El club dudó durante años antes de ficharlo

El Cholo Simeone, el capitán general por el que la invencible tropa rojiblanca da la vida

Ha diseñado un grupo compacto en el que todos dan la vida por un líder indiscutible. Simeone ha hecho creer a todos que este Atlético puede ganarlo todo

Foto: Los jugadores del Atlético celebran con su afición el éxito cosechado en Stamford Bridge. (Cordon Press)
Los jugadores del Atlético celebran con su afición el éxito cosechado en Stamford Bridge. (Cordon Press)

Entender al actual Atlético de Madrid sin el Cholo es imposible. El argentino es responsable de la ganadora metamorfosis sufrida por el equipo rojiblanco, apenas hace dos años y medio sin rumbo y ahora con paso firme hacia un final de temporada histórico. El tránsito hacia la actual realidad no fue sencillo, pero Simeone consiguió por fin que todos creyeran en él a pies juntillas. En este tiempo pasó de todo, como en cualquier vestuario, pero ha sido en la actual temporada cuando el técnico ha logrado alinear al grupo perfectamente. Desde hace tiempo todos marchan en la dirección única que marca el líder. El capitán general de la invencible tropa rojiblanca. Todos dan la vida por él…

“Nos vamos a Segunda División”, comentaba algún jugador en privado a finales de 2011, cuando Gregorio Manzano había perdido el control del vestuario. El Atlético navegaba sin rumbo y amenazaba quiebra. Los jugadores habían perdido la confianza en su patrón y el club tuvo claro que había que dar un giro total. El cambio de técnico era obligado porque la temporada se iba a pique. Los altos mandos no sabían qué elección tomar, pero un nombre se apuntó a la dirigencia como único candidato para sacar a flote al Atlético de Madrid.

Desde hacía años su nombre sonaba en las oficinas del estadio Vicente Calderón. Cuando la vida rojiblanca era una montaña rusa, con la inestabilidad por bandera, el apellido Simeone resonaba en cualquier rincón. Pero el club no daba el paso adelante. No se tenía la certeza de que el Cholo fuera la solución. No se confiaba plenamente en el argentino, no se le veía preparado para dirigir un proyecto. Se consideraba que aún debía foguearse más, a pesar de que ya sumaba dos títulos en Argentina –con Estudiantes y River–. Pero a finales de 2011 el Atlético se agarró a su figura como la única solución para evitar un hundimiento más.

El equipo zozobraba bajo el mando de Gregorio Manzano y por fin se produjo la llamada a Buenos Aires. Simeone la esperaba desde hacía tiempo. Con Gregorio Manzano todavía al mando del equipo, la operación comenzó a fraguarse lentamente. Muchas llamadas y muchos aspectos a negociar y debatir. Los que nunca confiaron en él sabían que estaban obligados a jugársela en aquel momento. Era un icono del mundo rojiblanco, un tipo que podía cambiar las cosas y en diciembre de 2011 se concretó todo.

Aquella temporada ya culminó con un título. El primero con sello 'cholista', una Europa League labrada en un tiempo récord. En apenas cinco meses, el Cholo Simeone transformó un equipo roto y sin fe en otro campeón. Poco a poco fue ganándose el respeto del equipo, convenciendo a todos de que los mimbres eran lo suficientemente potentes como para confeccionar un equipo competitivo y campeón.

En las dos últimas temporadas el Atlético de de Madrid ha ido creciendo a golpe de éxitos. Tras ganar la Supercopa de Europa en el verano de 2012 al imponerse al Chelsea en Mónaco, el equipo coronó la pasada campaña con un título de Copa del Rey inolvidable. Ante el Real Madrid y en el Santiago Bernabéu. Fue ese día cuando se fraguó de manera definitiva lo que es hoy el actual Atlético de Madrid. Aquella noche tuvo claro el Cholo que su equipo ya estaba preparado para ganar una Liga, una Champions o cualquier competición que se le pusiera delante. Y fue entonces cuando comenzó a convencer al grupo de ello.

En este exitoso trayecto, sin embargo, ha tenido que sortear algunos obstáculos el entrenador argentino. Como en cualquier equipo profesional, Simeone ha tenido sus roces con algunos jugadores, varios subidos de tono. Pero su gran mérito es que ha conseguido que a día de hoy todos den la vida por él. En este sentido no hay dudas. Sus decisiones no agradan a todos, pero el que no juega sabe que sólo hay un líder y le sigue allá donde vaya. “Con él, a muerte”, ha llegado a decir en la intimidad algún futbolista que las tuvo tiesas con el argentino.

“Sería increíble ganar la Liga”, comentaba otro jugador cuando en el pasado mes de septiembre el campeonato doméstico daba sus primeros pasos. Ya entonces, el grupo empezaba a estar perfectamente cohesionado. Algunos problemas arrastrados de la anterior temporada comenzaban a quedar olvidados. El vestuario ya creía que el actual ejercicio podía ser histórico. Empezando por el guía, convencido desde que ‘profanó’ el Bernabéu en mayo de que así podía ser.

Cuando ha tenido que reunir al plantel para dar un toque de atención a un jugador en concreto, lo ha hecho sin pestañear. Aunque fuera uno de los importantes. Detalles como esos son los que han provocado que todos crean en el Cholo sin la más mínima duda. Además, el grupo de capitanes, formado por Gabi, Raúl García y Tiago, ha sido fundamental para que sus compañeros no se salgan de la línea marcada por Simeone. Este trío de jugadores, no hay más que ver su rendimiento en el campo, ha sido básico para solucionar cualquier pequeño o gran conflicto que haya podido surgir.

“El míster nos ha cambiado la vida a todos”, decía Koke en Onda Cero nada más acabar el partido disputado en Stamford Bridge. Se refería al equipo, pero el Cholo también ha conseguido que en cualquier departamento del club, desde hace tiempo, se tenga el pleno convencimiento de que esta temporada puede ser única e irrepetible. Cualquier empleado cree desde hace meses que ganar la Liga y la Champions League es posible. El gen ganador de Simeone lo ha impregnado todo, cualquier rincón del mundo atlético. Queda menos para celebrar…

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios