el nigeriano sumó otro gol para la historia

Odion Ighalo vuelve a ejercer de ‘leyenda’ para dar la vida al Granada a golpe de gol

En Granada muchos le llaman 'leyenda'. Es un héroe que trabaja en silencio. En Anoeta, por enésima vez, marcó un gol fundamental. Es lo que hace siempre

Foto: Ighalo celebra un gol marcado por el Granada (EFE)
Ighalo celebra un gol marcado por el Granada (EFE)

Arañó un punto para el Granada en el último momento. Cuando la Real Sociedad ya tenía prácticamente los brazos levantados, apareció para lograr un empate que puede ser definitivo para la salvación del equipo andaluz. Una vez más, Odion Jude Ighalo ejerció de salvador del Granada, una faceta en la que se ha hecho experto desde que aterrizó en nuestro país. Ha marcado pocos goles, pero se le idolatra en toda la ciudad porque un puñado de ellos han servido para que su equipo alcance objetivos históricos. Y mantenerse en Primera, para un club como el rojiblanco, es como celebrar un título para un grande. ‘Leyenda’ le llaman los aficionados. Con eso está dicho todo.

Tipo creyente, cuando toca hablar de él, muchas personas repiten la misma frase: “Ighalo siempre aparece”. No es figura del Granada. Ni siquiera es titular indiscutible, pero ha sido protagonista de momentos que en la ciudad de La Alhambra nunca se olvidarán. Momentos de éxito, de ascensos y salvaciones. Es un auténtico héroe para los aficionados del Granada, un jugador intocable. El pasado lunes marcó un gol que puede valer una permanencia en una temporada en la que está teniendo muy poco protagonismo. Las lesiones no le han ayudado este ejercicio, pero ante la Real Sociedad apareció estelar como otras muchas veces. "No estaba jugando mucho y apenas había marcado, pero siempre tengo suerte cuando las cosas se ponen difíciles. El punto nos da media salvación", dijo tras el partido.

Como en el caso de miles de futbolistas africanos, el talento apareció de la nada. No tuvo instructores cuando era un niño y fue en Lagos -capital de Nigeria- cuando comenzó a dar sus primeras patadas. Pero fue en Oshogbo, una pequeña ciudad del oeste del país, cuando comenzó a tener un contacto más profesional con el balón. Allí recaló en el Prime F.C, club en el que comenzó a tener claro que el fútbol podía ser una profesión en el futuro. Le fueron bien las cosas en este modesto equipo, pues en 2006 fue captado por el Julius Berger, un club con mucha más historia.

Un sola temporada, a pesar de estar en edad Juvenil, fue suficiente como para llamar la atención de un ojeador que trabajaba para el fútbol noruego, país muy hábil a la hora de captar talento nigeriano. Una temporada en el modesto Lyn le valió para dar un importante salto en su carrera. Jugó 20 partidos en la temporada 2007-2008 en el club noruego y los 9 goles marcados le llevaron de camino a Udine. 

En el Udinese -su pase aún pertenece al club italiano- sólo jugó una temporada, en la que no dispuso de las oportunidades suficientes como para marcar su territorio. Marcó un gol y la falta de partidos le obligó a buscarse la vida en forma de cesión. Y por ahí apareció el Granada. En la temporada 2009-2010 militaba en la dura Segunda División B e Ighalo aterrizó en Andalucía como fichaje estrella. Cumplió con creces el atacante nigeriano, marcando 17 goles en 27 encuentros y siendo clave en el ascenso a Segunda. Ighalo fue clave porque en la eliminatoria definitiva, ante el Alcorcón, abrió el marcador en Granada; aquel día ganó el equipo nazarí por 2-0, que hizo bueno en la vuelta, cita en la que perdió por 1-0.

Le tocó volver a la disciplina de Udinese, que volvió a considerar que se Ighalo siguiera creciendo en otro club, siendo cedido al Cesena. Pero las cosas no le ruedan como esperaba y en diciembre de 2010 vuelve a su querida Granada, el lugar en el que encontró la felicidad. Otro préstamo y otro momento inolvidable que le tocó vivir siendo protagonista. Como goleador, claro… En junio el Granada se juega con el Elche el regreso a Primera 35 años después. En Los Cármenes un 0-0 da al equipo ilicitano un claro favoritismo, pero en el partido de vuelta, apareció a la media hora nuestro protagonista para marcar un gol histórico. El Elche empató al final, pero el anotado por Ighalo era el bueno. Granada se puso a sus pies.

El Granada sufre en su regreso a Primera y se salva en la última jornada pese a perder en Vallecas por 1-0. Un gol de Falcao en El Madrigal castigaba con el descenso al Villarreal. Ighalo volvió a ser protagonista estelar esa temporada. Acumuló 31 partidos en los que marcó 7 goles que dieron unos puntos básicos a su equipo. Por encima de todos, un doblete fundamental ante el Espanyol que supuso un paso definitivo para la salvación del equipo. La mayoría los anotó al final, cuando la presión atenazaba a unos y otros en busca de la salvación. La temporada 2012-2013 toca sufrir como es habitual en un club modesto. En el pasado ejercicio, Ighalo continúa en la misma línea y participa en 30 encuentros, marcando 5 goles, algunos de ellos fundamental para asegurar la permanencia del Granada en Primera.

En el presente ejercicio Ighalo no ha tenido muchas oportunidades con Lucas Alcaraz. Apenas 14 partidos en el presente Campeonato de Liga, pero como es habitual en él, apareció en el momento preciso. El tradicional ‘milagro’ de Ighalo no podía fallar. Saltó al terreno de juego de Anoeta en el minuto 81 y en el 92 apareció de la nada para empatar. Un gol que da oxígeno al Granada y, quien sabe, si será fundamental para la permanencia.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios