Simeone tiene seis semanas para evitar que Adrián se convierta en su mayor fracaso
  1. Deportes
  2. Fútbol
INCAPAZ DE 'REHABILITAR' AL ASTURIANO

Simeone tiene seis semanas para evitar que Adrián se convierta en su mayor fracaso

El Cholo lo sigue intentando y no tirará la toalla. Mueve las fichas de su puzzle para conseguir encajar la única que se le resiste, 'rehabilitar' a Adrián López

Foto: Adrián junto a Simeone en un entrenamiento del Atlético de Madrid (Efe).
Adrián junto a Simeone en un entrenamiento del Atlético de Madrid (Efe).

El Cholo lo sigue intentando, y no tirará la toalla hasta que en mayo la competición de clubes coja vacaciones. Más allá de lo que depare el final de temporada al Atlético de Madrid, y en mitad de labores más trascendentales y urgentes, el técnico argentino sigue moviendo las fichas de su particular puzzle para conseguir encajar la única que se le resiste, ‘rehabilitar’ a Adrián López, misión que está muy cerca de convertirse en el mayor, y puede que único, fracaso de Simeone en toda la temporada.

Esta valoración (‘fracaso’) no es un juicio del periodista, es directamente lo que admiten a su círculo cercano los técnicos atléticos. Simeone no se ha cansado de decir en público continuamente la “debilidad” que siente por el asturiano y lo “determinante” que es su juego, mientras trataba de endulzar el papel secundario del delantero esperanzado a la audiencia con lo cerca que estaba ya de lo que necesitaban de él.

¿Y qué espera el Cholo, qué necesita de Adrián? Pues su juego veloz y lleno de calidad, capaz de marcar diferencias en cualquier partido. Aquel nivel que ahora está lejos de tener y que cuando fue alcanzado no sólo encandilo al argentino, también al seleccionador nacional, Vicente del Bosque, que le hizo debutar dándole el cartel de inminente asiduo a la Roja.

placeholder Adrián en los cuartos de la Copa del Rey (Cordon Press).

Esos prometedores días de la primavera de 2012 cada vez parecen más lejanos. Simeone se lamenta a diario, pero acto seguido continúa en su empeño de recuperarle. “Lo ha intentado todo”, asegura a este diario un buen conocedor del trabajo de Simeone, “pero el jugador no reacciona como él quiere. No es problema físico, porque sigue teniendo esearranque tan potente que hace un surco en el campo y deja a cualquier defensa atrás. Pero el Cholo no sabe qué más hacer”.

Considera el entrenador que ha dado las oportunidades necesarias al atacante para que se encontrara con su juego, y los propios compañeros han comenzado a resignarse ante las ausencias de rendimiento de un futbolista al que reconocen mucha calidad pero que no está poniéndola al servicio del grupo. “A mí lado en el banquillo no va a mejorar”, dijo el Cholo en el primer tercio de la temporada, cuando la paciencia todavía no había empezado a gastarse. En esa época, viendo indicios de mejoría en el rendimiento, el entrenador pidió al club que se renovara al futbolista, en busca de darle una tranquilidad mental que creía clave para la vuelta del mejor Adrián.

placeholder Adrián en el banquillo rojiblanco junto a sus compañeros (Cordon Press).

Llegó al Manzanares en 2011 con un sueldo bastante más bajo que la media del equipo. Tras su primera gran temporada, la renovación se enquistó por diferencias económicas, toda vez que el jugador tenía la sartén por el mango ante el gran interés que había suscitado entre los grandes de Europa, entre ellos el FC Barcelona. Finalmente, no llegó a ampliar entonces el contrato, y el que firmó más de un año después, el pasado diciembre, y que le une al club hasta 2018, llegó en un marco mucho más desfavorable para él. Ni con ese empujón de confianza, el ex del Deportivo ha cogido el peso que fue perdiendo paulatinamente dentro de la plantilla rojiblanca, en favor, entre otros, de un Diego Costa que fue quien empezó a relegarle al banquillo.

Ahora a Adrián le cuesta incluso llegar a ser suplente. Con solo dos goles y dos asistenciasen toda la temporada, y 30 apariciones, 12 de titular, en los 50 partidos oficiales del Atlético, ahoralleva cuatro choques seguidos quedándose fuera de la convocatoria por decisión técnica. Desde la grada, el asturiano se diluye mientras su equipo llena portadas con una hazaña detrás de otra. Simeone, en su particular y estricta escala de valores, no le echa la culpa al jugador, primero analiza en qué ha podido fallar él como motivador, en un estudio que es también proceso de aprendizaje para su labor profesional futura. Si con Diego, Villa, el Cebolla o Raúl García, por ejemplo, el Cholo ha ido dando en la tecla a menudo para mantenerles preparados, con Adrián todo son dudas acerca de cuál es el camino a seguir.

No es casual que tras conocerse la lesión muscular de Diego Costa y nada más acabar la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones en el CampNou, el preparador argentino sacara, en dos ocasiones, el nombre de Adrián a relucir sin que nadie se hubiera acordado deél. Le preguntaban por las alternativas en el juego que debe hacer en su planteamientoente la baja del ‘baluarte Costa’, y Simeone repasó nombres, variantes, pero acudió en su discurso a su gran anhelo futbolístico, aquel que se ha convertido en el mayor rompecabezas de su actual plantilla, en casi una obsesión: “Villa, Raúl García o Adrián están preparados para suplirle. Aunque quizá sólo Adrián tiene las cualidades más parecidas para jugar profundo”.

Ante el Villarreal el sábado, y por las bajas,al menos estará en el banquillo, porque ahora la titularidad en un partido tan importante la merecen antes otros compañeros. Los minutos que tenga serán referencia para una de las últimas evaluaciones que eltécnico le hará en este curso.Seis semanasquedan para ver algún retazo decisivo del atacante, algo positivo que ayude al líder de la Liga a completar los sueños a los que aspira. Ode lo contrario, en verano, no sería extraño queSimeone acabepor dar el caso por perdido.

Adrián López Diego Simeone Diego Costa
El redactor recomienda