ganó el barcelona en los penaltis tras un 1-1

Hasta Luis Súarez debe de preguntarse para qué sirve la Supercopa de Cataluña

La pueden llamar Copa Cataluña, Supercopa de Cataluña o Champions League de Cataluña. Da igual. Lo que está claro es que el interés que despierta es mínimo

Foto: Hasta Luis Súarez debe de preguntarse para qué sirve la Supercopa de Cataluña

La pueden llamar Copa Cataluña, Supercopa de Cataluña o Champions League de Cataluña. Da igual. Lo que está claro es que el interés que despierta es mínimo y el compromiso de los equipos, en este caso Barcelona y Espanyol (1-1, victoria azulgrana en los penaltis), tres cuartos de lo mismo. La última idea de la Federación Catalana de Fútbol (FCF) arrojó el mismo resultado que las fórmulas anteriores: poco público (5.110 espectadores), menos ritmo y casi nada de fútbol. El mayor aliciente para los asistentes a Montilivi era ver a Luis Sáurez, que al menos fue titular, pero se quedó en el vestuario en el descanso.

Como en el Clásico del pasado fin de semana, el delantero uruguayo dejó una buena imagen: corrió, luchó, participó en el juego y asistió, pero no marcó. Tuvo una ocasión en el minuto 8, pero su cabezazo lo desvió a córner Pau. Poco después volvió a la carga con mejores resultados. Cuando parecía que iba a tirar a puerta, se sacó una excelente asistencia para que Piqué rematara a placer en el segundo palo, también de cabeza. Eso fue lo más relevante de toda la primera parte, en la que el balón fue del Barça y el Espanyol apenas pasó un par de veces del centro del campo. En la segunda, en el minuto 41, Víctor Álvarez falló un mano a mano clarísimo ante Masip, que jugó sus primeros minutos de la temporada.

A diferencia del año pasado, lo que tiene que ser una fiesta para el fútbol catalán no fue un duelo de filiales. Punto para la FCF. Pero hay que decirlo todo: la Supercopa fue, de lejos, el peor de los tres partidos de la noche catalana. Valía más la pena irse a Cornellà o Sabadell antes que a Girona. Esta temporada el calendario da algún respiro, por lo que ponerse de acuerdo en la fecha no fue un problema, como sí lo ha sido en años anteriores. Pero uno se pregunta si la mejor manera de honrar al fútbol de Cataluña es con un partido de estas características, por mucho que ambos sean los dos clubes más importantes.

Pedro lució el brazalete de capitán (EFE)
Pedro lució el brazalete de capitán (EFE)

Genialidad de Arbilla

Al menos, no se puede decir que Luis Enrique no se tomara el partido en serio. Quizá fue el que más en serio se lo tomó. Avisó en la previa de que era un derbi y que querían ganarlo. Y alineó a solo dos jugadores del filial (contando a Munir, que ya casi se ha mudado al primer equipo). Uno de ellos, Sergi Samper, llevó el '5' de Busquets y demostró, como contra el APOEL hace un mes en la Champions League, que no le falta mucho para quedarse con él.

En el descanso, Piqué, Jordi Alba y Pedro se quedaron en el banquillo con Luis Suárez, sustituidos por Montoya, Adama, Sandro y Ié. Lo aprovechó el Espanyol, un poco más alegre a partir de entonces (solo un poco). El gol llegó a los pocos minutos, en el 51. Arbilla golpeó de manera magistral una falta que se coló por la escuadra derecha de Masip, muy bien antes y después de esa acción. Ese gol fue, con mucha diferencia, lo mejor de la noche.

Entraron luego Xavi y Rakitic, que disparó sin fortuna tres veces desde fuera del área. El marcador no se movió por parte del Barça ni por parte del Espanyol, que en el minuto 87 tuvo una ocasión clarísima en un remate de cabeza que despejó a córner a Masip. El portero azulgrana estaba calentando para lo que vendría después: los penaltis.

Su parada a Arbilla compensó la de Pau a Sandro justo antes. Abraham volvió a fallar por los blanquiazules, y los jóvenes Halilovic y Grimaldo no se pusieron nerviosos y dejaron la opción decidir la victoria a Rakitic, que lo hizo. Todo acabó con Xavi levantando la Supercopa de Cataluña. Ese fue el colofón a la noche en la que Luis Enrique ganó su primer título con el Barcelona. El que no se consuela es porque no quiere.

Ficha técnica:

1 - Barcelona: Masip; Adriano (Grimaldo, m.73), Piqué (Edgar Ie, m.46), Bartra, Alba (Montoya, m.46); Samper (Halilovic, m.76), Sergi Roberto (Xavi, m.61), Rafinha (Rakitic, m.61), Suárez (Sandro, m.46), Munir y Pedro (Adama, m.46).

1 - Espanyol: Pau López; Arbilla, Raül Rodríguez, Eric Bertrand, Clerc (Duarte. m.46), Pol Llonch (Mamadou, m.46), Salva Sevilla (Abraham, m.46), Mattioni (Víctor Sánchez, m.46), Víctor Álvarez (Jordán, m.46), Alex Fernández (Luque, m.46) y Jairo (Héctor Rodríguez, m.82).

Goles: 1-0, m.15: Piqué. 1-1, m.51: Arbilla.

Arbitro: Alfons Álvarez Izquierdo (colegio catalán). Mostró cartulina amarilla a Víctor Álvarez (m.44), Adama (m.65), Raül Rodríguez (m.73)

Incidencias: 5110 asistieron al encuentro correspondiente a la Supercopa de Cataluña disputado en el Estadio gerundense de Montilivi.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios