El CSD pide máximo apoyo para el Atlético de Madrid en su lucha contra los violentos
  1. Deportes
  2. Fútbol
los ultras del frente, una seria amenaza

El CSD pide máximo apoyo para el Atlético de Madrid en su lucha contra los violentos

El caso del Atlético de Madrid preocupa de una manera muy especial a todas las instituciones, sabedoras que la lucha contra los ultras del Frente Atlético no será sencilla

Foto: Imagen del fondo sur del estadio Vicente Calderón (Enrique Villarino)
Imagen del fondo sur del estadio Vicente Calderón (Enrique Villarino)

La lucha ha comenzado y es de todos. Todas las instituciones, con sus altos mandos al frente -Ángel María Villar juega otro partido- han unido sus fuerzas para poner en pie los pilares de una empresa que se presenta larga y complicada. Todos los órganos tienen muy claro que en el actual escenario será el Atlético de Madrid el que más apoyo y ayuda necesitará. La batalla contra el Frente Atlético no será nada fácil a partir de estos momentos. El Consejo Superior de Deportes, por ello, espera que de ahora en adelante, tanto las personas involucradas en esta cruzada como las instituciones presten el máximo respaldo al club rojiblanco.

El problema es acabar de un día para otro con un puñado de aficionados que han encontrado mucha libertad para moverse. Es precisamente este hecho el que tienen muy en cuenta los dirigentes de diferentes instancias, con el CSD que preside Miguel Cardenal al frente. Las cosas, parece, van a cambiar mucho a partir de ahora. Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), ya anunció que “si hay una peña calificada como ultra y sus aficionados siguen entrando al estadio, el club podrá ser sancionado”. Por la mañana, tras el Foro El Confidencial-Banco Sabadell, ya habló de pérdida de puntos y hasta de descenso. Ante este escenario, el Atlético de Madrid requiere de toda la ayuda necesaria para evitar que sus ultras provoquen nuevos incidentes que finalmente pague la institución.

Los violentos del Frente Atlético no van doblar la rodilla con facilidad y eso lo saben en el club de sobra. Algunas amenazas ya han llegado a las dependencias del Vicente Calderón desde que Miguel Ángel Gil decidiera cortar por lo sano. La inquietud en la entidad rojiblanca es importante porque conocen de sobra a los personajes a los que se enfrentan. Las redes sociales entraron en ebullición cuando el club emitió un comunicado en el que sentenciaba al grupo que ha impuesto su ley en el fondo sur del Vicente Calderón. Los radicales ya han dejado claro que presentarán batalla, no quieren abandonar el que ha sido su hábitat desde hace años.

El Atlético de Madrid ha prohibido que cualquier empleado del club, empezando por entrenador y jugadores, emita juicio alguno sobre la situación. Se estima que ahora toca trabajar en silencio para que el domingo 14, con la visita del Villarreal al Vicente Calderón, todo el operativo esté a punto para evitar que en las gradas se cuelen los integrantes radicales del Frente Atlético. Mientras, la entidad está en permanente contacto con las fuerzas de seguridad, esperando que nuevas detenciones se produzcan para seguir limpiando el club, empezando por el autor o autores materiales de la muerte de Jimmy el pasado domingo.

Todas las partes implicadas en el buen fin de esta historia coinciden en apuntar a los propios seguidores rojiblancos como protagonistas fundamentales para acabar con los violentos del Frente Atlético. Durante largos años, los radicales han campado a sus anchas en ese sector del estadio. A su alrededor, cientos de aficionados decentes no se han atrevido a trasladar al club sus quejas por miedo, según explican en privado algunos de ellos. La muerte de un seguidor del Deportivo en el Manzanares marcará un antes y un después, y se espera que los seguidores que se ubican en la zona y alrededores de los radicales ahora no tengan el más mínimo reparo en trasladar a las instancias competentes sus quejas y denuncias. Son ellos, estima el CSD, los primeros que deben sacar la escoba para barrer y aislar a los ultras.

La Fiscalía General del Estado y la Agencia Española de Protección de Datos deberán poner a disposición de los órganos deportivos toda la información pertinente sobre los aficionados violentos que ya están fichados para que éstos no puedan acceder jamás a estadio alguno. Así lo desveló Ana Muñoz (Directora General de Deportes del CSD) tras la reunión mantenida el pasado jueves por la Comisión contra la Violencia. El Atlético de Madrid, como el resto de clubes, tiene perfectamente localizados a los radicales y es ahora cuando toca tomar decisiones. La Brigada de Información los tiene fichados y Ana Muñoz, como presidenta de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, ya expresó su confianza en que las sanciones propuestas se ejecuten de inmediato.

Frente Atlético Miguel Ángel Gil Marín Consejo Superior de Deportes (CSD) Ana Muñoz Miguel Cardenal
El redactor recomienda