Es noticia
Menú
La Federación no ayuda al Murcia en sus viajes... pero sí las visitas de sus rivales
  1. Deportes
  2. Fútbol
el club gasta unos 3.000€ por trayecto

La Federación no ayuda al Murcia en sus viajes... pero sí las visitas de sus rivales

La Federación confirmó a los clubes del Grupo I de 2ª B que financiaría sus desplazamientos a Murcia, pero no dice nada sobre las ayudas a los granas

Foto: Los jugadores del Real Murcia y el Lealtad se saludan antes del partido (Realmurcia.es).
Los jugadores del Real Murcia y el Lealtad se saludan antes del partido (Realmurcia.es).

Que al Real Murcia se le iba a hacer muy difícil su regreso forzado a Segunda División B era fácil de prever. La realidad de pasar de estar muy cerca de ascender a Primera a pasar a jugar en la tercera categoría fue un golpe moral y económico muy fuerte. Aunque la realidad se hace mucho más complicada una vez se recuerda que su desarrollo actual se produce en el grupo más lejano geográficamente para ellos. En una división en la que los ingresos se reducen a la mínima expresión, cada gasto extra es un lujo del que si se puede prescindir, se prescindirá.

Sin embargo, cada traslado del Real Murcia al norte de la península se lo va a tener que financiar el propio club de su bolsillo. Lo curioso del caso es que la Real Federación Española de Fútbol confirmó mediante un comunicado a cada club del Grupo I que, como medida compensatoria por la inclusión del Murcia y el ascenso del Mirandés, cada club recibiría una subvención por sus traslados a la capital del Segura... pero el Murcia no necesita desplazarse a Murcia... Y la Federación se niega a hacer comentarios al respecto.

Desde la entidad grana aseguran que, ante la información que recibieron de la RFEF y la extraña conclusión que podían sacar los dirigentes murcianistas, escribieron a la propia Federación para solicitar una aclaración. En ella, pedían a la Federación presidida por Ángel María Villar que aclarase si el Real Murcia también sería beneficiario de una subvención por sus 19 viajes al norte de la península ibérica o, si por el contrario (y como interpretó en un primer momento la dirercción pimentonera), el dinero de la RFEF sólo se repartirá entre los clubes que viajen a Murcia.

Esa carta del Murcia se envió a Las Rozas, más o menos, a principios de septiembre, pocas fechas después de que la Federación enviase el susodicho comunicado. Han pasado casi dos meses, y en la Nueva Condomina todavía están esperando la respuesta. No han recibido ningunca carta aclaratoria de la Federación, ni afirmando ni desmintiendo que vayan a recibir ninguna subvención por cada uno de sus 19 traslados. "No esperanos ni contestación ni una compensación a final de temporada. Interpretamos por la redacción de aquella comunicación que no estamos incluidos en las ayudas", afirma Víctor Alonso, gerente del Real Murcia.

Según informa el diario La Verdad de Murcia, esa cantidad que recibirían el resto de los 19 clubes implicados provendría de la Liga de Fútbol Profesional, después de que la Comisión de Segunda B de la RFEF exigiera una compensación por la modificación de la liga. Esa ayuda ascendería a 80.000 euros... que aún están por repartir. La cantidad que se embolsaría cada club que viaje a Murcia estaría en torno a los 2.000 euros, tal y como han confirmado varios clubes a El Confidencial. Eso sí, ninguno ha visto aún ni un euro.

Esa cifra está muy lejos de compensar lo que se gastan las entidades en ese desplazamiento. El último club que visitó la Nueva Condomina, la Unión Deportiva Somozas, situada en la provincia de La Coruña, habría gastado unos 4.000 euros entre autobús, hotel y manutención de los futbolistas y cuerpo técnico trasladados a Murcia. Esa es sólo una cifra, puesto que los gastos de los demás equipos que ya han jugado en Murcia varían. El Atlético Astorga habría gastado unos 5.000€, mientras que el Club Deportivo Lealtad se iría hasta los 6.000€ (un millón de las antiguas pesetas), sólo por jugar un partido de fútbol.

Y claro, esos gastos son terribles para un club de Segunda B, que vive del día a día, como nos dicen desde el Astorga. Pues entonces imagínense cómo es para el Real Murcia, que no va una vez, sino 19. Víctor Alonso calcula que cada viaje les cuesta entre 3.000 y 4.000 euros, es decir, que al final de temporada por participar en el Grupo I de 2ª B, el Murcia habrá gastado más de 60.000 euros sólo en desplazamientos, alojamiento y comida. "Todos en esta categoría tienen desplazamientos por zonas geográficas, pero nosotros no, ninguno. Todos los viajes son lejanos".

Y el problema de la distancia no es sólo cuando se trata de viajar, de meterse en el autobús con las almohadas y prepararse para hacer noche por el camino, sino también a la hora de recibir las visitas de los adversarios. Han habido muy pocos partidos en los que la esquina noreste de la Nueva Condomina, la destinada a la afición visitante, estuviera ocupada aunque fuera simbólicamente. En cambio, el año pasado en Segunda División A, hubo partidos en los que ese quesito de grada se quedaba hasta pequeño por la afluencia de público visitante. "Contra el Hércules vino muchísima gente, unas 3.000 personas, y hace dos años ante el Elche vino una barbaridad de gente. Eso también es por la cercanía", reconoce Alonso. Y a pesar de los problemas, el Real Murcia es líder.

Que al Real Murcia se le iba a hacer muy difícil su regreso forzado a Segunda División B era fácil de prever. La realidad de pasar de estar muy cerca de ascender a Primera a pasar a jugar en la tercera categoría fue un golpe moral y económico muy fuerte. Aunque la realidad se hace mucho más complicada una vez se recuerda que su desarrollo actual se produce en el grupo más lejano geográficamente para ellos. En una división en la que los ingresos se reducen a la mínima expresión, cada gasto extra es un lujo del que si se puede prescindir, se prescindirá.

Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda