Es noticia
Menú
El Madrid luce a un niño de 16 años y a su padre: el nuevo Messi y el nuevo Mourinho
  1. Deportes
  2. Fútbol
hans erik Odegaard, "muy cualificado"

El Madrid luce a un niño de 16 años y a su padre: el nuevo Messi y el nuevo Mourinho

Martin Odegaard no llegó sólo a Madrid. Su padre, Hans Erik, empezará a trabajar como técnico en las categorías inferiores. Butragueño lo considera "muy cualificado"

Foto: Odegaard posando con la camiseta del Real Madrid (Reuters).
Odegaard posando con la camiseta del Real Madrid (Reuters).

La llegada de Martin Odegaard al Real Madrid no puede pasar desapercibida a nadie. No ya por la calidad del jugador, aún por demostrar y claramente por pulir, sino por el simple hecho que el Madrid luzca de una manera tan destacada a un niño que no tiene edad todavía para prepararse el carné de conducir, no digamos ya para hacer prácticas. De hecho debe pasar más de año y medio para que Odegaard se busque una buena autoescuela por Madrid. Mientras tanto, es bastante probable que acuda a los entrenamientos con el Castilla (o el primer equipo, dependiendo del deseo de Ancelotti) en el coche de su padre… porque éste también tendrá que acudir a Valdebebas.

Hans Erik Odegaard se convirtió en padre de Martin a los 25 años, cuando jugaba y era uno de los futbolistas más importantes del Stromsgodset, el mismo club del que ahora ha llegado Martin al Real Madrid. Fue curiosamente ese año, 1998, uno de los que menos pudo participar con su club junto con su último año en la entidad, el 2003. Después acabó su carrera en el Sandefjord, un club que se sitúa en lo profundo de uno de los fiordos del sur de Noruega. Pasó unos años después al Mjondalen, el club en el que se ha formado como entrenador bajo el mando de Vegard Hansen. Y de ahí, al Madrid.

¿Quién es Hans Erik Odegaard en el mundo del fútbol? Un desconocido casi absoluto que consiguió con su club un ascenso a la máxima categoría del fútbol noruego el pasado curso. Sin embargo, a pesar de su a priori intrascendencia internacional, el Real Madrid lo contrata oficialmente por motivos deportivos, y no como un tutor directo para el jugador que se incorpora desde ya al Castilla. Aunque bien probable es que el fichaje del niño escandinavo no se hubiese producido sin esta condición. Aun así, Emilio Butragueño no dudó en calificarlo como un entrenador “muy cualificado”.

Aún no se ha especificado en qué categoría empezará a trabajar el padre de Martin, aunque sí se especificó que iniciará su trayectoria en el Madrid de forma inmediata, a la vez que su hijo. Quién sabe, puede que el Real Madrid acabe de contratar al nuevo Messi y al nuevo Mourinho.

Lo que sí se sabe de manera clara es que Odegaard jugará lo que queda de la presente temporada en el Castilla a las órdenes de Zinédine Zidane. Un refuerzo de lujo, aunque sin experiencia, eso sí, para uno de los equipos más en forma de Segunda B, que se encuentra colíder del grupo II de la categoría de bronce junto al Huesca. Y todo eso, después de un inicio muy flojo, con varias derrotas consecutivas y los serios problemas burocráticos de Zidane y su carné inexistente de entrenador.

Odegaard llega al Castilla con la obligación de ser el líder del equipo a pesar de que será el jugador más joven de la plantilla con tres años de diferencia con los siguientes más jóvenes, que son los defensas Fran Rodríguez y Jaime Sánchez y el centrocampista Marcos Llorente, los tres con 19 años. Y es que resulta casi extraño que un jugador de su edad adquiera desde tan joven la vitola de estrella, o lo que es peor, de futura estrella. Es decir, ya tiene ante sí la obligación de ser muy bueno, de los mejores, para que toda la parafernalia que se ha montado alrededor de su futuro no haya sido en vano.

La que fue la presentación del jugador más joven de la historia del Real Madrid tuvo trascendencia internacional. Butragueño le entregó una camiseta con su nombre, el cual no llevará en el Castilla, claro. Y no llevaba dorsal, porque tendrá que elegir cada partido cuál lleva del 2 al 11 si es titular o del 12 al 18 si sale desde el banquillo. Todo por un jugador que tiene poca más edad de la que tenía Raúl González cuando dejó el Atlético de Madrid y que ya ha llenado cientos de portadas por todo el mundo. El Madrid, Hans Erik y todos en el club tendrán que colaborar para que todo lo que rodea a Martin Odegaard no logre corromper al diamante en bruto que es.

La llegada de Martin Odegaard al Real Madrid no puede pasar desapercibida a nadie. No ya por la calidad del jugador, aún por demostrar y claramente por pulir, sino por el simple hecho que el Madrid luzca de una manera tan destacada a un niño que no tiene edad todavía para prepararse el carné de conducir, no digamos ya para hacer prácticas. De hecho debe pasar más de año y medio para que Odegaard se busque una buena autoescuela por Madrid. Mientras tanto, es bastante probable que acuda a los entrenamientos con el Castilla (o el primer equipo, dependiendo del deseo de Ancelotti) en el coche de su padre… porque éste también tendrá que acudir a Valdebebas.

Hans Erik Odegaard Emilio Butragueño Real Madrid Castilla
El redactor recomienda