presidente de la sala tercera del supremo

Florentino sigue rodeándose de jueces como Sieira Míguez en el palco del Bernabéu

El Consejo General del Poder Judicial va a modificar su código deontológico para prohibir a los magistrados ir a los palcos, pero alguno de momento lo sigue haciendo

Foto: José Manuel Sieira Míguez, en el palco del Bernabéu, detrás de Aznar.
José Manuel Sieira Míguez, en el palco del Bernabéu, detrás de Aznar.

Lo adelantó el diario AS: los jueces no podrán acudir al palco de autoridades de los estadios de fútbol y, aunque de momento sólo sea porque es un asunto que internamente se está debatiendo, parece lógico que deberían dejar de hacerlo. El Consejo General del Poder Judicial está preparando un nuevo código deontológico, en uno de cuyos puntos se prohibirá a los magistrados aceptar las invitaciones de los clubes. En esta misma información ya se aseguraba que "algunos jueces están contrariados por esta decisión, en especial los que son seguidores del Real Madrid, que son mayoría". 

Tal y como se pudo comprobar en el Clásico del pasado sábado, uno de los jueces contrarios a las pretensiones deontológicas del CGPJ parece ser José Manuel Sieira Míguez, presidente de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, quien presenció el Real Madrid-Barcelona desde el palco del Santiago Bernabéu, al que fue invitado por Florentino Pérez y en el que ocupó un lugar preferencial. 

La sala que preside Sieira Míguez se encarga de los recursos contencioso-administrativos contra actos y disposiciones del Consejo de Ministros, de las Comisiones Delegadas del Gobierno y del Consejo General del Poder Judicial y contra los actos y disposiciones de los órganos competentes del Congreso de los Diputados y del Senado, del Tribunal Constitucional, del Tribunal de Cuentas y del Defensor del Pueblo. Es decir, su influencia es máxima en decisiones sobre recursos también de máxima importancia.

Aunque en el "¿Quién es quién en el palco del Bernabéu?" con motivo del último Clásico no identificamos a ningún juez, lo cierto es que un buen número eran asiduos y alguno, como el caso del magistrado Sieira Míguez, de momento lo sigue siendo. Habrá que ver cuando el nuevo código deontológico entre en vigor si Florentino Pérez puede seguir rodeándose de jueces en los 375 asientos reservados, más otros 304 boxes, butacas de lujo ubicadas entre el palco y los banquillos destinadas también a los invitados o "conseguidores", como son conocidos. Una entrada para ver el último Madrid-Barça en un palco vip valía 1.200 euros, un dato que sirve para hacerse a la idea de lo que puede costar una invitación para seguir el Clásico desde el palco presidencial.  

El Real Madrid tiene por costumbre desde hace años invitar al Bernabéu a todos los presidentes de sala. Javier Zaragoza, fiscal general de la Audiencia Nacional, era un habitual en el palco. Igual que el exministro de Justicia Mariano Bermejo, exfiscal jefe de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, que tuvo que dimitir tras una huelga de jueces que quiso prohibir y la famosa cacería en un coto de Jaén. Bermejo no era sólo asiduo al palco del Bernabéu con motivo de todos los partidos del Real Madrid, sino que incluso acudía a actos de la fundación del club que preside Florentino Pérez. 

Conocida es la historia del actual fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, socio desde niño del Real Madrid, quien en febrero de 1988, cuatro meses después de haber sido nombrado presidente del Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol, dimitió a raíz de la polémica suscitada por perdonar el partido de sanción que el Comité de Competición había impuesto al delantero madridista Hugo Sánchez tras ser expulsado en un encuentro ante Osasuna.

Jiménez Villarejo y los carnés que regalaba el Barça a jueces y fiscales

Jiménez Villarejo, con Pablo Iglesias y Baltasar Garzón
Jiménez Villarejo, con Pablo Iglesias y Baltasar Garzón

Cabe recordar que Carlos Jiménez Villarejo, hasta 1995 jefe de la Fiscalía Especial Anticorrupción y anteriormente (concretamente desde 1987) fiscal jefe de la Audiencia de Barcelona, ya prohibió a los jueces y fiscales de la capital catalana aceptar que el FC Barcelona les hiciera socios nada más acceder a su cargo. El hecho de tener acceso libre al palco del Camp Nou creaba todo tipo de suspicacias, sobre todo al conocerse algunas sentencias que tenían claro color blaugrana, y Villarejo decidió cortar por lo sano. 

El Consejo General del Poder Judicial va en esa misma línea con la reforma de su código deontológico. Villarejo, que en las elecciones europeas de 2014 salió elegido eurodiputado de Podemos, si bien renunció a su escaño, aseguró en la presentación de su programa que "hay un sistema que favorece la corrupción y del que se benefician los que no tienen principios éticos". Y es que honrado no sólo hay que serlo, sino también parecerlo...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios