De soldado nazi a héroe del Manchester City al ganar la FA Cup con el cuello roto
  1. Deportes
  2. Fútbol
BERT TRAUTMANN FALLECIÓ A LOS 89 AÑOS DE EDAD

De soldado nazi a héroe del Manchester City al ganar la FA Cup con el cuello roto

El Manchester City está de luto: Bert Trautmann, uno de los grandes ídolos de la afición 'citizen' ha fallecido a los 89 años después de una vida fuera de lo común

placeholder Foto: El guardameta alemán Bert Trautmann, en un entrenamiento con el Manchester City.
El guardameta alemán Bert Trautmann, en un entrenamiento con el Manchester City.

El Manchester City está de luto: Bert Trautmann, uno de los grandes ídolos de la afición 'citizen' ha fallecido a los 89 años de edad. La historia del guardameta alemán es una de las muchas que versan sobre héroes anónimos en buena parte del planeta, pero que calan hondo en un club al que ayudó a hacer historia. Con más de 500 partidos oficiales con el club inglés sobre sus espaldas, su mito se agrandaría después de la final de la FA Cup de 1956.

En uno de los partidos más importantes de la historia del conjunto inglés, la actuación del meta alemán iba a ser básica. Trautmann se convirtió en el héroe del partido tras firmar una actuación realmente brillante, que iba a formar parte del imaginario colectivo por un suceso que tuvo lugar en la segunda parte: un brutal choque con un rival le iba a provocar una fractura en el cuello que no le impidió acabar los noventa minutos sobre el terreno de juego.

Considerado por el mismísimo Bobby Charlton como "el mejor portero al que jamás me he enfrentado", Trautmann es uno de los grandes desconocidos del fútbol europeo. Nacido el 22 de octubre en Bremen, Alemania, su juventud se iba a ver marcada por la II Guerra Mundial. Nada más comenzar el conflicto bélico, se iba a alistar a las juventudes hitlerianas, convirtiéndose en paracaidista. Tras tres años en el Frente Oriental, su vida iba a cambiar.

Nada más ser transferido al Frente Occidental, el ejército aliado iba a hacerle prisionero, recluyéndolo en Ashton-in-Markenfield, Lancashire. Las casualidades iban a empezar a formarlo como portero: en dicho campo de refugiados, Trautmann iba a hacerse daño durante un partido de fútbol, pidiéndole a su compañeroGünther Lühr -que años más tarde haría historia en Alemania- que le dejara colocarse como portero. Aquí comenzaría su brillante historia.

Héroe inesperado con un comienzo complicado

Trautmann, tras romperse el cuello

Su nivel bajo palos fue tan importante que, tras conseguir su libertad en 1948, probó en el St. Helens Town. Pocos partidos le hicieron falta para demostrar que era un jugador de primer nivel, y sólo una temporada después, el Manchester City le fichó. Trautmann se convirtió en una leyenda de los 'citizens', con los que jugó 508 partidos en más de quince temporadas. Pero sus comienzos no fueron nada sencillos: su pasado alemán provocó el odio de la afición.

Su pasaporte dio lugar a que la hinchada del Manchester City no le quisiera en su club, pero pocos partidos le valieron para cambiar esta tendencia. Su agilidad bajo palos, su capacidad de mando y su increíble juego con los pies pronto le convirtieron en un ídolo, que se convertiría en leyenda en 1956. El City iba a conseguir el, por entonces, quinto título de su historia gracias a la actuación de Trautmann en un partido para la historia.

Corría el minuto 73 de la gran final de la FA Cup ante el Birmigham cuando el meta intentó atajar un balón por bajo. En su salida, el alemán chocaría con el corpulento Peter Murphy, sufriendo un feísimo golpe en su cabeza. El arquero, aunque algo mareado, pareció recuperarse sin problema y en el tramo final de partido firmaría tres espectaculares paradas que harían campeón al City. Sólo hay un pero: Trautmann no se acordaba de nada.

Pudo perder su vida en el terreno de juego

Así se rompió el cuello Trautmann

La caída sufrida por el guardameta le provocó la rotura en dos partes de la segunda vértebra, además de dislocarle otras dos. Los médicos aseguraron que tan grave lesión pudo incluso haber acabado con su vida en el mismo momento de que su cuello se fracturó, y el propio Trautmann reconoció no recordar nada del partido: su última imagen tenía lugar en el vestuario, momentos antes de salir a calentar antes de disputar la gran final.

Pero su mito no iba a quedar ahí. Tan grave lesión le iba a tener un año lejos de los terrenos de juego, tiempo en el que iba a sufrir un duro golpe: el fallecimiento de su hijo. Convertido en gran héroe del City, el germano siguió en el equipo hasta 1964 para, un año después, dejar el fútbol en activo en el Wellington Town. Un período de 20 años en los banquillos le llevaría a países tan remotos como Tanzania, Liberia, Pakistán o Birmania.

Después de dejar el fútbol, Trautmann decidió mudarse a vivir a España, concretamente a Almenara (Castellón), donde dejó de lado el deporte para disfrutar de una vida tranquila. El pasado viernes, el guardameta alemán fallecía a los 89 años de edad, un jugador que lo fuera todo en el Manchester City. Un hombre que coqueteó con la muerte en su juventud, pero al que una portería le otorgó una nueva oportunidad en la vida.

Manchester City Lesión Bert Trautmann
El redactor recomienda