maría josé claramunt derrocha el dinero

Más trapos sucios: la Federación de Villar oculta ingresos y gastos de patrocinio

"En cuanto llegó comenzó a recortar privilegios en su entorno, que luego pasó a disfrutar ella", dicen en la RFEF sobre María José Claramunt, directora de la Roja

Foto: Ángel María Villar, Jorge Carretero, portavoz de la Federación, y María José Claramunt (Fotos: RFEF)
Ángel María Villar, Jorge Carretero, portavoz de la Federación, y María José Claramunt (Fotos: RFEF)

Los números de María José Claramunt bailan samba. No sólo por la factura de 1,6 millones por el montaje del media center en Curitiba para el mundial de Brasil, que casi le costó el puesto: se ocultan ingresos y gastos, no se muestran contratos, se promete cobrar deudas imposibles… Y se esconden también los acuerdos de promoción, mientras otros resultan llamativamente favorables.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) tiene un historial de gestión económica más dudoso que erróneo y son casi siempre los informes financieros de sus auditores los que hacen saltar las alarmas sobre los abusos en la gestión.

María José Claramunt junto a Jorge Pérez, secretario general de la RFEF
María José Claramunt junto a Jorge Pérez, secretario general de la RFEF

 

Este año BDO Auditores ha enviado a la RFEF por encargo del Consejo Superior de Deportes (CSD) un informe de 14 puntos con varias salvedades: la mayoría, un tirón de orejas por el manejo del presupuesto que depende directamente de María José Claramunt.

  • No se han mostrado todos los contratos por patrocinio correspondientes a 2012.  
  • La RFEF cuenta con algo improbable: cobrar la deuda del Grupo Santa Mónica. La antigua gestora en exclusiva de los derechos audiovisuales de los partidos organizados por la Federación –Grupo Santa Mónica Sports S.R.L.- y la agente comercial exclusivo de los derechos de licencias y merchandising de la RFEF a nivel mundial –Santa Mónica Sports España S.L.– dejaron una deuda de casi 20 millones de euros (19.812.551,47 euros) en la Federación. En sus últimas cuentas, La Junta Directiva de la RFEF daba por hecho el cobro de casi 5 millones de esta deuda en 2013, cosa que, según los auditores, “no resulta probable”.
  • Se declaran menos ingresos por patrocinio de los debidos. No se distribuyen de forma correcta en el balance a lo largo de los años de contrato con el patrocinador, de modo que se declaran 881.000 euros menos de lo que corresponde en 2013 y 1.173.000 euros menos en 2012.
  • No reconocen 3,8 millones por desplazamiento, alquileres, cesión de derechos de publicidad y otros servicios. Los gastos ascienden a 3.759.000 euros facturados en 2014, pero correspondientes a 2013.
  • Se ocultaron más de 10 millones en 2013 y 14,5 en 2012. Los costes de la gestión de los derechos patrocinios se restaban directamente de los ingresos procedentes de los patrocinadores. Con esta práctica contable, no se declararon como ingresos 10.005.000 euros en 2013 y 14.449.000 euros en 2012, que luego fueron gastados sin control alguno.

Los lujos de la directora

Sabemos, por ejemplo, que entre los gastos en los que incurre María José Claramunt, más allá de los propios de su gestión, se encuentran un chófer por cuenta de la RFEF y la factura del Hotel Hospes, donde vive desde que llegó a la Federación. Se trata de un alojamiento boutique de cinco estrellas, próximo a la madrileña Plaza de la Independencia (la Puerta de Alcalá), y donde el precio de una habitación estándar ronda los 200 euros la noche. El total de estos casi cuatro años de mandato de Claramunt en la Federación ascendería –al precio estándar– a los 206.000 euros.

El gusto de María José Claramunt por el lujo no resulta ajeno a sus compañeros de trabajo: no escatima, comentan, en zapatos y bolsos de buenas marca ni en entrenadores personales. "En cuanto llegó comenzó a recortar privilegios en su entorno, que luego pasó a disfrutar ella", critican fuentes de la Federación que prefieren mantenerse en el anonimato. Pero los tiempos han cambiado. Según han podido saber Acuerdo.us y El Confidencial de fuentes de la Federación, hace tiempo que la RFEF busca la manera menos dolorosa de privar a Claramunt de estas prebendas. 

El acuerdo de colaboración entre la directiva –sin contrato laboral por el régimen general– y la RFEF, eso sí, da poco margen de maniobra. En la cabeza de la directora de la Selección ha comenzado la cuenta atrás y nadie se atreve a cortar el cable rojo: conoce cada entresijo de la organización –lo cual paraliza a la cúpula directiva– y su carácter explosivo despierta temor entre los miembros de su departamento.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios