el joven delantero nació en el escorial

El Barça luce a Munir por Europa, mientras Atlético y Real Madrid se tiran de los pelos

Nacido en El Escorial, los grandes clubes de Madrid no estuvieron avispados al dejar escapar al que es hoy en día una de las perlas de la cantera del Barça

Foto: Munir, durante el amistoso que disputaron Barcelona y Nápoles (Reuters)
Munir, durante el amistoso que disputaron Barcelona y Nápoles (Reuters)

Partido de pretemporada y ante un rival de categoría menor. Luis Enrique siguió con la puesta a punto del nuevo Barcelona en este permanente laboratorio de pruebas que suponen los amistosos de agosto. De origen marroquí, Munir El Haddadi anotó un par de goles en Helsinki -ya jugó contra el Nápoles- para empezar a mostrar sus credenciales. Un extremo de 18 años nacido en El Escorial y que en Madrid no supieron apreciar a tiempo. Cuando lo hicieron los dos grandes de la capital, ya era tarde. Porque Munir tardó lo justo en hacer las maletas cuando le llamó el Barcelona. Siempre quiso vestir de azulgrana…

Munir es clásico futbolista de calle. Pasaba horas y horas jugando al fútbol en un parque de El Escorial. Al pequeño futbolista le apasionaba tanto, que un buen día su padre tomó la decisión de alistarlo en algún club. Y el Galapagar fue el elegido. En aquel momento comenzó todo. Nacido el 1 de septiembre de 1995, fue captado por el Atlético de Madrid, que lo cedió al Cadete A del Rayo Majadahonda. En este club, firmó una soberbia campaña al marcar 32 goles en 29 partidos. Cuando el club rojiblanco quiso reaccionar, ya era tarde. Para entonces el Real Madrid también le había echado el ojo y hasta el Manchester City trató de reclutar a Munir. Todos fracasaron. 

De padre marroquí -nació en Tetuán- y madre melillense, éstos se trasladaron a Madrid en busca de una vida mejor. La que seguro que van a tener gracias al talento y los goles de su hijo. Aunque cuando llegó la hora de la verdad lo sencillo hubiera sido elegir un club de Madrid, la pasión de Munir por el Barcelona acabó imponiéndose. El chaval insistió tanto que sus padres tuvieron que ceder. Real Madrid y, sobre todo, Atlético de Madrid todavía se tiran de los pelos por haber dejado escapar tan preciosa perla. Ahora es una de las joyas de la cantera blaugrana.

Un ojeador del Barcelona envió un informe sobre Munir. El mismo era tan positivo, que el club mandó a Madrid a Francisco García Pimienta, uno de los entrenadores de la casa, a ver en acción a Munir. En abril de 2011, noventa minutos fueron suficientes para confirmar que nos encontramos ante un futbolista de categoría. En un partido entre Brunete y Rayo Majadahonda, el atacante firmó un ‘hat trick’ completo al máximo, al marcar un gol con la derecha, otro con la izquierda y uno más de cabeza. El entrenador azulgrana confirmó letra por letra el informe enviado por el anónimo ojeador.

Cuando llegó a La Masía en verano de 2011, lo hizo con la etiqueta de delantero goleador, pero en el Juvenil B que entrenaba García Pimienta se escoró a un costado. Y su rendimiento fue igual de convincente. Ganó la Liga Nacional, marcando 22 goles, y la Copa de Catalunya. La pasada temporada, Europa descubrió a Munir gracias a la UEFA Youth League. El Barcelona se llevó el torneo y este joven talento fue el máximo goleador con 11 dianas. En la final, ante el Benfica, fue determinante al marcar 2 tantos.

Luis Enrique está mostrando al mundo a Munir durante esta pretemporada. Apunta a que algún día formará parte del primer equipo, pues este mismo año dio el salto al filial. Debutó en Segunda con el Barça B en marzo de 2014. Disputó varios partidos con el segundo equipo azulgrana, marcando su primer gol ante el Mallorca. Finalmente disputó 11 partidos, marcando un total de 4 goles. "Si los canteranos están aquí es porque tienen un nivel muy bueno y a lo largo de la temporada, según las necesidad, usaremos la cantera sin ninguna duda", aseguró Luis Enrique tras el partido disputado en Helsinki.

Tantos éxitos en tan poco tiempo obligaron al Barcelona a no cometer el mismo error que Real Madrid y Atlético. A golpe de gol, clubes y más clubes se colocaban en fila llamando a su puerta. Se habló de Bayern, París Saint Germain y Arsenal, entre otros, lo que obligó al club catalán a sentarse a negociar un nuevo contrato y con otras condiciones. Y a principios de este año, Munir rubricaba un nuevo compromiso con el Barcelona hasta junio de 2017. Su cláusula de rescisión es de 12 millones euros, pero en cuanto forme parte del primer equipo pasará a ser de 35. Prueba evidente de que nos encontramos ante un futbolista llamado a alcanzar la cima más pronto que tarde.

Como suele suceder con jugadores con raíces extranjeras, la Real Federación Española de Fútbol también tuvo que actuar con agilidad y rapidez para captar a Munir. En su día reconoció que le gustaría jugar con Marruecos, el país de su padre, pero sin cerrar las puertas a España. Y finalmente decidió defender el color rojo español, debutando el pasado mes de marzo con la Sub 19. Cuando recibió la llamada de la federación marroquí, ya era tarde...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios