Es noticia
Menú
España se va de Guinea con una victoria y un montón de golpes
  1. Deportes
  2. Fútbol
FLOJO PARTIDO DE LA CAMPEONA DEL MUNDO

España se va de Guinea con una victoria y un montón de golpes

España se marcha de Malabo con una victoria, pero magullada por los golpes recibidos. Xabi Alonso se tuvo que marchar antes de tiempo por una contusión

Foto:

España se marcha de Malabo con una nueva victoria, pero magullada por los golpes recibidos. Xabi Alonso se tuvo que marchar antes de tiempo y lo hizo por la inusitada dureza de los locales, permitida por un árbitro guineano y que terminó por estropear lo que era una fiesta en la grada gracias al gol de Bermúdez, el que había significado el empate y arrancado gritos de 'a por ellos' desde la grada. Todo se fue a paseo gracias a una extraña manera de entender el fútbol cuando de un partido amistoso se trata. Golpes, patadas y entradas a destiempo fue el argumento de los de Goikoetxea para no llevarse una goleada o para por lo menos sacar del partido a los de Del Bosque.

La extrema dureza de los hombres de Goikoetxea estropeó la que iba a ser una fiesta del fútbol y terminó por convertirse en la caza del jugador español, dirigida por Fidjeu, delantero de Guinea, y que tras dos intentos fallidos, casi deja inconsciente a Alberto Moreno después de golpear a Iñigo Martínez, cazó a Xabi Alonso en su tobillo izquierdo a cinco minutos del descanso. El tolosarra tuvo que abandonar el campo apoyado en el doctor y con claros gestos de dolor, mientras su agresor continuaba en el terreno de juego como si nada. Demasiado precio para un amistoso.

La violencia empleada por el jugador nacido en Camerún y que milita en las filas del Horn austriaco, no solo llevó al madridista al vestuario antes de tiempo, también logró que todos los internacionales fueran a por él en el descanso. La reacción fue espontánea. Casillas buscó a Nsue, a Balboa, pero muchos fueron a por el delantero, a recriminarle lo que estaba haciendo y a exigirle un alto el fuego, una tregua de una guerra que había iniciado sin sentido alguno. Por fortuna, el descanso sirvió para dejar atrás ese cuarto de hora de furia del delantero de origen camerunés.

Hasta la aparición del jugador del Horn, España se limitó a ponerse por delante en el marcador y a especular. No había brillo, chispa en el juego. El gol de Cazorla llegó como consecuencia de un regalo de Danilo en el minuto trece, pero a partir de ese momento, la Roja decidió que era el momento de administrar esfuerzos, de tocar y esperar al rival. Guinea Ecuatorial poco a poco se fue metiendo en el partido. Nsue avisó primero para después hacerlo Bolado.

La selección africana se lo iba creyendo a medida que la violencia de algunos de ellos iba desquiciando a los españoles. Así Alberto Moreno decidió buscar a Fidjeu por una caricia recibida minutos antes. El hueco dejado por el sevillista sirvió para provocar el córner que dio lugar al gol de Guinea. Bermúdez se elevó por encima de toda la defensa para lograr el empate y llevar la locura a la grada en el minuto 36.

placeholder

Los locales no se lo creían. Menos aún los españoles que tenían que mirar una y otra vez el marcador para comprobar que la selección 119 del mundo, les estaba metiendo en aprietos. Mientras el show Fidjeu continuaba, llevando a Xabi Alonso a la consulta de los médicos y al resto de jugadores a tocar arrebato, a vengarse de la mejor manera posible, que no es otra que jugando al fútbol para que todo volviera a la normalidad, que llegó en el minuto 43 gracias a un gol de Juanfran.

El descanso sirvió para que la selección se volviera a comportar como un equipo. Todos fueron a por el árbitro y a por los violentos jugadores de Guinea. Lo que pasó en el cuarto de hora final de la primera parte no es de recibo y los españoles tuvieron que defenderse a su manera, pidiendo justicia a un tal Ela Esono, compatriota de los que repartían golpes.

En la segunda parte no se tuvieron noticias de los de Goikoetxea. Debe ser que gastaron todas sus fuerzas y su fútbol en el primer periodo. España se volvió algo más vistosa, con un juego más fluido, pero sin acierto en el remate. Llorente tuvo dos ocasiones, una mal anulada por el árbitro, pero el juego de la campeona del mundo no tuvo la chispa suficiente como para cuajar un buen partido y de hecho no pudo sentenciarlo hasta el pitido final del partido.

El primero de los ensayos apenas sirvió para nada. Del Bosque repartió minutos, dando minutos a jugadores como Juanfran y Mata y los jóvenes Bartra e Íñigo Martínez o recuperando para la causa a Fernando Llorente. Del resto de lo visto apenas se pueden obtener conclusiones positivas. Juego a trompicones, sin ritmo, con ausencia de intensidad por momentos, propiciado en parte por la dureza de los guineanos. Al menos la Roja ganó. Una más.

Ficha técnica:

1 - Guinea Ecuatorial: Danilo; Carlos Akapo, Mbele, Bermúdez, Sipo; Juvenal (Belina, m.89), Ellong (Ferreira, m.82); Nsue (Bodipo, m.86), Balboa, Iván Bolado (Dio, m.46); y Fidjeu (Valeriano, m.61).

2 - España: Reina; Juanfran, Bartra, Íñigo Martínez (Sergio Ramos, m.80), Alberto Moreno; Xabi Alonso (Busquets, m.43), Koke (Iniesta, m.57), Cazorla (Villa, m.58); Navas (Pedro, m.66), Mata y Negredo (Fernando Llorente, m.46).

Goles: 0-1, m.13: Cazorla. 1-1, m.36: Bermúdez. 1-2, m.42: Juanfran.

Árbitro: Ela Esono (GUI). Amonestó a Fidjeu (30), Ellong (50) y Mbele (74) por Guinea Ecuatorial.

Incidencias: partido amistoso disputado en el Nuevo estadio de Malabo ante 13.500 espectadores.

España se marcha de Malabo con una nueva victoria, pero magullada por los golpes recibidos. Xabi Alonso se tuvo que marchar antes de tiempo y lo hizo por la inusitada dureza de los locales, permitida por un árbitro guineano y que terminó por estropear lo que era una fiesta en la grada gracias al gol de Bermúdez, el que había significado el empate y arrancado gritos de 'a por ellos' desde la grada. Todo se fue a paseo gracias a una extraña manera de entender el fútbol cuando de un partido amistoso se trata. Golpes, patadas y entradas a destiempo fue el argumento de los de Goikoetxea para no llevarse una goleada o para por lo menos sacar del partido a los de Del Bosque.

Xabi Alonso
El redactor recomienda