Es noticia
Menú
Fran Mérida habla de “vergüenza” en un país que organiza un Mundial bajo sospecha
  1. Deportes
  2. Fútbol
conmoción por la batalla del arena jonville

Fran Mérida habla de “vergüenza” en un país que organiza un Mundial bajo sospecha

El jugador del Paranaense, tras la batalla campal que dio la vuelta al mundo, dice que en Brasil se siente vergüenza por lo sucedido con un Mundial a la vista

Foto: Un aficionado es evacuado del Arena Joinville (Reuters)
Un aficionado es evacuado del Arena Joinville (Reuters)

El mundo del fútbol se sobrecogió viendo las brutales imágenes. El país que albergará el próximo Mundial de fútbol está avergonzado por lo sucedido en el Arena de Joinville. Brasil agacha la cabeza ante tan bochornoso espectáculo. La batalla entre seguidores del Atlético Paranaense y el Vasco de Gama se ha podido ver en todo el mundo, poniendo de manifiesto que cuando quedan pocos meses para el comienzo de la cita futbolística, el país tiene muchos problemas que resolver. Con el paso de los días se puede atisbar que tiene muchas posibilidades de no ser el “mejor de la historia”, como anunció Josephh Blatter.

El presidente de la FIFA, a pesar de sus buenos augurios, no se recató en afirmar que “habrá que pedir a Dios y a Alá que no haya más accidentes”, en referencia a la caída de una grúa sobre una zona del Itaquerão de São Paulo, estadio en el que arrancará el Mundial. Es el primer estadio que debía estar totalmente acabado, pero se estima que hasta abril no estará listo. Este accidente es sólo una muestra de las sospechas que pesan sobre este evento, confirmadas tras lo acaecido en el Arena Joinville. Espectador cercano, que no presente, es Fran Mérida, futbolista del Atlético Paranaense que en conversación con El Confidencial confirma que Brasil tiene mucho trabajo por hacer para que su Mundial no pase a la historia negra del deporte.

El futbolista, que no estaba convocado al estar lesionado, no lo vivió en directo, pero sintió lomismo que cualquier aficionado de Brasil. “Lo vi por televisión y no me lo podía creer. Mis compañeros pasaron miedo y sobre todo vergüenza. A mí se me quitaron por momentos las ganas de seguir jugando al fútbol… No es normal que se llegue a este extremo. El sentimiento general que hay en el país es de decepción y por encima de todo, repito,de vergüenza”, explica.

placeholder

Y es que la seguridad se ha convertido en cuestión capital para el comité organizador. Lo que sucedió en el Arena Joinville (Santa Caterina) supone un serio aviso para la FIFA. No es la primera vez que se pone en entredicho las medidas de seguridad con vistas al Mundial. Las fuerzas del ordenestán trabajando contrarreloj para erradicar la violencia en cualquier sede mundialista, haciendo especial hincapié en las favelas. En este apartado, las infraestructuras todavía no están rematadas y prueba de ello es que hace poco se produjo un atasco de más de 300 kilómetros en Sao Paulo.

La Selección Española, con el resto de participantes, fue víctima de la mala organización en la pasada Copa Confederaciones disputada en Brasil. Los traslados, tanto para ir a los estadios como a los lugares de entrenamiento, se hicieron eternos, poniendo de manifiesto que las infraestructuras no están acabadas como es debido.

Para Fran Mérida, en Brasil “tienen muchas cosas que mejorar con vistas al Mundial. Para empezar, deberán poner más medios para garantizar la seguridad. He estado en varios lugares de Brasil y no he sentido inseguridad, pero en este caso no se trata de sólo de los futbolistas, hay que salvaguardar la seguridad de aficionados, familiares de jugadores, medios de comunicación… Brasil está creciendo mucho, pero faltan muchas por aprender”.

placeholder

En Santa Caterina se vivieron, según relata, momentos de gran tensión. Fran Mérida explica que “fue algo increíble, un auténtico desastre… Los futbolistas estaban pendientes de lo que sucedía en la grada, pues tenían familiares y amigos presenciando el partido a escasos metros del campo. Yo hubiera suspendido el partido a la vista de lo que estaba sucediendo. Lo que espero es que esto sirva para aprender con vistas al Mundial”.

“Los jugadores pensaron que hubo muertos y yo también”, dice el futbolista. Por el momento hay cuatro heridos graves, pero la FIFA teme que suceda lo peor durante el Mundial. Todo el temor viene por los ‘indignados’, que ya en la Copa Confederaciones mostraron su rechazo al Mundial y que repetirán, con más fuerza si cabe, cuando dé comienzo. Se prevén grandes manifestaciones por parte de este movimiento, crítico con los enormes costes de la organización del Mundial cuando el coste de la vida ha crecido considerablemente, los servicios han empeorado en cuanto a eficiencia y calidad se refiere.

“Reitero mi plena confianza el comité organizador y en Brasil”, dijo hace unos días Joseph Blatter, saliendo al paso de la lluvia de críticas que se almacenan. Faltan apenas siete meses para que el balón comience a rodar y las redes sociales echan humo. Los vergonzosos incidentes del Arena Joinville han vuelto a poner de manifiesto que no todo está bajo control en Brasil. La seguridad y las infraestructuras fallan en este momento, pero la sombra de la corrupción entre la clase política de Brasil también es muy alargada. Otro 'rival' más para la organización de un Mundial bajo sospecha.

El mundo del fútbol se sobrecogió viendo las brutales imágenes. El país que albergará el próximo Mundial de fútbol está avergonzado por lo sucedido en el Arena de Joinville. Brasil agacha la cabeza ante tan bochornoso espectáculo. La batalla entre seguidores del Atlético Paranaense y el Vasco de Gama se ha podido ver en todo el mundo, poniendo de manifiesto que cuando quedan pocos meses para el comienzo de la cita futbolística, el país tiene muchos problemas que resolver. Con el paso de los días se puede atisbar que tiene muchas posibilidades de no ser el “mejor de la historia”, como anunció Josephh Blatter.

El redactor recomienda