Nuno pisó la manguera y el vestuario del Valencia ardió en llamas
  1. Deportes
  2. Fútbol
se negó a regar el campo y su equipo se rebeló

Nuno pisó la manguera y el vestuario del Valencia ardió en llamas

Marcelino se quejó de que el césped de Mestalla no se regó y cruzó dardos en sala de prensa con un Nuno que también recibió reproches de sus propios jugadores por haber pisado la manguera…

Foto: Nuno, pensativo, durante un partido del Valencia en Mestalla (EFE)
Nuno, pensativo, durante un partido del Valencia en Mestalla (EFE)

La sala de prensa de Mestalla se convirtió durante unos minutos en un campo de batalla. Primero disparó Marcelino y posteriormente respondió Nuno EspíritoSanto. Con una temperatura de 25 grados y el sol en todo lo alto, el entrenador del Valencia decidió no regar el césped, cosa que incomodó a su colega del Villarreal, que se quejó ante los medios. A quienes molestó de verdad la decisión del técnico portugués fue a sus propios jugadores, que acabaron encendidos por la decisión de su superior.

Marcelino, que como el club apuesta por un fútbol elaborado y atractivo,abrió el fuego cruzado diciendo que si se hubiera regado el campo, “se hubiera visto un partido más dinámico. Estoy satisfecho del respeto que generamos al Valencia antes del partido. Que no se riegue es un motivo de satisfacción”. Y desde el otro lado, el luso replicó: “No sé a qué se debe su enfado. Hemos acabado mucho mejor que el Villarreal, que ha perdido el tiempo, buscando frenar a nuestro equipo. Eso quizás lo podía comentar su entrenador”. Los futbolistas del Valencia, aunque nunca lo dirán, estuvieron de acuerdo con el planteamiento del técnico del Villarreal. No entendieron asu propio entrenador.

El Valencia cedió la tercera plaza -la recuperó el Atlético de Madrid- tras empatar sin goles con el Villarreal. El partido estaba trabado y los futbolistas locales, en el descanso del partido, le pidieron a Nuno que ordenara regar el seco y lento terreno de juego. Y el jefe se negó en rotundo, provocando un importante malestar entre la tropa, que no entendió que ni siquiera se debatiera el asunto. “Aquí mando yo”, vino a decir el técnico, consiguiendo que el vestuario ardiera en llamas. El cabreo de los jugadores fue de consideración, multiplicado tras no sumarlos tres puntos finalmente.

Actitud autoritaria

Los futbolistas hicieron ver a Nuno que en esas condiciones, con un campo en el que el balón no rodaba con rapidez, lo mejor era tirar de manguera para que en el segundo tiempoel Valencia tuviera unas condiciones más favorables para sumar tres puntos fundamentales. El entrenador portugués no sólo no abrió el diálogo con el colectivo, sino que lo cerró a las primeras de cambio, lanzando un mensaje cargado de autoritarismo que no agradó lo más mínimo a los jugadores. Y no es el primer episodio de estas características...

El equipo se fue quemado a casa, pensando que con un campo regado el resultado podía haber sido otro. El mensaje que lanzó el entrenador con la decisión de no accionar los aspersores del terreno de juego fue de equipo menor. Ya sucedió lo mismo cuando Barcelona (0-1) y Real Madrid (2-1) visitaron Mestalla, pero las condiciones climatológicas no eran las mismas. Este pasado domingo el sol había dejado el piso sin humedad y el Valencia cedió dos puntos vitales, cuando toca visita inminente a San Mamés, mientrasCamp Nou y Santiago Bernabéuaparecenen el horizonte.

No es la primera vez que técnico y equipo chocan. La actitud dominante de Nuno EspíritoSanto -el técnico renovó hasta2018- ha provocado más de una fricción y este último episodio no ha ayudado mucho a que las relaciones de los jugadores con el técnico se suavicen. Los resultados obtenidos por el equipo hasta el momento mantienen un ambiente de calma -no siempre fue así-, pero con el Sevilla -quinto en la tabla- a sólo tres puntos, la situación puede variar de manera radical si el equipo valenciano sale de la ‘zona Champions’. El portugués, cerrando el grifo de Mestalla, tensó un poco más una cuerda que los resultados acabarán rompiendo o no…

Valencia CF
El redactor recomienda