El azote de la FIFA es un profesor y periodista llamado Pete Pattinsson
  1. Deportes
  2. Fútbol
REVELA EL COSTE HUMANO DEL MUNDIAL DE QATAR

El azote de la FIFA es un profesor y periodista llamado Pete Pattinsson

El reportaje de Pattinsson ha hecho que la FIFA se tambalee. Este profesor y periodista se ha convertido en la china del zapato que calza el máximo organismo

placeholder Foto: Blatter, presidente de la FIFA, durante la elección de Qatar para el Mundial 2022, en diciembre de 2010.
Blatter, presidente de la FIFA, durante la elección de Qatar para el Mundial 2022, en diciembre de 2010.

Faltan nueve años y todavía no se sabe a ciencia cierta la fecha en la que se celebrará. Desde que se conoció que Qatar acogerá el Mundial de 2022, la mayor cita del fútbol no ha dejado de estar presente en la actualidad deportiva. Los rumores que apuntaban a que la FIFA modificaría la fecha en una votación que se iba a llevar a cabo este viernes, pero parece que ha habido cambios de última hora: la decisión se retrasaría para formar un grupo de trabajo que analizará las implicaciones que supone trasladar la cita. El vicepresidente de la FIFA, Jim Boyce, ha asegurado que discutirán “cuándo se celebrará el Mundial y además consideraremos la difícil situación de los trabajadores inmigrantes en Qatar, cuyas duras condiciones de vida y trabajo ocuparon titulares la semana pasada”. Y es que el reportaje de Pete Pattinsson ha hecho que la FIFA se tambalee. Este profesor y periodista, como él mismo se define en su cuenta de Twitter, se ha convertido en la china del zapato que calzael máximo organismo del fútbol mundial.

Los pronósticos más pesimistas apuntan a que 4.000 de los trabajadores que están dando forma a la cita qatarí no llegarán a ser testigos del evento. Este es uno de los datos que Pete Pattinsson mostró en el reportaje publicado en The Guardian: Los 'esclavos' de la Copa del Mundo de Qatar. El autor no se esperaba la repercusión del artículo que ha sacudido los cimientos de la FIFA mostrando el coste humano que está teniendo la preparación de la cita, así lo ha confesado en una entrevista concedida en La Ciudad Deportiva: “El impacto y el interés son mucho más grandes de lo que hubiéramos esperado. Además, es el Mundial y le pertenece al mundo; todos están interesados en el torneo y sienten que les pertenece. Pero me parece que no quieren ser dueños de algo que está manchado con la sangre y el sudor de la gente que está siendo explotada”.

Pattinsson, profesor además de periodista del diario inglés The Guardian, tiene en Katmandú (Nepal) su centro de operaciones. Así es como llegó hasta Qatar: la mayoría de los inmigrantes que trabajan allí proceden de dicho país asiático y sus condiciones de trabajo son casi exactas a las descritas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su definición de esclavitud moderna. Y es que cuando todos se preguntan cuál será la situación de los jugadores por las altas temperaturas, Pattinsson puso de manifiesto que la mayoría de los cientos de miles de inmigrantes que trabajan en las infraestructuras no reciben su sueldo, les confiscan el pasaporte o les niegan el agua y la comida. La presión de las constructoras es brutal. El periodista asegura que cada día, un nepalí pierde la vida en un país donde es fácil “encontrarse con esta clase de abuso. Estuve en el país muy poco, una semana aproximadamente, y no fue difícil encontrar los casos que están en mi artículo”. Las cifras apuntan a un total de 44 fallecidos hasta principios del pasado mes de agosto por paros e insuficiencias cardíacas o accidentes laborales.

“No hay carteles ni anuncios ni nada que haga sentir que viene el Mundial”, comenta Pete Pattinsson al que muchos ya ven como el nuevo azote de la FIFA. Este organismo y el Gobierno de Qatar ya han escuchado las críticas y han visto cómo las organizaciones que defienden los derechos humanos han alzado la voz contra un evento que invertirá 100.000 millones de dólares en infraestructuras con un coste humano demasiado alto. Desde que elegido hace tres años, Qatar 2022 se ha convertido en un constante quebradero de cabeza para la FIFA que pierde relevancia frente a una realidad que Pattinsson se ha encargado de mostrar al mundo. El mismo que espera una solución para limpiar la gran fiesta del fútbol.

Qatar FIFA The Guardian Mundial de fútbol
El redactor recomienda