Es noticia
Menú
Aunque 16 años tarde, el Atlético expulsa a la "gentuza" que asesinó a Aitor Zabaleta
  1. Deportes
  2. Fútbol
el padre del aficionado realista, muy afectado

Aunque 16 años tarde, el Atlético expulsa a la "gentuza" que asesinó a Aitor Zabaleta

Javier Zabaleta, padre del aficionado de la Real asesinado en 1998 a las puertas del Calderón, aún tiene que aguantar los lamentables cánticos dedicados a su hijo

Foto:

"No creo que Javier quiera decir nada más", comentan al otro lado del teléfono a El Confidencial desde el donostiarra barrio de Igara, donde la familia Zabaleta regenta el restaurante Aratz. Javier, padre de Aitor, el aficionado de la Real Sociedad asesinado a las puertas del Vicente Calderón hace 16 años, está muy afectado tras lo sucedido el domingo pasado, cuando una reyerta entre radicales del Atlético de Madrid y el Deportivo acabó con la muerte de Francisco Javier Taboada, 'Jimmy'.

Aunque en un primer momento, el consejero delegado del Atlético, Miguel Ángel Gil Marín, dijo que él no era quién para disolver el Frente, ayer debió de recapacitar y anunció que los expulsará del Calderón. Las responsabilidad de los dirigentes del club rojiblanco sobre las acciones de este grupo ultra es más que evidente, como demuestra el hecho de que entre los identificados por los sucesos del pasado domingo "se encuentran un total de 15 personas que dicen ser seguidores del Atlético, de los cuales 7 eran socios abonados, uno era socio no abonado y 7 no son socios", según el comunicado del club rojiblanco. "Todos los socios han sido expulsados de forma inmediata, causando baja permanente como tales y sin posibilidad de volver a serlo en el futuro, mientras que los que no son socios no podrán darse nunca de alta como tales".

Antes de conocerse la decisión del Atlético, Javier Zabaleta comentó en ETB que "tenemos el tema nuestro presente porque no se puede olvidar. Cosas como estas nos ponen nerviosos, no sólo por lo que nos recuerda, sino también porque sabemos lo que ahora le espera a la familia. Les va a cambiar la vida, van a notar la incomprensión y eso también nos hace sufrir. "No entendemos cómo todavía, a estas alturas, suceden estas cosas que nada tienen que ver con el deporte. Son radicales, hacen barbaridades escondiéndose en la masa. La rivalidad es buena, pero bien entendida, dando patadas a un balón y no a personas".

Preguntado por los gritos que temporada tras temporada se han escuchado en el Calderón, con excepción de la pasada, en la que el fallecimiento de Luis Aragonés coincidió con la visita de la Real, el padre de Aitor Zabaleta confiesa que "es insoportable. Es algo escandaloso. Después de lo que hicieron, todavía se vanaglorian y no hay nadie que les saque de ahí, ni la Policía ni nadie".

"¿Cómo es posible que después de tantos años y después de la tropelía que cometieron se siga vitoreando y cantando las cosas que se escuchan?", se lamenta Javier. "Algo tendría que suceder para que eliminen de los campos a esa gentuza. Empezando por los directivos de los clubes, que deberían mantener los campos limpios", añade.

La decisión del Atlético, que habrá que esperar a ver en qué queda, llega 16 años tarde, pero más vale eso que nunca. Parece que finalmente Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo se han dado cuenta de que esos "hijos de puta, asesinos y delincuentes" que hay en el Frente, son sus "hijos de puta, asesinos y delincuentes". Es decir, que son responsabilidad suya, lo mismo que los son los Riazor Blues del Deportivo.

"No creo que Javier quiera decir nada más", comentan al otro lado del teléfono a El Confidencial desde el donostiarra barrio de Igara, donde la familia Zabaleta regenta el restaurante Aratz. Javier, padre de Aitor, el aficionado de la Real Sociedad asesinado a las puertas del Vicente Calderón hace 16 años, está muy afectado tras lo sucedido el domingo pasado, cuando una reyerta entre radicales del Atlético de Madrid y el Deportivo acabó con la muerte de Francisco Javier Taboada, 'Jimmy'.

Ultras Sur Miguel Ángel Gil Marín
El redactor recomienda