Zubizarreta deberá tener un buen guion para 'enfrentarse' a los medios de comunicación
  1. Deportes
  2. Fútbol
El martes, rueda de prensa oficial

Zubizarreta deberá tener un buen guion para 'enfrentarse' a los medios de comunicación

Tras renovar dos años, el director deportivo azulgrana tiene que resolver algunos frentes que preocupan a la afición, como las renovaciones de Messi e Iniesta

Foto: El director deportivo del FC Barcelona, Andoni Zubizarreta, en rueda de prensa. (Reuters).
El director deportivo del FC Barcelona, Andoni Zubizarreta, en rueda de prensa. (Reuters).

El pasado lunes, el Barcelona daba a conocer públicamente la renovación hasta el 30 de junio de 2016 de su director deportivo Andoni Zubizarreta. Una renovación que alcanzará su rúbrica oficial el próximo martes día 19 en un acto que tendrá lugar en las oficinas del club a partir de las 13.00 horas. El club azulgrana liga así su contrato al mandato del presidente Sandro Rosell. "El club está muy satisfecho de su trabajo. Quiero transmitir que AndoniZubizarretaes un gran profesional que está realizando un excelente trabajo", aseguraba con orgullo el secretario y portavoz de la junta directiva Toni Freixa el pasado martes en rueda de prensa.

Un apoyo incondicional a nivel institucional que deberá, tal y como se exige a los jugadores, ser ratificado sobre el terreno de juego. La empresa no será sencilla. Desde cristalizar las enquistadas renovaciones de vacas sagradas del vestuario como Messi, Iniesta y Piqué hasta miembros de la nueva hornada como Bartra y Montoya, pasando por encontrar dos sustitutos de garantías en la portería o la posibilidad de fichar un ‘9’ en el mercado invernal, los deberes se acumulan y el tiempo corre en contra del vitoriano. Es momento para asumir responsabilidades, elaborar un guion convincente y dar la cara ante los medios.

Messi es la pieza en torno a la cual gravita todo lo demás. Sin Messi la gloria se aleja. A pesar de la lesión que acapara toda la atención deportiva, no debemos olvidar que, tras firmar en febrero su sexta renovación –hasta 2018–en los últimos ocho años, el argentino ha pedido una revisión del acuerdo alcanzado el pasado invierno. Cristiano renovó con el Madrid por una ficha anual superior y su estado de ánimo es una prioridad absoluta en la ciudad condal. Un orden del día que queda en el debe del director técnico. Además de la subida de ficha hasta los 12,5 millones de euros netos por campaña, Messi no quiere que el club incremente la cláusula de rescisión, situada en unos prohibitivos 250 millones de euros.

“El tema Iniesta camina, camina. Son grandes figuras del fútbol, no se renuevan de un día para otro. Soy optimista. Ahí andamos en la renovación de Piqué, ahí andamos en la de Bartra. Y con Montoya también vamos bien”. Esas fueron las palabras en un programa de TV3 de un siempre flemático Zubizarreta. Además, el pasado sábado en Catalunya Radio, insistía en que el acuerdo “está cerca” y que podría llegar a buen puerto “antes de Navidad”. De esta forma se pretende mantener la calma y amansar a las fieras.

Pero nada más lejos de la realidad. Aunque en el caso de Piqué la cuerda no se está tensando tanto, la renovación de Iniesta preocupa bastante en el seno del club. El jugador manchego finaliza su contrato en 2015 y cuanto menos sorprende la inactividad de ambas partes a la hora de formalizar la continuidad de una de las piedras angulares del equipo. “Lo he dicho muchas veces, es cuestión del momento y de que todo el mundo esté por la labor”. Mientras Zubizarreta se empeña en quitar hierro al asunto, el jugador aguarda una señal, un guiño, que no termina de llegar.

Por su parte, la decisión de Víctor Valdés de abandonar su equipo de siempre al finiquitar su contrato sorprendió a propios y extraños. Una decisión difícil de asumir para el barcelonismo. La firmeza del meta no daba lugar a la esperanza y la capacidad de gestión de Zubizarreta quedaba en entredicho. Superado el contratiempo, toca rehacerse e iniciar la búsqueda de un hombre de garantías para ocupar la portería, tanto en primera como segunda instancia.

placeholder

Tras el punto y final de Valdés, Zubi también tendrá que hacer frente a la contrataciónen de un segundo arquero que supla a Pinto. A sus 38 años, el cancerbero gaditano renovó hasta junio de 2014 y su continuidad en el equipo no parece garantizada. La joven promesa del Borussia Mönchengladbach Marc-André Ter Stegen se lleva la palma. Por detrás, como suplente, todos los ojos apuntan a un Pepe Reina que podría estar de visita por Nápoles antes de recalar en su casa de toda la vida.

En lo que respecta a la prolífica cantera, el excelente trabajo realizado en la fábrica de talentos que es La Masía debería contar con el apoyo del primer equipo. La fuga de talentos no es ajena al mundo del fútbol y este podría ser el caso de Marc Bartra. El joven central termina contrato el próximo mes de junio y a partir de enero podrá negociar su futuro con otro club. Tras la llamada de Del Bosque y su flamante debut en Guinea, el defensa gana enteros y cotiza al alza. Además, sus meritorias actuaciones con la elástica azulgrana, a pesar de no gozar con demasiadas oportunidades, deben poner su renovación encima de la mesa.

Caso más complicado es el del lateral Martín Montoya. El jugador también acaba contrato el próximo mes de junio y las conversaciones se encuentran en ‘stand by’. Y es que algunas informaciones aseveran que el canterano habría recibido algunas ofertas que doblan su actual ficha. El propio representante del jugador, Josep María Orobitg, reconocía el pasado mes de octubre que “muchos equipos piensan en él” y se atrevía a deslizar que “los cinco primeros clubes italianos le siguen".

En otro orden de cosas, en los últimos tiempos no pocas fueron las voces que se alzaron reclamando la necesidad de un ‘9’ puro. Una opción que podría tomar forma en el próximo mercado de invierno. Desde la marcha de Ibrahimovic (Villa nunca ejerció como delantero centro), el equipo ha carecido de una figura vital en cualquier esquema. Algo que no parece preocupar en exceso al club. Tampoco a Zubizarreta, que desmiente con rotundidad esta opción: “Yo no le he oído nunca al Tata que quiera un ’9’. Eso sí, puedo garantizar que no iremos al mercado de invierno”.

Así las cosas, al inicio de su cuarta temporada en la zona noble del Camp Nou, Zubizarreta debe encontrar solución a algunos frentes abiertos que inquietan y preocupan a la afición. Una afición que no quiere ver cómo el equipo que domina el futbol mundial en los últimos años pierde tan honorable condición.

Leo Messi Andrés Iniesta
El redactor recomienda