rakitic y halilovic, únicos no de la cantera

La Masía aporrea la puerta de Luis Enrique

Once canteranos saltaron al campo para homenajear a Litmanen y fueron chicos de la Masía los que dieron espectáculo... eso sí, con un muy buen Ivan Rakitic

Foto: La Masía aporrea la puerta de Luis Enrique

El Barcelona visitaba Finlandia para rendir pleitesía a un grandísimo jugador que pasó por sus filas con más pena que gloria, pero que antes de vestir la azulgrana, había marcado una época en Amsterdam. Pocos recordarán que Jari Litmanen jugó en el Barça durante dos años porque su papel en la Ciudad Condal no pudo ser todo lo bueno que él era sin duda capaz de hacer. Las lesiones no le permitieron rendir al más alto nivel y se marchó por donde vino para nunca volver a ser el elegante mediapunta que fue campeón de Europa con el Ajax. Pero aun así, el Helsinki invitó al Barça al homenaje a Jari.

Y la impresión después de lo visto sobre el estadio Sonera es que el Barça quería hacer su propio homenaje a Litmanen intentando llegar al mismo número de goles que el finlandés lucía por dorsal, el 10. Lo cierto es que el nivel medio de los jugadores del Helsinki invitaba a una goleada escandalosa sin la necesidad de forzar la máquina, y así fue. De hecho, si el Barça lo hubiese requerido, el número de goles a favor habría podido ser mucho mayor incluso, pero llegó un momento en el que tampoco hubo intención por parte azulgrana de hacer demasiada sangre en casa de un anfitrión tan cortés.

El esquema de Luis Enrique sigue sin ofrecer unas variaciones significativas con respecto a lo heredado. Una línea de cuatro atrás muy definida, mucho más que cuando el entrenador era Guardiola; tres organizadores en el centro del campo, siendo uno de ellos un mago de chistera disfrazado de futbolista, más conocido como Iniesta; y tres delanteros muy móviles con un delantero mentiroso. Hace meses que Josep María Bartomeu habló de una renovación profunda en el club, pero hasta ahora, algunas incorporaciones y reciclaje de ideas pretéritas y un poco manidas.

La situación era idónea para que un futbolista con perspectivas de jugar casi con exclusividad en el filial llame a la puerta del entrenador para advertirle de su presencia. En el caso de Munir El Haddadi, está destrozando la puerta a golpazos. No hace ni cinco meses desde que jugó su primer partido en Segunda con el B y fue este sábado cuando se estrenó como goleador con el primer equipo. Un doblete en apenas ocho minutos para iniciar la goleada azulgrana y a cuál de los dos tantos mejor.

Munir pelea una pelota con Kandji (Reuters).
Munir pelea una pelota con Kandji (Reuters).

El arte hecho jugador, o sea, Iniesta, filtró una asistencia bombeada a la espalda de los finlandeses para que Munir, con la zurda, empalara sin que cayese a la base del palo largo. El segundo, un centro suave como la seda de Rafinha para la cabeza del hispano-marroquí, que la volvió a colocar junto al palo, esta vez tocándolo. Dos remates de jugador de primer nivel  que jugará esta temporada en la categoría de plata, esperando una oportunidad (o un milagro) para poder tener alguna oportunidad cuando empiecen a jugar de forma regular Leo Messi, Luis Suárez y Neymar.

Lo que sí ha mejorado el Barcelona con respecto a lo que dejó el Tata Martino es en algunos detalles que hacía con Guardiola y que se habían perdido por el camino. La presión alta fue constante y de todo el equipo, acumulando hasta seis jugadores en el área finlandesa para robar de forma inmediata. De ahí que al descanso la posesión del balón fuera de un 71%, teniendo en cuenta que a partir del minuto 23 (momento del gol de Gerard Piqué), el Barça puso una marcha menos a su juego y dejó respirar al Helsinki. Los locales, a pesar de su limitación técnica, no cejaron en su empeño de intentar sacar la pelota siempre limpiamente desde su meta.

La proximidad de alternativas al poseedor del balón era básica con Pep y Lucho quiere que vuelva a serlo. Las triangulaciones se sucedían y en esa tarea la movilidad de Rafinha y su visión de juego (no sólo a la hora de tocar, sino de colocarse) fue soberbia. Claro está que el juego del Barça obligaba al Helsinki a echarse muy atrás y el Barça podía acumular a muchos jugadores en tres cuartos, facilitando las combinaciones rápidas. La idea del equipo no cambió mucho cuando comenzó el carrusel de cambios.

El primer reemplazo fue el de Iniesta por Rakitic nada más iniciarse la reanudación. Fue el croata el que generó el quinto gol. Lo marcó Marc Bartra de cabeza, pero más de la mitad del mérito fue la milimétrica asistencia desde golpe franco del exsevillista. Una sutileza de pelota al primer palo que Bartra tan sólo tuvo que colocar en la red. Cuando entraron el resto de jugadores del filial (el resto, porque ya había once titulares de la Masía), la fluidez del juego decayó y los finlandeses querían su gol. El que más lo intentó del Helsinki fue Macoumba Kandji, pero no pudo superar la defensa culé. Aun así, dio tiempo para que Rakitic enseñara al mundo cómo se adapta uno a un grande de forma inmediata, con otra asistencia fabulosa a Sandro Ramírez, que hizo el sexto y definitivo.

Ficha técnica:

0 - HJK Helsinki: Tørnes; Viitikko, Baah, Heikkinen, Lampi; Perovuo, Schüller, Alho, Väyrynen; Kandji y Savage.

También jugaron Eriksson, Mannström, Lassas, Zeneli, Moren, Sorsa, Lehtinen, Heikkilä, Konan y Lod.

6 - Barcelona: Masip; Montoya, Piqué, Bartra, Jordi Alba, Sergio Busquets, Sergi Roberto, Iniesta, Pedro, Rafinha y Munir.

También jugaron Rakitic, Edgar Ié, Sandro, Sergi Samper, Deulofeu, Grimaldo y Halilovic.

Goles: 0-1, m.4: Munir. 0-2, m.9: Sergi Roberto. 0-3, m.16: Munir. 0-4, m.24: Piqué. 0-5, m.48: Bartra. 0-6, m.82: Sandro.

Árbitro: Mattias Gestranius (Finlandia). No sacó ninguna tarjeta.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Estadio Olímpico de Helsinki ante 40.435 espectadores. Antes del encuentro se homenajeó al exfutbolista finlandés Jari Litmanen, antiguo jugador de ambos equipos.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios