¿Tandas de penaltis antes de los partidos? Así son las reglas que podría aplicar UEFA
  1. Deportes
  2. Fútbol
LA TARJETA NARANJA, OTRA OPCIÓN VALORADA

¿Tandas de penaltis antes de los partidos? Así son las reglas que podría aplicar UEFA

El deporte rey necesita novedades y una de las opciones que se barajó en el Foro de Entrenadores de Élite es realizar las tandas de penaltis antes de los partidos

Foto: Casillas detiene un penalti ante Italia en la Eurocopa de 2008.
Casillas detiene un penalti ante Italia en la Eurocopa de 2008.

El fútbol es el deporte rey y buena parte de su éxito parte de su simplicidad: el que más goles marque, gana. Pero este sencillo mecanismo que tantas alegrías y tristezasdepara en miles de aficionados necesita pimienta para evitar la monotonía. Por ello, año tras año, comités de expertos se reúnen con el objetivo de proponer nuevas modificaciones que, en un futuro, puedan ser aplicadas por los organismos deportivos. Y tras el Foro de Entrenadores de Élite de la UEFA se conocieron algunas de las novedades que han puesto sobre la mesa como, por ejemplo... tandas depenaltis antes de los partidos.

No se trata más que de un foro de discusión previo para valorar nuevas innovaciones que hagan más atractivo el balompié, pero en este tipo de encuentros nacen las ideas que años después se aplican en el fútbol. En este último foro se pusieron sobre la mesa varias propuestas, donde las tres más significativas son las siguientes: elevar el número de jugadores que puedan estar en el banquillo, la invención de una sanción temporal por acciones más que leves pero no merecedoras de la expulsión y, sobre todola más novedosa, cambiar los tiempos en los que se disputarían las tandas de penaltis.

Según informa The Independent, en esta reunión de entrenadores se valoró la posibilidad de cambiar el momento en que se lancen los penaltis. La idea es simple: que la hipotética tanda de penaltis que debería jugarse en un partido de vuelta de una eliminatoria o incluso en una final se lanzara siempre antes del comienzo del partido. Sólo tendría valor en caso de empate al término de los 90 minutos, y se cree que esta idea servirá para evitarque en muchos encuentros haya un equipo que salga a defender el resultado, además de acabar con los 'héroes trágicos' en los lanzamientos desde los once metros.

Es decir, que antes de iniciar el partido de vuelta de una eliminatoriaya se supiera el resultado de laida más el ganador de la tanda de penaltis. Por ejemplo, si el club A gana el encuentro de ida por 1-0 ante el equipo B, pero este último gana la ronda de penas máximas previa a la disputa del choque de vuelta, el equipo B sabría que con ganar uno a cero estaría en la siguiente ronda. La intención es hacer más atractivos los enfrentamientos a doble partido, eliminandolas prórrogas y, sobre todo, evitar que las aficiones terminen por señalar a culpables por fallar un penalti en un momento determinado.

Uno de los grandes ejemplos que se ponen para llevar a cabo esta modificación es la final de la Copa de Europa de 1986 entre el Barcelona y el Steaua de Bucarest. En aquel partido, el conjunto rumano renunció al ataque, defendiendo de manera descarada en busca de su oportunidad en la tanda de penaltis. Allí, el históricoHelmuth Duckadam pararía todos los lanzamientos del conjunto azulgrana, haciendo historia para su equipo. Pero precisamente lo que se quiere evitar es que un equipo ponga el 'autobús' en busca de la ruleta rusa de los penaltis, donde la moneda puede caer hacia cualquier lado.

*Video: Duckadam, héroe del Steaua de Bucarest

Tarjeta naranja y once reservas, otras dos innovaciones

Pero, además, otras dos grandes modificaciones se pusieron sobre la mesa. La primera de ellas, que el número de jugadores que ocupen el banquillo de suplentes en un partido sea de 11. La intención es que dejen de crearse convocatorias -o, al menos, que no deje a tantos jugadores fuera-, para que cualquier hombre en plantilla pueda entrar al campo en cualquier momento sin el riesgo de que sea un descarte. La segunda es la inclusión de una nueva sanción, una especie de tarjeta naranja que castigue temporalmente a un jugador por una acción subida de tono que no merezca la expulsión.

Así, lo que se busca es una sanción más allá de la amarilla o la roja. Con un castigo intermedio se penalizaría al equipo infractor con un jugador menos durante diez minutos, que podría volver a entrar al campo después. De momento, todas ellas sólo se han puesto sobre la mesa y es posible que la UEFA empiece a valorarlas en los próximos meses. Aunque a día de hoy parezcan surrealistas, de esta misma manera nacieron ideas como el 'Gol de Oro'. Sin duda, normas revolucionarias que pretenden cambiar el fútbol: los mandatarios serán los encargados de dar, o no, su visto bueno.

UEFA
El redactor recomienda