Adolfo Suárez, el Rey Juan Carlos, el agente de la KGB y la presidencia del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
CÓMO LUIS DE CARLOS BATIÓ A MENDOZA EN 1982

Adolfo Suárez, el Rey Juan Carlos, el agente de la KGB y la presidencia del Real Madrid

En 1981 De Carlos quería abandonar la presidencia del Madrid. Mendoza era la alternativa, pero no gustó en Estados Unidos por sus vínculos con la URSS

Foto: El Rey junto a Adolfo Suárez (EFE)
El Rey junto a Adolfo Suárez (EFE)

Socio número 30.000 del Deportivo de la Coruña y canterano del equipo gallego, en 1949 llegó a ser compañero del Balón de Oro Luis Suárez. Estos son los únicos vínculos fuertes que relacionan a Adolfo Suárez con el mundo del balón porque durante su mandato como Presidente nunca derrochó una efusiva afición por el balompié, más allá de los compromisos que le exigía su cargo como la de asistir a una final de la Copa del Rey, o mantener una buena relación con el presidente de un club como el Real Madrid.

En 1981, año en el que Suárez presentó su dimisión, Luis de Carlos cumplía 75 años llevando tres años al frente del Real Madrid. Para el año siguiente había elecciones para la presidencia blanca y deseaba abandonar, quedando Ramón Mendoza como único candidato al puesto.

"Primero fue Adolfo Suárez el que le pidió que se presentara a la reelección y luego fue directamente el Rey. El Gobierno de Estados Unidos había llamado tanto a la presidencia como a la Casa Real para advertir del peligro que podía suponer, en plena Guerra Fría, poner a los mandos de todo un Real Madrid a Ramón Mendoza", cuenta una fuente a El Confidencial. Mendoza poseía el monopolio comercial entre España y la Unión Soviética "y desde Estados Unidos llegaron a insinuar que hasta podía ser un agente de la KGB", comenta dicha fuente con cierto tono de incredulidad.

Una victoria contundente en las urnas

Un alto miembro del gobierno de Ronald Reagan habría contactado con La Moncloa "pero no debieron de quedarse tranquilos y aseguraron el tiro llamando también a la Casa Real", quien habría enviado una notificación para comunicar a Luis de Carlos que fuera a Palacio. "Y allí, además de explicarle las llamadas desde Washington para impedir que Mendoza fuera presidente del Madrid, se le mostró una encuesta en la que salía como claro favorito si se volvía a presentar". Luis de Carlos derrotó de una manera contundente en las urnas a Ramón Mendoza, quien, por cierto, había llegado a ser vicepresidente de De Carlos en 1978, durante sus tres primeros meses de mandato.

placeholder

"Es cierto que se presentó de una manera forzada a esas elecciones. No quería por la edad”, cuenta a este periódico José Manuel de Carlos, hijo del que fuera presidente blanco entre 1978 y 1985. Quien también admite que mantuvo "conversaciones privadas" tanto con Suárez como con el Rey… "pero nunca nos comentó nada de aquello (las llamadas del gobierno de Estados Unidos tanto a Suárez como a la Casa Real)". Sin negar categóricamente la historia, da por hecho que no ocurrió así "porque alguna vez se le habría escapado algo", añade.

"Todo fue más sencillo"

"Todo fue más sencillo. Mi padre habló con varios de sus directivos para que ellos se presentaran a la presidencia, pero ninguno quiso. A Mendoza no se le ofreció que fuera con él de vicepresidente porque ya había dimitido de ese cargo tanto con Santiago Bernabéu como con mi padre y, además, estaba el asunto de la KGB…".

José Manuel explica que la relación de su progenitor con Suárez era fluida, "comiendo con él en varias ocasiones", y desea matizar que en el año de las elecciones "Suárez ya no era presidente". De Carlos asegura que en 1978 su padre asistió a una recepción "muy cariñosa" con el Rey, "pero fue cuando ganó las primeras elecciones".

Dos versiones de una misma historia pero con piezas que encajan… como, por ejemplo, que el Gobierno de Estados Unidos tuviera interés en no tener a nadie que considere ‘enemigo’ en la presidencia del Madrid. La siguiente conversación entre Adolfo Suárez y Luis de Carlos explica dicha importancia:

- Adolfo Suárez: "Firmas más autógrafos que yo, Luis".

- Luis de Carlos: "Claro, es que ser presidente del Real Madrid es más importante que ser presidente del Gobierno".

Adolfo Suárez Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda