el triunfo le permitirá que no se le dé vueltas

Sin centro del campo y sin posesión: a Luis Enrique el estilo del Barça le da igual

Los catalanes se llevan el Clásico y dejan al Real Madrid a 4 puntos en la Liga, pero su juego se aleja de un modelo que les ha dado grandes éxitos y del que los culés se sentían orgullosos

Foto: Sin centro del campo y sin posesión: a Luis Enrique el estilo del Barça le da igual

El FC Barcelona ganó el Clásico y deja al Real Madrid a cuatro puntos de distancia a falta de nueve partidos para que concluya el campeonato. No es una diferencia como para verse campeones, y más teniendo en cuenta que al conjunto azulgrana le quedan encuentros tan complicados como recibir al Valencia y visitar al Espanyol en Cornellà y al Atlético en el Vicente Calderón, pero la victoria de ayer mete presión al Madrid, al que no le queda ya margen para equivocarse. El Clásico dejó claro además que a Luis Enrique el estilo le da igual, para desesperación de los guardianes de las esencias a los que al menos les queda el resultado. 

Pierde así el Barça un modelo que le ha dado grandes éxitos y del que los culés se sentían orgullosos, pero el triunfo propiciará que se le dé menos vueltas. Por si quedaba alguna duda de cuál es ahora la idea, Mascherano, al término del partido, soltó en declaraciones a Canal+: “El fútbol es todo, no solo tener la posesión. Este club ha tenido siempre un modelo que respetamos, pero el fútbol no es solo tener la pelota”.

Sin centro del campo, sin pausa y sin posesión del balón. Así jugó el Barça de Luis Enrique ayer. El primer gol llegó gracias a una jugada de estrategia (de las que se encarga Unzué y ya van cinco tantos así) y el segundo de contragolpe; un pase largo de Alves a Luis Suárez. El Barcelona de los mediocampistas se extingue y el centro del campo se usa muchas veces para ver cómo pasa el balón por arriba. En la primera mitad el Madrid pudo hacerle mucho daño si hubiese aprovechado sus ocasiones. El plan del conjunto azulgrana entonces fue ninguno. Desarbolados y replegados atrás y con Messi perdido en la banda derecha sin conectar con la pelota. Un dato: El argentino disparó por primera vez a puerta en el minuto 73’.

Tras el segundo tanto, el panorama cambió para el Barça de forma radical y solo la falta de acierto de Neymar y las buenas intervenciones de Casillas evitaron que el resultado fuera más amplio. Entonces, solo entonces, fue cuando Luis Enrique volvió al guión original: intentar tener la pelota. Los tres cambios fueron de centrocampistas: Busquets por Rakitic, Iniesta por Xavi (como ya se quejó el de Fuentealbilla tras el Rayo, efectivamente, parece que no pueden jugar juntos) y Rafinha por Neymar. Las posesiones no fueron tan largas como a priori se suponía porque el equipo no pretendió entonces controlar el partido, sino marcar el tercer gol. El objetivo no se consiguió y el goal-average, el Madrid ganó 3-1 en el Bernabéu, siendo favorable al conjunto blanco.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios