo: Pitada al himno español en la final de la Copa del Rey

Se sospechade instituciones ajenas al fútbol

La Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte se reúne este lunespara analizar los hechos ocurridos en el Camp Nou.La reunión, según un comunicado de la Presidencia del Gobierno, tiene el objetivo de "proceder a denunciar las actuaciones inconvenientes y, en su caso, proponer las sanciones que fueran procedentes, en aplicación de la vigente legislación, cuyos principios deben ser preservados". "Hay que ver qué medios han puesto los clubes para que no ocurriera", señala Cardenal, aunque noapunta aAthletic yBarça como principales responsables. De hecho, lo normal es que a los clubes se les pidan explicaciones y si estas resultan convincentes, como las que ofreció ayer Josu Urrutia, no sean sancionados.

Sin embargo, el presidente del CSD síestá convencido de que, "siha habido organizaciones que han suministrado objetos y lo han fomentado, pueden ser también responsables. Ha habido instituciones que han suministrado material. La mayor responsabilidad va a estar en personas e instituciones ajenas al fútbol. Ha sido el intento de contaminar un evento deportivo", añade Cardenal.A la espera de los informes policiales, se cree que entre cinco y siete asociaciones estuvieron detrás de la pitada, y en este caso Antiviolencia sí parece que será inflexible e impondrá importantes multas económicas.

El Gobierno Vascoconsideraque es un "error" pretender sancionar a los clubes y afirma que está "fuera de lugar" llevar esta cuestión a la Comisión Antiviolencia.El Ejecutivo presidido por Iñigo Urkullu, que estuvo presente en el Camp Nou, dejóclaro que su gobierno "es y será siempre partidario del respeto institucional en todos sus ámbitos y en todas sus manifestaciones y expresiones, también entre las propias instituciones".

Cardenal ya avisóque en el supuesto de que los aficionados pitasen el himno español existiría "una responsabilidad individual de las personas que puedan llevar a cabo este comportamiento" y que en el "ámbito disciplinario deportivo" la Comisión Antiviolencia "apurará todas las opciones que la legislación concede respecto al organizador del evento y los equipos participantes".Tanto el Athletic como el Barcelona y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) –esta como organizadora de la final–fueron informados de esa posibilidad a través de una carta firmada por el propio Cardenal y por el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

El vicepresidente del Barcelona, Carles Vilarrubí, aseguróque el club catalán será "reactivo" si es sancionado por la pitada al himno español y que recurrirá una eventual sanción que, a su entender, sería "totalmente injusta". "Dijimos públicamente que nuestra posición era la de respeto a las instituciones, a las personas y a loshimnos. No nos tocaba ir más allá", afirmó.

Manos Limpias:Villar, "cooperante necesario"

Y si no había suficientes frentes abiertos, Manos Limpias denuncióante la Fiscalía a los aficionados que asistieron a la final por un delito de ultrajes a España ante "la enorme y masiva pitada al himno nacional", y al presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, por "ser cooperador necesario". Además, la denuncia incluye a la delegada del Gobierno en Cataluña "por omisión imprudente al no evitar los hechos delictivos", en relación con la pitada al himno.

Cabe recordar que el PSOE manifestó surepulsa "por los comportamientos incívicos" y en un comunicado indicó que"las manifestaciones de crispación y falta de respeto tan solo añaden tensiones innecesarias al entendimiento por el que apuestan mayoritariamente los ciudadanos".Los socialistas añaden que "tan libre debe ser el sentimiento nacional de cualquier ciudadano o ciudadana, como exigible el respeto por los símbolos que marca la Ley".

Rey Felipe VI Camp Nou Euroliga de Baloncesto Consejo Superior de Deportes (CSD) FC Barcelona Miguel Cardenal Athletic Club
El redactor recomienda