Es noticia
Menú
Javi Gracia bajó de las nubes al Barça para dejar claro que Neymar y Messi son mortales
  1. Deportes
  2. Fútbol
los cracks no aparecieron en ningún momento

Javi Gracia bajó de las nubes al Barça para dejar claro que Neymar y Messi son mortales

Javi Gracia, técnico del Málaga, desconectó de principio a fin el plan de Luis Enrique. El Barcelona nunca pudo con un equipo que bajó a la tierra a Messi y Neymar, que estuvieron desaparecidos

Foto: Messi y Neymar estuvieron desaparecidos ante el Málaga (EFE)
Messi y Neymar estuvieron desaparecidos ante el Málaga (EFE)

En cualquier rincón de la Ciudad Condal se daba por hecho que el Barcelona agarraría el liderato después de eternas jornadas de dictadura blanca. Pero el Málaga estropeó la fiesta blaugrana y se llevó los tres puntos del Camp Nou ante la sorpresa general. Tras once triunfos consecutivos, el equipo de Luis Enrique mordía el polvo. Principalmente, porque en el otro banquillo su colega Javi Gracia diseñó un plan perfecto para desconectar a su rival, empezando por sus figuras. Leo Messi y Neymar estuvieron desaparecidos de principio a fin; fueron sombras irreconocibles, sobre todo en el caso del argentino, que en este 2015 se había disparado a golpe de gol.

Javi Gracia tiene buen cartel en el gremio. Lo suyo no es el glamour y sí el trabajo. En todos los lugares en los que estuvo se destacó su capacidad para sumar horas de esfuerzo. De sol a sol. De los primeros en llegar -si no el primero- y de los últimos en marcharse a su casa, el Málaga no tuvo dudas cuando los que toman las decisiones se vieron cara a cara con el técnico navarro. Tras una sufrida temporada en la que el Málaga certificó la salvación a última hora, ahora sueña con volver a pasearse por Europa.

Habituado a entrenar a equipos modestos, esta etapa en el Málaga puede abrir los ojos a clubes de mayor categoría y presupuesto. La temporada pasada no pudo evitar el descenso de Osasuna -se hizo cargo del equipo con la temporada ya iniciada-, pero en Cádiz y Almería saben de su categoría, pues firmó dos ascensos, a Segunda y Primera, respectivamente. Tipo muy metódico y estudioso, prepara de manera concienzuda todos los partidos. Se pudo comprobar perfectamente en el Camp Nou, donde todos sus jugadores supieron que hacer en todo momento.

Un solo disparo de Leo

En el partido de la primera vuelta, los cronistas que estuvieron en La Rosaleda hablaron de “un Messi desaparecido”. En el partido del Camp Nou, fue peor. Tanto en el caso del argentino como en el de Neymar. Las estadísticas son demoledoras. Máquinas de golear en los últimos tiempos, en la tarde del sábado ofrecieron una versión muy alejada a la esperada. Leo sólo disparó una vez a gol al lanzar una falta y el balón se marchó lejos de la portería. Algo inaudito cuando hablamos de un futbolista que marchaba navegaba en este comienzo de año. Neymar lo intentó en tres oportunidades, pero nunca estuvo cerca de batir a Kameni. Muy gris la tarde del brasileño.

Messi es otrodesde la derrota sufrida por el Barcelona en Anoeta y que provocó un terremoto en el club al salir a la luz la guerra -aún sigue vigente- entre Luis Enrique y el jugador. Leo parecía haber recuperado un nivel excelso, lo que le permitió colocarse a sólo 2 goles de Cristiano Ronaldo en la lucha por el Pichichi. Pero llegó el Málaga y su entrenador le dejó en la más absoluta oscuridad. Leo y sus compañeros de tridente perdieron 88 balones, lo que habla bien del entramado táctico del rival. Entre los tres, sólo 5 disparos a puerta, siendo Luis Suárez el que más cerca estuvo de marcar, además de aparecer mucho más que sus dos compañeros de ataque.

Luis Enrique, abatido

“No pararé hasta sumar los mismos Balones de Oro que ha ganado Messi”. Lo dijo Cristiano Ronaldo tras recoger el último Balón de Oro el pasado 12 de enero en Zúrich. Messi estaba a unos metros y aquella frase pareció picarle, pues desde entonces ha sido letal casi siempre. He recuperado el terreno perdido y suma los mismos goles que el portugués -37- en lo que llevamos de temporada. Mientras el madridista sólo ha marcado 5 goles en este 2015, Messi suma 14. Ante el Málaga mostró una imagen sorprendente que recordó a la de algunos partidos del inicio de la actualtemporada.

Luis Enrique, abatido, no tuvo problemas en reconocer que el Málaga completó un excelente partido. Subrayó que la derrota "hacedaño y hasta pudo sermerecida". El asturiano señaló que "en el primer tiempo estuvimos más o menos bien, pero cometimos un error y elrival lo aprovechó. En el segundo tiempo, hubo un momento en el que no mostramos nuestro mejor nivel, niindividual nicolectivamente". Y para acabar subrayó que "nos faltóequilibrio y paciencia, además de que pecamos defalta de efectividad. En fin, me gustaría que fuera un accidente".

En cualquier rincón de la Ciudad Condal se daba por hecho que el Barcelona agarraría el liderato después de eternas jornadas de dictadura blanca. Pero el Málaga estropeó la fiesta blaugrana y se llevó los tres puntos del Camp Nou ante la sorpresa general. Tras once triunfos consecutivos, el equipo de Luis Enrique mordía el polvo. Principalmente, porque en el otro banquillo su colega Javi Gracia diseñó un plan perfecto para desconectar a su rival, empezando por sus figuras. Leo Messi y Neymar estuvieron desaparecidos de principio a fin; fueron sombras irreconocibles, sobre todo en el caso del argentino, que en este 2015 se había disparado a golpe de gol.

Leo Messi Neymar
El redactor recomienda