LOS QUE FUERON AL PRIMER EQUIPO TRIUNFARON

¿Es bueno para Odegaard y Asensio fichar por el Castilla? La historia dice que no

El Real Madrid ya se encuentra planificando su futuro más cercano y, para ello, se ha hecho con dos joyas. Pero ahora toca ver qué hacer con los nuevos fichajes

Foto: ¿Es bueno para Odegaard y Asensio fichar por el Castilla? La historia dice que no

El Real Madrid ya se encuentra planificando su futuro. El equipo de Carlo Ancelotti no sólo busca jugadores de primer nivel que consigan darle un rendimiento inmediato al equipo blanco, sino que sondea el mercado en busca de las grandes joyas que puedan ser figuras en un futuro próximo. Así, el conjunto blanco se ha hecho con los servicios de dos jugadores que prometen muchas tardes de gloria en el Santiago Bernabéu: el balear Marco Asensio y el noruego Martin Odegaard. Dónde jugarán la próxima temporada para no frenar su crecimiento puede ser el gran rompecabezas de la entidad blanca.

En los últimos años, una tendencia se ha convertido casi en norma en el Real Madrid: las jóvenes promesas que fueron incluidas directamente en la primera plantilla han tenido más éxito que aquellas que pasaron por el Castilla. Por ello, el conjunto blanco tiene sobre la mesa una papeleta nada sencilla: debe tomar la mejor decisión para que dos jugadores que están llamados a ser grandes estrellas consigan dar los pasos necesarios para explotar y ganarse un puesto en el primer equipo. Formarlos en el Castilla, darles ficha en la plantilla de Ancelotti o una cesión serán las fórmulas a tener en cuenta.

Echando un simple vistazo a los últimos jóvenes incorporados al Madrid, los que han tenido éxito han sido aquellos que fueron fichados para el primer equipo. Jugadores como Sergio Ramos (2005-06, 18 años), Marcelo Vieira (2006-07, 18 años) o Raphael Varane (2011-12, 18 años) llegaron directamente al primer equipo, donde han demostrado de sobra su valía y se han ganado un hueco en el equipo. Otros casos, como Gonzalo Higuaín (2006-07, 19 años), Robinho (2005-06, 20 años) o Fernando Gago (2006-07, 20 años) tuvieron buenos momentos, pero no llegaron a convertirse en indiscutibles en el equipo.

Sin duda, Higuaín fue el más destacado de esta terna, pero su imposibilidad para ser titular indiscutible provocó su salida en dirección al Nápoles, a pesar de dar tardes de gloria -y más de una Liga- al conjunto blanco. Pese a ello, los dos argentinos y el brasileño no se convirtieron en grandes estrellas en el club, aunque dieron buen rendimiento al club y terminaron siendo bien vendidos. Pero también hay jóvenes que fracasaron al llegar al primer equipo, como es el caso de Royston Drenthe (2007-08, 20 años) o Sergio Canales (2010-11, 19 años), dos jugadores que no ofrecieron lo que se esperaba de ellos.

Las estrellas del Castilla no dieron el salto

Pero lo que sí es una evidencia es que toda aquella estrella que llegó al Castilla para, en un futuro próximo, dar el salto al primer equipo, nunca llegó a triunfar en el Real Madrid. Los ejemplos son numerosos y ninguno llegó a convertirse en indiscutible en el Real Madrid: hombres como Flemming Poulsen, Igor Jovicevic, Samuel Eto'o o Juan Eduardo Esnáider no consiguieron su objetivo. A pesar de llegar al Castilla como verdaderas estrellas que, en un par de años, podían convertirse en indispensables para el primer equipo, ninguno de ellos hizo carrera en el Madrid, a pesar de triunfar en otros equipos.

La táctica de contratar a grandes promesas que fueran directamente al filial se convirtió en una tradición en los últimos ochenta y primeros noventa, pero el éxito brilló por su ausencia. Por ello, el Real Madrid decidió parar durante una época, hasta que más recientemente volvió a realizar la misma operación: así, jugadores como Esteban Cambiasso, Daniel Opare o Rodrigo Moreno llegaron con la misma misión, pero sólo el argentino llegó a ganarse un hueco en el primer equipo durante un par de temporadas, si bien pronto saldría en dirección al Inter de Milán, donde jugaría diez años al más alto nivel.

Casemiro, el último caso en el Real Madrid

Uno de los últimos casos que ha llevado a cabo el Real Madrid ha sido el de Casemiro. El brasileño llegó al Castilla con el objetivo de poder dar el salto al primer equipo: después de conseguirlo, su falta de oportunidades provocó su cesión al Oporto, donde se ha convertido en un jugador importante en el esquema de Julen Lopetegui, aunque queda por ver si el Madrid tiene intención de recuperarle. Por ello, los blancos no quieren fallar con dos de las grandes promesas de los próximos años: Marco Asensio Martin Odegaard son las dos nuevas perlas con las que contará el Madrid la próxima temporada. 

La dirección deportiva intentará dar con la tecla más adecuada: darles ficha en el primer equipo -donde presumiblemente no tendrán muchos minutos y se puede frenar su progresión-; jugar en el Castilla -para lo que sería fundamental lograr el ascenso a Segunda y donde el éxito no está asegurado-; o buscar una cesión a otro equipo, donde consigan foguearse y seguir creciendo como futbolistas. El Real Madrid tiene la pelota en su tejado, pero una evidencia está clara: la estrategia de fichar a estrellas para el Castilla con el objetivo de llegar algún día al primer equipo no le han funcionado al conjunto blanco.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios