Es noticia
Menú
Un noqueado Bartomeu se queda sin escudo para aguantar la crisis abierta en el Barça
  1. Deportes
  2. Fútbol
tras fulminar a andoni zubizarreta

Un noqueado Bartomeu se queda sin escudo para aguantar la crisis abierta en el Barça

La reacción del presidente fue contundente, pero se ha quedado sin parapeto. Bartomeu ya no tiene escudo. La descomposición del Barcelona continúa imparable...

Foto: Bartomeu y Zubizarreta, durante una rueda de prensa (EFE)
Bartomeu y Zubizarreta, durante una rueda de prensa (EFE)

Todo el que conoce a Andoni Zubizarreta sabe de su rectitud. Es de esa clase de personas que ya no se estilan porque, ni intenta hacer amigos, ni les utiliza. Es más, desde que llegó al Barça han sido más los desencuentros que los encuentros, así le recuerdan también como jugador. El que le tratara en el Athletic y en el Valencia bien lo sabe. Su puesto en el club podría ser ocupado por RaúlSanllehí, director de fútbol del club.

Si a Zubi le contrata un club, trabaja para el club y su sentido del deber va más allá de amigos y conocidos; es un hombre con una misión, un empleado en el más estricto sentido de la palabra. Por ello, sus declaraciones en Canal Plus en Anoeta llamaron tanto la atención. Por primera vez, el hombre callado de clubse rebelaba y señalaba al actual presidente como responsable también de la demoledora sentencia del TAS que deja al club sin fichar hasta enero del año que viene. La respuesta de Bartomeu ha sido fulminante: en seis líneas, en un comunicado, un 5 de enero, el presidente no electo del Barça le rescinde su contrato.

Zubizarreta no dijo nada que fuera mentira en el palco de Anoeta. Cuando al Barça se le avisó sobre las irregularidades que estaban cometiendo con la contratación de menores el asunto nunca llegó a la Junta. Todo lo manejaron Sandro Rosell y Josep María Bartomeu, el presidente y el vicepresidente deportivo entonces. Ellos lo iban a arreglar, dijeron. Y así se escribe la historia. El primero huyó, al segundo nadie lo ha elegido y en un año ha destituido a un entrenador, Tata Martino, al director general, Antoni Rossich y ahora al director deportivo.

Que Zubi señalara a Bartomeu en San Sebastián fue un síntoma claro de “hasta aquí hemos llegado”. La reacción del presidente ha sido contundente, pero se ha quedado sin parapeto. Ya no tiene escudo. La descomposición del Barça continúa imparable y, si todo depende de que entre la pelota, las señales tampoco son tranquilizadoras. Ya no habrá un Zubizarreta al que apuntar con el dedo, con lo bien que venía el tipo callado de club. El nombre de Monchi, como desveló ElConfidencial, está bien situado para poner orden en el club.

El ya ex director deportivo azulgrana nunca gozó de la confianza de Sandro Rosell y Josep María Bartomeu. Algún agente puede dar fe de ello, cuando en reuniones con los dirigentes para negociar algún fichaje escuchaba atónito los despectivos comentarios de éstos cuando hablaban de Zubizarreta. “A ‘éste’ no le vamos a dejar hacer nada”, solían comentar Rosell y Bartomeu, dejando en mal lugar al máximo responsable técnico del club. Andoni siempre ha sabido que su figura no era nada valorada en el palco, consciente de que el desenlace llegaría tarde o temprano.

Sí le dejaron, porque así lo manifestaron en privado, elegir al sustituto de Víctor Valdés. Aunque Courtois siempre estuvo bien colocado en la agenda de los directivos, Zubizarreta apostó por Ter Stegen, que finalmente llegó acompañado por Claudio Bravo por deseo de Luis Enrique. El fichaje del asturiano, por cierto, está cuestionado por el presidente desde hace tiempo, deslizando en diferentes foros la equivocación de haber contratado al actual entrenador del Barcelona.

Todo el que conoce a Andoni Zubizarreta sabe de su rectitud. Es de esa clase de personas que ya no se estilan porque, ni intenta hacer amigos, ni les utiliza. Es más, desde que llegó al Barça han sido más los desencuentros que los encuentros, así le recuerdan también como jugador. El que le tratara en el Athletic y en el Valencia bien lo sabe. Su puesto en el club podría ser ocupado por RaúlSanllehí, director de fútbol del club.

Josep Maria Bartomeu Sandro Rosell
El redactor recomienda