Carlo Ancelotti pide tiempo y paciencia a Florentino Pérez para arreglar la situación
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL ENTRENADOR DEL REAL MADRID, CUESTIONADO

Carlo Ancelotti pide tiempo y paciencia a Florentino Pérez para arreglar la situación

Ancelotti está cuestionado. El Madrid no ha arrancado como se esperaba y han surgido las primeras dudas. Carlo le ha pedido paciencia a Florentino Pérez

placeholder Foto: Carlo Ancelotti, durante una rueda de prensa
Carlo Ancelotti, durante una rueda de prensa

Carlo Ancelotti pide tiempo, paciencia. Así se lo ha hecho llegar al presidente en las breves charlas que han mantenido en los últimos días, todas ellas después de los partidos, y en las reuniones con José Ángel Sánchez, director general de la entidad y que se ha convertido en la persona de confianza del italiano dentro del club. El ex del PSG ha confesado sentirse con fuerza y con ganas de enderezar el rumbo de una nave que ni al mismo le gusta ni entiende las señales que emite en relación con su escaso fútbol.

Los encuentros con el presidente son a pie de vestuario. En alguno de ellos, especialmente tras la derrota ante el Atlético, fue el presidente el que animó y calmó al entrenador. desde ese momento, las dudas han seguido creciendo. "Necesito tiempo, paciencia", ha repetido en los últimos encuentros.

Ancelotti se ha encontrado con un vestuario complicado debido a factores externos que tienen influencia directa en el día a día del grupo. La relación entre los jugadores es correcta y el grupo más o menos está unido, pero el asunto Casillas-Diego López, la marcha de Özil y el deseo de algunos jugadores de dar la vuelta a los topes salariales impuestos desde el club, han enturbiado la relación entre algunos jugadores del vestuario blanco con los dirigentes y ha complicado sobremanera que Ancelotti dé con la tecla esa que todo el mundo dice que no ha acertado a tocar.

La llegada de Bale también ha supuesto un supuesto un problema. No por el galés, pero sí por el rango que ha adquirido nada más llegar al Real Madrid. Los rumores sobre el sueldo, que apuntaban a ser el segundo más alto del club blanco, no gustaron a algunos de los pesos pesados del vestuario que comparten y aceptan la presencia de Cristiano Ronaldo por encima de ellos en dinero y rango, pero no así la del ex del Tottenham. Özil no aceptó el panorama y terminó por desfilar camino de Londres ante la aparición de los 50 millones de euros del Arsenal. Historia que no se ha repetido con otros jugadores que reclaman mejora salarial, movimiento que por el momento no entra en los planes del club de aceptar.

El italiano está empezando a comprender situaciones con las que se ha encontrado desde su llegada y que no están siendo fáciles de asimilar. Las radiografías de las reuniones del lunes 30 de septiembre, han dejado perplejo al entrenador. Ancelotti no salía de su asombro que al momento se supiera el cómo y el qué se dijo en la reunión que tuvo lugar en el vestuario por deseo de los jugadores. En su círculo admite que poco a poco va comprendiendo los gestos y el sitio de cada uno; ahora hace falta que esa enseñanza la transmita al terreno de juego, asentando un once y dotando al equipo de un esquema claro, algo de lo que adolece.

La paciencia dentro de un club como el Real Madrid no es mucha. Ancelotti lo sabe. Es consciente de que el equipo no funciona, que sus soluciones se están convirtiendo en nuevos problemas en muchas ocasiones. Ante la falta de rendimiento, el italiano está insistiendo en los veteranos, en esa búsqueda de tener controlado el vestuario de mano de los jugadores con experiencia tipo Khedira, Arbeloa, Coentrao y Benzema. Este paso significa dar la espalda a jugadores como Morata, Jesé, o Carvajal, que reclaman más importancia dentro del grupo y que son el foco del distanciamiento de los aficionados con el entrenador.

Real Madrid Carlo Ancelotti Florentino Pérez
El redactor recomienda